Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

¿Por qué no se hace una Declaración Jurada a los “allegados”?

Joaquín Navarro Imberlón
Exalcalde de Adra por el PSOE

Me da la impresión que los españoles no terminamos de fiarnos de nosotros mismos y por ende a las autoridades le debe ocurrir lo mismo, porque no me explico cómo, con la polémica que ha desatada “el allegado”, el último Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud no se ha plantado el uso de la Declaración Jurada.


No solo los miembros de ese Consejo no se lo han planteado, pero es que tampoco lo han hecho las muchas “cabezas pensantes” de nuestros políticos, de los ‘expertos’ tertulianos, de los ‘seudocientíficos’ de las redes, etc.

A los científicos de verdad no los menciono porque para ellos (la mayoría) la movilidad debe de ser “cero”. Como a ninguno de esos políticos u ‘opinadores’, al menos yo no los he oído, no han propuesto hacer uso de la Declaración Jurada. No es la perfección, pero al menos puede dotar a los agentes de la autoridad de un instrumento en el que basarse para considerar ese desplazamiento justificado, especialmente en el caso de los allegados.

Creo que la Declaración Jurada no ha aparecido por lo que les decía al principio de que los españoles no terminamos de fiarnos de nosotros mismos, se hace extensivo a las autoridades.

Esto de Declaración Jurada no es invento mío, yo lo he visto en alguno de mis familiares que era el documento que utilizaba cuando vivía en Francia y era un documento admitido por las autoridades francesas, incluso para justificar salidas del domicilio en pleno confinamiento y cuando no disponía de ningún documento regulado como los certificados de ir al trabajo, a una consulta médica, etc. En esa Declaración mi familiar indicaba donde iba y por los motivos que lo hacía.      

Como les decía, qué cuando a las autoridades que dictan las normas que debemos cumplir, con tantos asesores como tienen, no han propuesto este ‘instrumento’ de la Declaración Jurada, es que ellos tampoco se fían de los ciudadanos, a pesar de que esas autoridades si tienen instrumentos con los que comprobar, al menos en algunos casos (un muestreo), la veracidad de esas declaraciones juradas.

Un supuesto: un agente de la autoridad al detener un vehículo puede ocurrir esto: ¿dónde va Ud.?, el ciudadano le puede enseñar el documento que justifica su desplazamiento de aquellos que están previsto como ir al trabajo, hacer un transporte o reparto, una visita médica, etc. Aquellos que se desplacen para reunirse en Navidad con familiares o allegados, podrían mostrar una Declaración Jurada, en la que se indicara datos como los siguientes: el municipio y domicilio al que se desplaza, el teléfono del ‘anfitrión’ (como los denominan en B&B), el parentesco o el ‘allegamiento’ (sí es esta la palabra adecuada para el allegado). Esa información, el agente de la autoridad la podría anotar y aunque eso no es posible hacerlo en los millones de desplazamientos que van a producir estas Navidades, pero si es posible hacerlo en algunos, a modo de muestreo. Esos datos anotados por los agentes de la autoridad los pueden poner en conocimiento, sobre todo de las Policías Locales los cuales pueden verificar, en sus correspondientes ámbitos municipales, si los datos de la Declaración que le han mostrado al agente de la autoridad son ciertos.

Finalizo recordando que mentir en una Declaración Jurada puede conllevar hasta pena de cárcel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario