Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Comportamientos y efectos ante el Covid-19 en España, Andalucía y Almería


Pedro Manuel de la Cruz
Director de La Voz de Almería

⏩ La tarde que el presidente del Gobierno hizo pública la decisión de decretar el estado de alarma tomé la decisión de romper la continuidad  que, desde hacía casi treinta años, mantengo cada semana con los lectores a través de estas Cartas. Lo hice porque cumplía, así, aquella tan vieja como tan acertada reflexión de Azaña cuando dijo que si los españoles se dedicaran a hablar de lo que saben, y solo de lo que saben, se produciría un gran silencio que serviría para avanzar como país.


En aquel sábado del 14 de marzo nadie sabía lo que estaba pasando y, mucho menos, lo que iba a pasar. Si los que están obligados a saber no saben o, en el mejor de los casos, están dominados por la mayor de las incertidumbres -me pregunté- ¿quién soy yo para opinar acerca de una pandemia sobre la que nadie sabe nada, solo que tiene un origen imprevisto y unas consecuencias imprevisibles? Con ese convencimiento y con la convicción de que el lector, aunque sea un solo lector, se merece el mayor de los respetos, decidí guardar silencio. Mis opiniones solo se plasmarían en diseñar el dibujo informativo que el magnífico equipo de este periódico hiciera cada día de lo que estaba y está sucediendo.

Han pasado 43 días desde que me impuse la recomendación azañista y si hoy la rompo es porque, con el paso de los días, he llegado a alcanzar algunas convicciones constatadas, no por la especulación o la intuición, tan arriesgada siempre, sino por la fuerza incontestable de los hechos.

La primer conclusión es que si aquel 14 de marzo nadie sabía nada, hoy, quienes dirigen la lucha contra la amenaza, saben algo más, solo algo más. El comité científico, el gobierno y la oposición navegan en un mar de dudas en la que, demasiadas veces, la niebla del desconocimiento o del partidismo les hace escoger el rumbo equivocado.

Al gobierno porque, dominado por el cesarismo temerario de su presidente, pretende liderar una guerra a la que no puede vencer desde las decisiones unilaterales. España no se gobierna desde La Moncloa. La estructura radial del poder es incompatible con la realidad Constitucional de un estado autonómico. El presidente debe tomar decisiones pero, antes de hacerlo, debe escuchar y tener en cuenta las opiniones de los que deben llevarlas a la práctica. El liderazgo no se alcanza desde la imposición, sino desde la persuasión razonada asumiendo las aportaciones, también razonas de los demás. Los políticos no han llevado nunca a la práctica aquella máxima de Zorrilla en la que sostenía que “quien me critica no me aflije, me hace un favor quien me corrige”. En una clase política ensimismada en una adolescencia permanente esta es una asunción intelectual inalcanzable.

La oposición porque, obsesionada por llegar al poder, no está siendo consciente de la inmensa gravedad de la crisis. La prisa oscurece a veces ver la realidad en toda su dimensión. Desde que empezamos a asumir la realidad, toda la oposición, hasta los oportunistas aliados independentistas de Sánchez, parece que en demasiadas ocasiones están dedicando más esfuerzos a debilitar al gobierno que ha fortalecer la lucha contra la pandemia. Reivindicar como primeras medidas que las banderas ondeen a media hasta, que se organice un funeral de Estado o que se levante un monumento en recuerdo permanente de las víctimas, como hizo Casado en las primeras semanas, es, emocionalmente asumible pero eficazmente desolador. A la epidemia se le frena con ciencia , no con emotividad. Mientras a la oposición constitucional solo le faltó pedir sacar los santos a la calle para que frenaran la epidemia (estoy seguro que algunos lo pensaron), a los independentistas solo se les ocurrió, mientras los muertos llenaban las residencias de ancianos que ellos están obligados a controlar, proclamar con tanto cinismo como tanta demagogia que con una Cataluña independiente las víctimas no serían tantas. Torra, como Nerón, se dedicaba a tocar la lira secesionista mientras el virus infectaba de desolación y muerte todos los territorios sin tener en cuenta ninguna frontera. Es difícil exhibir mayor grado de estupidez; no en Torra: en quienes le siguen como al mesías que les llevará a la tierra prometida.

En medio de tanta contradicción, he encontrado un mayor perfil de sentido común  en los gobiernos y en las oposiciones autonómicas, así como en diputaciones y ayuntamientos. Creo que en estas semanas tanto unas como otros han gestionado de forma mas profesional la crisis.

Almería y Andalucía están siendo un ejemplo. No solo porque el nivel de afectación de la pandemia aquí no ha estallado con el nivel de virulencia que han padecido y padecen otras comunidades, o porque en nuestra comunidad se haya actuado mejor, dos factores que, sin duda, han actuado como elementos positivos. También porque, como sostiene el investigador almeriense y Premio Príncipe de Asturias, Ginés Morata, la vida es una acumulación de azares. Y esta vez el azar nos ha situado extramuros de los mayores focos iniciales de la epidemia.

El presidente Sánchez y el presidente Moreno, tan distintos y tan distantes, aciertan cuando defienden – ‘es caprichoso el azar’, como canta Serrat- un pacto nacional y regional para la reconstrucción de España y de Andalucía. Como ya han acertado, el alcalde de Almería y el presidente de la Diputación al elaborar, asumiendo también las aportaciones de los partidos de la oposición, dos planes cercanos a los 200 millones de euros para contribuir a la reconstrucción de la provincia y de la capital. Unas elogiables decisiones de Javier Aureliano García y de Ramón Fernández-Pacheco que van a tener su proyección en otros municipios de la provincia. Esta es una batalla en la que solo habrá vencedores o vencidos y en la que todos estamos en el mismo bando. Quien pretenda saltar por intereses espúreos de trinchera acabará siendo merecedor del desprecio. 

Eludo conscientemente entrar en los pantanosos terrenos de las estrategias científicas y sobre los aciertos o errores cometidos en ese territorio tan complejo. Eso corresponde a los miles de científicos que, en todo el mundo, investigan cómo acabar con el Covid-19. A ellos, y a los millones de cuñados que, en un gesto insuperable de necedad hablan y hablan sin saber que no saben.

Dejemos trabajar a los expertos. Yo regreso al silencio azañista; al menos hasta que tenga la convicción de que sé, de forma razonante, de lo que voy a opinar. Es el respeto, el mínimo respeto, que se merecen la amabilidad y la generosidad de quienes leen lo que otros opinamos. El ruido vacío lo dejo para los que opinan de todo sin saber que nadie sabe nada; o casi nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario