Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El afecto desde Mojácar para Antonio Bonet Correa y Juan Genovés

Antonio Torres
Periodista

⏩ La cultura española ha dicho adiós a dos grandes que decidieron conocer Mojácar, como el artista Juan Genovés, autor de El Abrazo, que forma parte de la memoria colectiva de la Transición, y el catedrático Antonio Bonet Correa (A Coruña, 1925-Madrid, 2020), maestro de maestros, una de las figuras más importantes de la Historia del Arte en España. Acudía cada año para presidir los Cursos de Arte de Mojácar. Bonet intervenía sin cobrar un euro y poniendo sus contactos y conocimientos científicos al servicio de todos, matiza el exalcalde Bartolomé Flores. Bonet padre, con la colaboración de la Universidad Complutense, trajo durante varios años a una buena gavilla de creadores, como Alfonso Albacete, hoy referente de la pintura, y que mantiene amistad con el arquitecto José Luis Gallego.


El hijo de Bonet ha sido director del Reina Sofía y del Instituto Cervantes. Juan Manuel Bonet Planes (Paris, 1953) nació en París cuando su padre era profesor en la Sorbona. Intervino en Almería, antes de la pandemia, dentro de los encuentros Dulces Tardes Poéticas, coordinadas y presentadas por Aníbal García. “Mi padre descubrió Mojácar en su época de catedrático en Murcia. Fue determinante para él, en ese sentido, la influencia del geógrafo Horacio Capel, lorquino con raíces en Albanchez. La familia vivíamos en Madrid, pero pasamos con él en la Semana Santa de 1966, en que además de Murcia capital visitamos Cartagena, La Unión, Lorca, y Mojácar. Poco después, Jacinto Alarcón, en su política de captación mojaquera, le ofreció un terreno. Finalmente no construyó en él, sino que adquirió uno de los apartamentos del laberíntico barrio, como una casbah, que el arquitecto visionario Roberto Puig construyó en la ladera, un poco antes del Hotel Mojácar, que levantó después. La familia hemos pasado muchos veranos en ese apartamento con amplia terraza con una vista espectacular. Mi padre se relacionó con Jesús de Perceval (su profesor de Literatura en el Instituto había sido un tío de mi padre, el escritor lucense Evaristo Correa Calderón, al cual retrató), y frecuentó Carboneras. Con él mis hermanos y yo hemos visitado la casa de Diego Antonio Casanova en Garrucha. De Cuevas de Almanzora eran sus amigos el crítico de Abc y cofundador de TVE, Antonio Manuel Campoy, y el escultor Juan Haro. Recorrimos media provincia. A través del novelista Castillo Navarro, mi padre entró en contacto con los cinéticos con casa ahí (también la tenía Castillo Navarro), como el venezolano Jesús Rafael Soto, y los argentinos Julio Le Parc y Antonio Asís o la escritora Dominique Aubier. Un testimonio impagable y que nos sirve para que vayamos en nuevas conversaciones apostando por un mayor conocimiento de Mojácar o de un proyecto para nuestro patio más famoso, el del castillo Vélez Blanco con mármol del Macael. “Como te dije por teléfono” recuerda Juan Manuel Bonet, “el mural de Mompó del Hotel Mojácar fue despegado de la pared, y trasladado a lienzo, y está en Valencia, en la sede principal de la Fundación Bancaja. Me acuerdo también de su amistad con Clemente Flores, con Esteban Carrillo, y con alguien que ha frecuentado la provincia como el historiador francés Bernard Vincent”. 

Casualidad geográfica, en los años ochenta el entonces diputado provincial José Guirao, natural de Pulpí, exministro de Cultura y Deporte, organizaba encuentros con asociaciones juveniles de toda la provincia en Mojácar. En esos años no se conocían. Ambos desarrollan cargos de máximo nivel. Seguro que algún día se verán en Mojacar y comentarán experiencias, junto a Pérez Siquier quien llamó para dar el pésame por la pérdida de Bonet Correa, una de las personas que tanto hizo por Mojácar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario