Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

El alcalde de Garrucha, en los tribunales: quien a hierro mata a hierro muere


Agustín de J. Muñoz Soler
Comentarista político

Nuestro rico refranero está lleno de reseñas sobre la multitud de acontecimientos sucedidos y el que acaba de protagonizar Juan Francisco Fernández como alcalde de Garrucha bien podría sumarse a esta retahíla de sucedidos. En la actividad política estamos observando que se está produciendo todo lo que alcanza la imaginación y por mucho que se elucubre siempre nos quedamos cortos, como es el caso que nos ocupa, en el que el alcalde es supuestamente todo un Licenciado en Derecho y en su comparecencia en Sala Judicial, a instancias de terceros, asegura que no tiene conciencia de haber cometido delito alguno por haber girado el Ayuntamiento que preside facturas a la empresa de la que era “Administrador único”.

"Quien a hierro mata a hierro muere"
Obviamente no voy a entrar en materia judicial,  ya que no es mi misión, y “doctores tiene la Iglesia” que determinarán si hubo delito o no. A mi lo que me interesa, porque soy un afectado como contribuyente, es lo estrictamente político, para nada las circunstancias personales. Yo suelo presumir de ser el más tonto de la provincia de Almería, y tengo la suerte de poseer un amplio número de amistades que así lo piensan también, pero decía Hurt Tucholsky que “la ventaja de ser inteligente es que así resulta más fácil pasar por tonto”. Pero, como le dije a un conocido empresario precisamente del Levante almeriense, me jacto de cazar talentos y hay algunos que presumen de ser inteligentes y no pasan de ser unos vulgares granujas.

Yo soy de los que piensan que un alcalde comete un delito diario. Pero el que presuntamente le ha llevado al alcalde de Garrucha no es justamente homologable al que supuestamente imputó a su antecesor Andrés Segura Soler, hacia quien se ofrecía la fundada impresión pública de no estar escatimándose medios para descabalgarlo de la alcaldía. Capitaneados por María Paz Bonet, como presidenta Local del PP, se estableció una ruta que condujera al asalto a la alcaldía de Garrucha y en la que no importaba más que el fin y se justificaban todos los medios. En esta ruta se utilizó a la Justicia como medio al conducir ante ella en medio de un jolgorio mediático bien amenizado para destruir la imagen pública de Andrés Segura. Y digo que se utilizó a la Justicia porque se abusó de ella al no haber motivo para ello, como se ha venido constatando en todos los casos que el PP o sus secuaces políticos provocaron. Que yo sepa, de todos las denuncias que le puso el PP a Andrés Segura ha salido indemne, absolución que indica que no había nada de nada.

Algunas denuncias interpuestas por el PP solo se me ocurren calificarlas como infantiles y rocambolescas. La primera que llevaría ese epíteto sería el refrigerio ofrecido con motivo del hermanamiento de estudiantes franceses y a la segunda le adjudicaría la UE-6. El caso era que todas las semanas tuviesen los garrucheros y las garrucheras la imagen de su alcalde entrando y saliendo del Juzgado. Era lo importante en esta acción política del PP como oposición. Y ciertamente tuvo que influir determinantemente ello en la pérdida de la alcaldía por el PSOE, al que pese al desgaste propio de gobierno se le sumó esta acción política del PP y transcurrido el tiempo se ha consolidado la extendida opinión de que “perdió el PSOE y no ganó el PP por méritos propios”. Hoy esta opinión está más vigente que nunca en Garrucha, sobre todo tras salir del Juzgado Juan Francisco Fernández diciendo que, como Licenciado en Derecho, desconocía estar cometiendo un presunto delito.

Ha resultado inevitable que muchos garrucheros recordaran la imagen de Andrés Segura saliendo y entrando en el Juzgado y se haya establecido una comparación de los hechos que motivaron su presencia en sede judicial con el hecho por el que Juan Francisco Fernández se haya visto obligado a hacer el mismo recorrido al que obligó a su antecesor. En fin, la Misa no perdona todos los pecados y gobernar pensando en redimir cuentas ante Dios y la Historia puede provocar situaciones de tensión arterial no aptas a determinadas edades.

(La Gaceta de Almería)

3 comentarios:

  1. Anónimo7/6/13 16:09

    Este artículo ha sid0o copiadpo ilegalmente de LA GACETA DE ALMERÍA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posiblemente debería fijarse al final del artículo y observará la mención a su procedencia.

      Eliminar
  2. Anónimo8/6/13 06:22

    Agustinico ten cuidado que como los de la opinión de almeria te cojan manía te sacan toda la mierda, así que déjalos que publiquen los artículos que te hacen...........,

    ResponderEliminar