Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Conquistando derechos sociales


Adriana Valverde
Portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Almería

El pasado 29 de mayo el Consejo de Ministros aprobó el Ingreso Mínimo Vital, un nuevo derecho que va a beneficiar a aquellas personas que se encuentren en una situación de vulnerabilidad. La crisis sanitaria de la pandemia de la COVID19 ha agravado la situación económica de millones de hogares, que aún arrastran las consecuencias de la anterior crisis y que tienen serias dificultades para llegar a fin de mes. A las medidas sociales, laborales y económicas que ha ido desarrollando el Gobierno de España para paliar las consecuencias de esta pandemia, que afecta a todo el planeta, se le suma este nuevo derecho social que ha venido para quedarse.


Para centrarnos en Almería, en nuestra capital los hogares en situación de vulnerabilidad alcanzan unas cotas inadmisibles que debería preocupar y ocupar todo el tiempo del alcalde Ramón Fernández-Pacheco Monterreal. El último estudio de Zonas Desfavorecidas de Andalucía realizado por la Junta sitúa al 37% de los habitantes en barrios pobres. Es decir, 48.919 almerienses viven en barrios de exclusión social. Estas personas carecen, en la mayoría de los casos, de una red de protección. Es obligación de un Estado redistributivo como es el nuestro el de proporcionar esa seguridad a los hogares que les permita dignificar y mejorar su situación. El Ingreso Mínimo Vital no es caridad ni limosna, como se ha empeñado en señalar la ultraderecha; el Ingreso Mínimo es un derecho que dignifica y produce un efecto positivo que ayuda a la búsqueda activa de empleo.
Aunque es una medida estatal, el Ayuntamiento es la administración pública más cercana y debe garantizar que el Ingreso Mínimo llegue a todos los hogares almerienses que lo necesiten
Con 22.800 parados -de los que casi el 50% son mayores de 45 años y de larga duración- y el 37% de la población en barrios desfavorecidos, el papel del Ayuntamiento de Almería y del alcalde es clave. Aunque es una medida estatal, el Ayuntamiento es la administración pública más cercana y debe garantizar, porque puede, que el Ingreso Mínimo llegue a todos los hogares almerienses que lo necesiten mediante la información y la facilitación de los trámites. El alcalde no puede esperar ni un minuto para firmar un convenio de colaboración para que Ingreso Mínimo Vital sea un salvavidas para muchas familias almerienses que necesitan de esta renta mínima para ver dignificadas sus vidas. Es un nuevo derecho social que busca una salida a la situación de vulnerabilidad y exclusión en las que están inmersos demasiados hogares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario