Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

Carmen, ¿cuándo cortamos la A-7?


Marcial Vázquez
Teleprensa


La derecha siempre se ha caracterizado por hacer siempre grandes esfuerzos por estafar a los ciudadanos y encima convencerles de que lo hacen por su bien. En España padecemos una derecha que solamente ha utilizado la bandera cuando le ha convenido y casi siempre para prostituirla y ponerla al servicio de sus intereses electorales. Sin ir más lejos las palabras de la nueva presidenta del PP vasco ponen el acento sobre el último escalón de miseria que le quedaba por subir al partido de Aznar y Rajoy para comprender que mayor perversión humana y partidista ya no sería posible: el traicionar a tus propios muertos. Y no lo digo yo, lo dijo Arancha Quiroga: “Mientras algunos de nosotros íbamos con las piernas temblando a los plenos, otros estaban para otras cosas en política”.

"Carmen, ¿cuándo cortamos la A-7 otra vez?"
Llegados a este punto hay que entender que en nuestra provincia no somos ajenos a este devenir utilitario. Es imposible imaginar un partido que le tenga menos respeto a los almerienses que el Partido Popular. No diré que el PSOE a nivel provincial, regional y nacional, no haya cometido insuficiencias para con Almería, pero por ahora no he visto a ninguno de sus dirigentes animar a los ciudadanos del levante a beber un agua no apta para el consumo porque lo importante es menospreciar la salud de los almerienses con tal de no asumir responsabilidades políticas. Sólo faltó que Aureliano o alguno del coro del mariachi Amat fuese a fotografiarse bebiendo un vaso de agua del grifo como décadas atrás hizo Fraga bañándose en Palomares. Pero no se han atrevido a tanto.
 
Algo extraño, porque de atrevidos y marmolillos está el PP provincial repleto y cultivado. Empezando por su presidente provincial y terminando por la actual delegada del Gobierno en Andalucía,  a la que se le quedó pequeño Adra y ahora aspira a ocupar el puesto vacío que no ocupó nunca Zoido y que siempre pastoreó Arenas a través de su espíritu omnipresente que se plantea, seriamente, volver a sucederse a sí mismo por segunda vez como ya hizo hace pocos años. Porque así es Arenas: le da igual decir un domingo que su vida política solamente está en Andalucía que coger el lunes un AVE destino a Madrid. ¿Qué importan las palabras a estas alturas? Hace mucho tiempo que comprendimos que lo único que tiene valor en Javier Arenas es su cuenta corriente, porque ningún político ha ganado tanto dinero en nuestra democracia siendo tan mal negocio para su partido y, sobre todo, para los andaluces. 

Decía que Carmen Crespo siempre ha aspirado a ser más conocida que su paisana “la veneno”, y por esto mismo cuando fue ascendida a los cielos de Madrid se mostró dispuesta a olvidar todo su pasado de rebelde e inconformista alcaldesa de Adra. ¿Para qué está Carmen en la delegación del Gobierno? Para servir a Rajoy y torpedear a Griñán. Luego ya las necesidades de los andaluces entrarían en sus preocupaciones si no tiene ningún acto con el que ocuparse. Otra cosa es que cuando vuelva al pueblo por Navidades, muchos de sus vecinos le incomoden con preguntas.

Por ejemplo: Carmen, ¿cuándo cortamos la A-7 otra vez? Porque ha llegado Mariano a la Moncloa y no solamente no se han reanudado los trabajos del tramo pertinente sino que existen serias dudas de que vaya a finalizarse antes del 2015. Posiblemente como en el 2015 hay elecciones, unos meses antes empecéis a mover alguna piedra, a echar un poco de asfalto, y así os presentéis ante todos esos pueblos de la costa almeriense-granadina para volver a engañarlos y prometerles lo que ya les prometisteis hace 4 años.

El problema es que ya la A-7 no es prioridad ni tampoco lo es el AVE a Almería. ¿Por qué? Porque Javier Arenas ya no necesita venir todas las semanas a estafar políticamente a los almerienses para utilizarlos al servicio de su eterna y espuria ambición. Porque esto del AVE era un pilar básico de la mentira de destrucción masiva que utilizó el PP almeriense para conseguir todos esos votos que hacen de Almería el fuerte del PP en el sur. Pues aquí el AVE ni está ni se le espera, aunque a falta de engañar con el AVE nos mandan a Cañete a explicarnos cómo defiende el PP a los agricultores almerienses en Bruselas aunque se fuera de la provincia sin siquiera dignarse en darles la mano. Qué podemos esperar de un partido que lleva varias legislaturas poniendo de cabeza de lista al Congreso a un personaje que a duras penas sabe situar la provincia de Almería en un mapa de España. Luego, eso sí, ponen autobuses para que los aficionados del Almería puedan apoyar al equipo y así se den cuenta de lo comprometido que está el PP con las necesidades de la provincia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario