Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

Los aceleramientos de Griñán


Juan Carlos Blanco
Director de El Correo de Andalucía

Tiremos de tópico preconcebido para intentar definir en una sola frase el centrifugado que ha provocado en el escenario político andaluz y en el nacional el anuncio del presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, de que no repetirá como candidato del PSOE en las próximas autonómicas: el que da primero, da dos veces. Y si, además, quien da el golpe lo hace casi a las primeras de cambio y de forma sorpresiva, el resultado es el que es: la operación de relevo le está saliendo, por el momento, casi tan bien como cuando decidió desligar su futuro del de Rubalcaba, convocó las andaluzas cuatro meses después de las nacionales, se salvó de la quema general y permitió que el PSOE conservara la Junta con la ayuda de los socios de IU.


jcb-blog-grinanEl guion previsto por quienes han participado en el diseño de esta sucesión se está cumpliendo con precisión. El presidente anuncia su decisión de irse un 28 de junio en la Cámara autonómica y un día después se activa la maquinaria para que sólo un mes después, y vía primarias exprés, Susana Díaz Pacheco sea nombrada la candidata del PSOE a relevarle en el cargo de inquilino mayor de San Telmo.

El camino está más o menos despejado. Apenas hay tiempo para que se pueda rearmar ese sector crítico que aglutinó los restos del chavismo hace un año en Almería (atentos a los movimientos que puedan hacer en estas próximas 48 horas) y el PSOE nacional de Rubalcaba anda en tal estado de narcolepsia que no se vislumbra la posibilidad de que alguien quiera o pueda frenar estas primarias tan aceleradas.

Griñán se ha movido y el tablero se ha tambaleado dejando a sus contrincantes con cara de preguntarse: “¿Y ahora qué hago yo con estos pelos?•. Los primeros, los del PP, con un Zoido cuya irrelevancia en Andalucía es cada vez mayor; los segundos, los socios de IU, recelosos de que el hermano mayor les termine por devorar en cuanto se descuiden; los terceros, los críticos con Susana Díaz, necesitados de encontrar con extrema urgencia al Usain Bolt que sea capaz de esprintar con la consejera de Presidencia en la carrera de las primarias, y, por último, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien apenas puede esconder que ha tenido que engullirse un bote de omeprazol de 80 miligramos para tragarse una decisión que se le atraganta en el esófago.

¿Era necesario todo esto? Seguramente la respuesta sólo la puede dar el propio presidente de la Junta. Desde luego, en el manual clásico de la política se encuentran pocas referencias cercanas. Él, que ya vivió los sinsabores del relevo que le hizo a Chaves, ha decidido esta vez jugar con los tiempos a su manera y ha abierto el proceso sucesorio sólo 14 meses después de que fuera refrendado como presidente de la Administración autonómica.

¿Razones? Tal vez la creencia de que era necesario romper moldes para agitar al PSOE federal, descrito por muchos como un enfermo terminal ávido de savia nueva con la que regenerarse; tal vez la quemazón por tener que estar día y noche defendiéndose del caso de los ERE mientras ve que la crisis destroza la vida de cientos de miles de andaluces o tal vez el simple y puro cansancio de un señor de 67 años que tiene el legítimo deseo de llevar una actividad menos frenética y sacrificada y poder estar más tiempo con su familia.

Sea la razón que sea, lo cierto es que Griñán ha regalado a sus compañeros de militancia otro verano de cambios de gran relevancia. El presidente y los suyos quieren cerrar el debate interno en menos de cuatro semanas para evitar sorpresas inesperadas o, como decía el jueves Mario Jiménez, para estar preparados para cualquier contingencia, incluida la de un adelanto electoral.

Por ahora, sólo se atisban un par de hechos objetivos claros: 1. Que, salvo sorpresa, Susana Díaz se irá de vacaciones como candidata del PSOE a la Presidencia de la Junta. Y 2. Que es casi metafísicamente imposible que Griñán aguante tres años de presidente en estas condiciones y que, en consecuencia, el relevo en San Telmo llegará mucho más pronto que tarde. ¿Pura elucubración? Sí, pero creo que con muchos visos de convertirse en una realidad. Al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario