Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La asamblea general de Caja Rural de Canarias da el "sí, quiero" a Cajamar

Juan F. Gómez
La Opinión de Almería

Pese a las muchas chinas que desde el gobierno autónomo se estaban poniendo en el camino para abortar la operación, todo ha salido conforme a lo previsto. Ayer tarde, la asamblea general extraordinaria de Caja Rural de Canarias decidió su integración en el Grupo Cooperativo Cajamar mediante la fórmula del SIP (Sistema Institucional de Protección) reforzado. A la reunión asistieron 43 delegados y 15 consejeros, que representaban 2.973 votos representados. La distribución de votos fue ésta: 2.897 afirmativos, 40 noes y 36 abstenciones. De esta forma se dio el visto bueno al acuerdo del consejo rector de la cooperativa agrícola de crédito grancanaria de integrarse en Cajamar.

Con el acuerdo de ayer termina un proceso que se inició cuando el gobierno canario intentó que Caja Rural de Canarias, de Las Palmas, y Cajasiete, de Santa Cruz de Tenerife, se unieran y formaran un grupo de mayor tamaño. La propuesta nunca convenció a los rectores de la Caja Rural de Canarias, que desde el primer momento veían más factible la unión a Cajamar.

El acuerdo de ayer permite cumplir los objetivos principales que se habían marcado los actuales rectores de Caja Rural de Canarias: "Mantener su independencia, la sede social, los servicios centrales, los órganos de gobierno, la dirección, la red de oficinas y los empleados". Además, la fórmula del SIP reforzado permite recuperar la independencia de la entidad en el plazo de diez años previo pago de una cláusula de penalización.

La asamblea de ayer también vivió un momento no muy agradable. Se produjo la reprobación de dos de los miembros del consejo rector que habían mostrado su desacuerdo con el modo en que se ha conducido el proceso de integración en Cajamar. Francisco Rodríguez y Pedro del Río preferían la fusión con Cajasiete. Rodríguez se esperaba la reprobación, dado que estaba en el orden del día, pero no Pedro del Río, que se vio sorprendido en plena reunión cuando uno de los socios pidió la palabra para exigir su salida del órgano rector de la cooperativa grancanaria. Los motivos para pedir la expulsión de ambos se basan en la pérdida de confianza. Francisco Rodríguez afirmó que no conseguía que le entregaran los documentos internos con los datos de la entidad, por lo que acudió al Banco de España. A Pedro del Río se le afeó el haber hecho públicos acuerdos del consejo rector, lo que habría violado el principio de secreto de los asuntos tratados en el órgano.

1 comentario:

  1. Pedro del Rio, un mediocre , consejero por solo interes particularez

    ResponderEliminar