Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Nos vemos en la rambla


Jose Fernández
Periodista

⏩ En los años juveniles de fiera adolescencia, las cuitas colegiales en La Salle se dirimían en el cauce seco de la rambla que cruzaba Almería. Con el colmillo lo suficientemente retorcido como para evitar la vigilante mirada de algún hermano o profesor en el patio durante los recreos, si el desencuentro derivaba en la necesidad de resolver el asunto de manera manual, el debate se aplazaban al final de las clases y los ponentes bajaban al pedregoso lecho del seco Andarax para explicarse con cariño un par de cosas. La voz se corría y los compañeros asistían como padrinos improvisados o, más previsores (en una ensalada de guantazos nunca sabes a quién le puede caer una aceituna con hueso) se quedaban en el pretil observando el duelo, que no era a muerte, pero tenía mucho de escena corralera. Las viejas reglas del marqués de Queensberry nunca estuvieron vigentes en ese campo del honor lagartijero. Los que por diversas circunstancias nos vimos envueltos en alguna de esas explosiones de hormonas mal encauzadas teníamos el consuelo de saber que en caso de necesidad bastaba con cruzar esa rambla para subir a la cercana Casa de Socorro. Pero nadie resultó nunca severamente malparado en alguno de esos lances.


Y admito que hoy me siento un chaval. El arquitecto y urbanista Gerardo Roger me reta a bajar a la rambla dialéctica del cansino debate sobre el Pingurucho, dejándome el privilegio de escoger escenario y arma. Algo debemos estar haciendo mal en Almería cuando el único asunto que mueve los resortes del honor es el pinguruchismo. Pero vayamos por partes. El señor Roger me cita en LA VOZ DE ALMERIA, que fue el medio en el que publicó el artículo que motivó mi respuesta en redes. Yo soy, o he sido, columnista de este, mi periódico, durante décadas, aunque los cambios generados por la pandemia han obligado a algunos cambios en la política de publicación de columnas habituales que me mantienen, por el momento, a la espera de novedades.  Habría sido mucho más adecuado que el intercambio fuera sobre el papel del periódico, que es donde se disparan las balaceras verbales que tanto entretienen al personal que desayuna su tostada de actualidad tipográfica. No obstante, las redes sociales como ésta (yo ya no sé en dónde puede estar usted leyendo estas líneas) sustituyen al papel con, a la vista de los resultados, similar eficacia.
Las memorias y las percepciones fallan más de lo que quisiéramos porque del mismo modo que Roger nunca fue concejal, yo tampoco soy “un cualificado representante de la institución municipal”
He de decir que mi primer escrito sobre el tema incluía un error de concepto. Gerardo Roger no fue concejal del PSOE, tal como afirmaba, porque yo le recordaba como tal al inicio de mi trayectoria profesional en medios. Roger era la voz de referencia en el urbanismo almeriense de finales del siglo pasado, cuando todas las administraciones eran gobernadas por los socialistas. Y a su labor, dominada por un carácter amable e inteligente, tal como vuelvo a repetir, debemos los almerienses obras tan determinantes como el Paseo Marítimo o el encauzamiento de esa misma rambla en la que nos calzábamos hostias como panes. Cuando me di cuenta de que mi memoria había trabajado mal, escribí otra columna en redes explicando que él nunca fue concejal, aunque era quien realmente mandaba en la cosa. Las memorias y las percepciones fallan más de lo que quisiéramos porque del mismo modo que Roger nunca fue concejal, yo tampoco soy “un cualificado representante de la institución municipal”, como me define hoy en una carta abierta en LA VOZ DE ALMERIA. Yo escribo a título personal en el periódico y en mis redes sociales y mis opiniones, errores y aciertos, son realizados en nombre propio y no en el de nadie o nada más. Las percepciones, ya digo, nos juegan malas pasadas.

Pero no pasa nada. Por mucho que dialoguemos o por mucho que nos zurremos verbalmente (un hombre inteligente nunca es mal duelista) no nos vamos a poner nunca de acuerdo. Uno, porque entiende el Pingurucho no solo como un símbolo político capaz de transmitir una cierta idea de modelo social, como cuando en su 2001 Kubrick plantó un monolito misterioso ante los desconcertados simios, sino porque lo entiende legitimamente como un apéndice biográfico. Y otro porque piensa que es una pieza sobrevalorada, recalentada de relato artificial y que interfiere en la necesaria remodelación de un espacio que ha de ser motor de dinamización del Casco Histórico, algo que ningún equipo de urbanistas o arquitectos ha conseguido hasta ahora en Almería. 
El PSOE, con sus militantes y arrimados en modo máxima potencia, está intentando hacer del Pingurucho no ya un debate, sino una causa capaz de polarizar y dividir a la sociedad almeriense, porque piensa que ese escenario les favorece electoralmente
Y la evidencia es que el PSOE, con sus militantes y arrimados en modo máxima potencia, está intentando hacer del Pingurucho no ya un debate, sino una causa capaz de polarizar y dividir a la sociedad almeriense, porque piensa que ese escenario les favorece electoralmente. Craso error, vista la evolución del voto en Almería capital durante los últimos veinte años. Pero estoy ya mayor para recomendar o sugerir estrategias, sobre todo a quienes se consideran los inventores de todas las astucias y los progenitores A y B de todas las batallas. Allá ellas y ellos.

Lo último que voy a hacer, por tanto, es contribuir a megafonizar un debate cansino, que no interesa a nadie salvo al PSOE, al que, por cierto,  algún día habrá que pedir cuentas por su pulsión soberbia de ralentizar o torpedear cualquier cosa que se quiera hacer en Almería sin su bendición y sin su permiso, (el Corte Inglés, el Palacio de Congresos, el traslado del Pingurucho...) con independencia de que los votos de los almerienses vayan en su contra. 

Yo lo llamaba ayer en este mismo lugar la TARIFA PINGURUCHO. Entenderán que no vaya de pardillo apoquinando para el tema, igual que en su día muchos empresarios almeriense se vieron forzados a palmar dinero para erigir el famoso monolito por una falsa suscripción popular. Ya tenemos una edad como para no caer en provocaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario