Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Las olímpicas guerreras que surgieron de Almería con Miguel Ángel Florido

Almería 360
Deportes

La selección española de balonmano masculino se había proclamado por primera vez en su historia campeona del mundo y se llevaba todos los focos, máxime cuando acudió a los Juegos Mediterráneos Almería 2005 con todo su arsenal como equipo anfitrión. Pero no estaban solos defendiendo a España en esa modalidad, sino que también estaban ellas. El deporte femenino, ninguneado a lo largo de los años, iba a desafiar a los ‘entendidos’ y ‘descreídos’, a los ‘machistas’ e ‘irrespetuosos’, a los ‘cortos de miras’ y los ‘puritanos’.

Eso sí, había un hombre al frente de las chicas del balonmano, y era almeriense en Almería. Su nombre es Miguel Ángel Florido, que compaginaba la dirección del Vícar Goya cuando el equipo llegó a jugar en Europa con la de la selección española absoluta. No convocó para aquella cita a Carmen Martín, pero sí lo hizo unos meses más tarde, en octubre, concretamente el día 14, y para viajar a Kostrena (Croacia). Años después, esa niña de Roquetas de Mar fue proclamada mejor estremo derecha del Mundial de Brasil 2011, y antes jugó otros Juegos Mediterráneos, los siguientes a los de su tierra, los de Pescara en 2009.

Florido tardó poco en ‘devolver’ el cargo, ya que renunció tras haber dirigido a España en 55 ocasiones, cinco de ellas en los Juegos de Almería. Su papeleta en aquella competición fue perfecta, ya que ganó todo lo que jugó, incluidos los tres partidos de su grupo, el 2, que finalmente encabezó con 6 puntos, 98 goles a favor y 81 en contra. Día 25 de junio, 40-38 a Turquía, día 26 de junio, 32-22 a Grecia, y día 28 de junio, 26-21 a Serbia y Montenegro. Todos los encuentros los disputó a las seis de la tarde en la patria chica del balonmano femenino, que era Vícar y su antiguo pabellón.

No quedó ahí la cosa, ya que para certificar todo lo que habían demostrado ya, las mujeres de Florido, ‘guerreras mediterráneas’ entonces, apalizaron a Francia en una semifinal que se jugó en el mismo escenario el día 29 de junio y desde las 10:30 horas. Sólo faltaba aguardar rival para luchar por el oro del Mediterráneo, y ese volvió a ser Serbia y Montenegro. La gran final se disputó el día 1 de julio a las 13:00 horas, y el resultado fue favorable a las nuestras por un mucho más apretado 30-29. Fiesta por todo lo alto y primer oro femenino en balonmano. Se entraba de ese modo en la ‘década prodigiosa’ que todavía no ha concluido y que está resultando un maravilloso sueño hecho realidad.

Había un grandísimo combinado, construido por Florido, del que aún se mantiene la base del actual ‘superequipo’ de Londres 2012, siete años más tarde. Marta Mangué, Macarena Aguilar, Verónica Cuadrado, Jessica Alonso y Begoña Fernández ya fueron campeonas de los Juegos del Mediterráneo en el año 2005, junto a las López, García, Pareja, Guerola, Martín, Sanromán, Morales, Ortuño y Sánchez, y todas ellas abrieron el camino de los metales y vinieron a confirmar que el trabajo bien hecho al final siempre da sus frutos.

La roquetera ya ha ganado todo en España en las filas de Itxaco y está recién fichada por el RK Krim Mercator de Eslovenia. Ella vibró desde la grada vicaria con las que ahora son sus compañeras cuando se consiguió el primer gran triunfo de nuestro balonmano femenino, en unos Juegos en los que participaron 21 países con un total de 258 competiciones repartidas en 25 deportes, entre ellos el suyo, el que la conquistó para hacerla después una estrella que ha tenido la mala suerte en forma de sueca cayendo sobre su rodilla. Reconocida por las demás integrantes de la selección en cada una de las celebraciones que han hecho hasta ahora en su andadura londinense.

En Almería, España fue tercera del medallero con 152 metales, uno menos que Italia y Francia, que encabezaron esa clasificación. Los y las deportistas de nuestro país hicieron una suma de 45 oros, 59 platas y 48 bronces en el casi mes completo de competiciones. Muy lejos, en cuarto lugar, se quedó Turquía con 73 preseas. Únicamente dos países de los 21 participantes se quedaron sin colgarse ninguna medalla, y fueron Líbano y Mónaco. Todos los demás lograron alguna, como Malta un bronce o San Marino una plata. De todo ello, el balonmano femenino despegó de la mano de Miguel Ángel Florido, al que algo de los éxitos de Londres le corresponde por derecho, como a Carmen Martín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario