Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Carril-bici, misión imposible

Anyes Segura
Concejal del PSOE del Ayuntamiento de Almería

21.731 metros de carril bici. Ese es todo el capital que plantea el concejal de Seguridad y Movilidad como balance de su gestión en cuanto a movilidad urbana sostenible. Y nos congratulamos aún más cuando el concejal en cuestión afirma que durante los primeros meses del año que viene podremos cruzar la ciudad de norte a sur en bici, es decir, desde el Parque Nicolás Salmerón hasta el cementerio. Aunque son buenas noticias, no son suficientes, más aún cuando dicha puesta en marcha coincida con el periodo electoral, habiendo desperdiciado más de tres años para dicha gestión. Qué casualidad.

Parece que el “casi” concejal José Carlos Dopico (y digo “casi concejal” ya que no dispone de las competencias fundamentales propias de su concejalía, como son la policía local en materia de seguridad –dependiente de Alcaldía- y la negociación de cuestiones tan fundamentales como el conflicto de los taxis del bajo Andaráx en materia de movilidad, relevado para ello por su compañero Amizian) desconoce por completo la situación actual de la bicicleta en Almería, y para remediar dicho desconocimiento no me cabe más que invitarlo a recorrer la ciudad en una de las “marchas críticas” que algunos colectivos ciudadanos realizamos de vez en cuando.

Y es que lo primero que podríamos hacer es hablar en kilómetros y no en metros; si buscamos la espectacularidad diremos que la ciudad cuenta con 21.731 metros de carril bici, pero si buscamos la realidad, diremos que tenemos poco más de 21 km, es decir, bien poco comparado con otras ciudades (a modo de ejemplo, Vitoria-Gasteiz ha pasado de 91 a 148 km de carril bici, con una población de 235.000 habitantes). Y si seguimos ahondando en la situación real, veremos que Almería tiene escasas vías ciclistas que no están conectadas entre sí ni forman itinerarios reales; y por otro lado, las ordenanzas municipales del año 2004 –vigentes en este momento- ayudan bien poco, ya que nos destierran a circular por la carretera junto a coches, motos y autobuses.

Si tiramos de hemeroteca, no hacemos más que confirmar lo que venimos planteando; citemos titulares (escritos no por políticos, sino por profesionales de los medios de comunicación) del tipo “los carriles bici de la ciudad suspenden en señalización, continuidad y estado”, o “decenas de puntos negros complican el desplazamiento urbano sobre ruedas”, o “moverse en bicicleta por la ciudad: misión imposible”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario