Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

In memoriam: Araceli Nieto Alonso 'La Kika'


Juan Folío
@opinionalmeria

A la edad de 87 años nos ha dejado para siempre una de las personas más queridas de la ciudad de Almería: Araceli Nieto Alonso, popularmente conocida en su barrio de residencia, El Alquián, y en toda la provincia como ‘La Kika', regante del bar que lleva su nombre.


Araceli Nieto ha permanecido durante más de 45 años al frente de los fogones de una de las cocinas más prestigiosas de Almería, especializada en pescado fresco. En el año 2018 el alcalde la ciudad, Ramón Fernández-Pacheco, le hizo entrega del Escudo de Oro de la Ciudad. "Encarna perfectamente ese espíritu de trabajo callado. Lleva casi medio siglo en el barrio al frente de su negocio, el restaurante 'La Kika', que sigue todavía hoy atendiendo a todo el mundo con una sonrisa en la boca”.

El alcalde ha querido dar su último adiós a 'La Kika' a través de Facebook con estas palabras: "Kika no solo era una forma de entender la cocina tradicional almeriense: era sobre todo un ejemplo de cariño a la familia, a los amigos, al barrio de El Alquián y a toda Almería. Y además de eso era mi amiga. La vamos a echar de menos. DEP.".

El periodista Manuel León dedicó a la cocinera estas emotivas palabras: "Allí sigue, reinando como en un duermevela, la misma  Kika de siempre, sintiendo las noticias en la radio, con su habla antigua y con sus pies hinchados, como una faraona en su trono de anea, entre retratos del Caudillo -a quien le tiene hecho un altar- y regalos de clientes, vigilando los fuegos del bufé que ahora regenta su Gabrielín, recordando a su amigo Manolo que le silbaba Si vas p’a la mar. . .  sentando en la baldosa de la puerta como un chiquillo; allí conserva en su memoria la Kika, que ya casi no sale a la calle, las proporciones exactas de la sal y el aceite del atún encebollado o la canela y el azúcar de sus célebres natillas, como si siguiera cocinando para su propia familia, soñando, a sus 85 años, con que su pequeña nieta Nuria, su ojico derecho, la enseñe por fin a leer y a escribir".

No hay comentarios:

Publicar un comentario