Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El PP y el PSOE quieren El Algarrobico

Agustín Rivera
Periodista

El martes por la noche se pusieron de acuerdo en aprobar el proyecto turístico junto a la playa virgen de Valdevaqueros (Tarifa). Ahora, otra vez el PSOE y PP quieren resucitar el ladrillo del hotel Algarrobico de Carboneras (Almería), un mastodonte de 21 plantas (hay construidas 14) que se ha convertido en el icono absoluto de la destrucción de la costa mediterránea.

Una Providencia del Tribunal Supremo de Justicia de Andalucía de este mes de marzo no deja lugar a dudas. El edificio viola la Ley de Costa al invadir la zona de servidumbre. El TSJA ha anulado el nivel de protección ambiental dado por la Junta de Andalucía en 2008 al paraje del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar (Almería), en el que se proyectaba la macrourbanización "Marinas de Aguamarga" con 350 viviendas en parcelas de uso residencial y un hotel con 300 habitaciones.

El secretario general del PP de Almería, Javier Aureliano García, no está dispuesto a acatar el dictamen del Supremo andaluz. “Hay que buscar las formas necesarias para que se convierta en un hotel legal y abrir las puertas”. A su juicio, sería una “aberración” demoler el establecimiento, ejecutado a más del 90% por la promotora Azata del Sol, en lugar de ponerlo en marcha para crear "más de 300 puestos de trabajo”.

Los alcaldes de los 14 municipios de la Mancomunidad del Levante de Almería han respaldado por unanimidad una moción del Ayuntamiento de Carboneras (Gicar-PP) para abrir el hotel. Para ello, defienden su “legalidad incuestionable” y que podría ser refrendada por los regidores de otros municipios almerienses. José García, alcalde socialista de la localidad almeriense de Albox, tachó de “equivocación” que una vez que está levantado todo el edificio y hecha toda la infraestructura “no provoca contaminación paisajística alguna”.

Un Algarrobico “cada 500 metros”
El alcalde de Arboleas, Cristóbal García (PA), también defiende la apertura del Algarrobico. “La gente trabajadora de aquí preferiría trabajar de camareros en la costa de Almería antes que en Mallorca. Si por mí fuera, prohibiría la construcción horizontal en costa, pero levantaría un Algarrobico cada 500 metros”, destacó García.

Jaime del Val, portavoz de la asociación Salvemos Mojácar, calificó de “gran estafa” las declaraciones de los alcaldes de la zona. “Hay 13 sentencias en contra y hemos logrado controlar la planificación urbanística del Cabo de Gata. No podrán hacer nada, no hay viabilidad posible para construir; es una barbaridad ilegal”, destacó Del Val en declaraciones a El Confidencial.

El consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Luis Planas, asegura que el hotel El Algarrobico es "un desastre medioambiental". Y añadió: “Administrativamente es inviable y me gustaría que no fuera motivo de polémica entre partidos políticos", indicó Planas, tras explicar que la imagen que este proyecto tiene en el exterior es "muy dañina" para el turismo y el medio ambiente andaluz.

Del Val no confía en las palabras de la Junta de Andalucía. Y a los hechos se remite. “Dicen una cosa y luego hacen otra. Sólo se quieren hacer una foto y luego intentan que abrir el hotel aunque digan lo contrario en público”, remata a este diario el responsable ecologista. Salvemos Mojácar ya mostró su “indignación” ante la nueva “campaña de mentiras y engaños” de la Junta de Andalucía, que, con el Gobierno central está anunciando medidas que solo se adoptarán pasados al menos 6 u 8 años, cuando se llegue a una sentencia firme en el Tribunal Supremo, proceso que está siendo dilatado por lo pleitos que la propia junta de Andalucía, junto a la promotora Azata y el ayuntamiento de Carboneras tienen interpuestos en defensa del hotel.
(El Confidencial)

Cultura e incultura cinematográficas

Miguel Ángel Blanco Martín
Periodista
Asociación de Escritores y Críticos de Cine de Andalucía

Imaginen que se organiza una encuesta para situar las doscientas mejores novelas de la historia, por ejemplo, y Don Quijote de la Mancha, de Miguel Cervantes, aparece de milagro en el montón, y lo mismo con León Tolstoy, Dostoyevski, Thomas Mann, William Faulkner, Kafka, Balzac, Stendhal, Dickens, Máximo Gorki... por citar algunos ejemplos históricos de novelistas relevantes. O si nos referimos al mundo teatral, y Shakespeare, Lope de Vega, Calderón, Chejov... no aparecen. Y se ignora a los clásicos de la tragedia griega: Esquilo, Sófocles, Eurípides... Pues esto es lo que ha hecho con el cine la revista Cinemanía para conmemorar el número 200: “Las 200 mejores películas de todos los tiempos. La lista definitiva elegida por nuestros lectores y otros 200 ilustres cinemaníacos”.

Según Cinemanía, las diez mejores películas de todos los tiempos, en una lista de 200, por este orden, son: El Padrino, de Francis Ford Coppola; El caballero oscuro, de Christopher Nolan; Pulp Fiction, de Quentin Tarantino; El retorno del Rey, de Peter Jackson; El Padrino II, de Francis Ford Coppola; El imperio contraataca, de Irvin Kershner; Casablanca, de Michael Curtiz; La lista de Schindler, de Steven Spielberg; El club de la lucha, de David Fincher, y Cadena perpetua, de Frank Darabont. Y me quedo pasmado.

En principio, no sorprende la presencia de las dos películas de Ford Coppola. Personalmente pienso que El Padrino II es la mejor de la trilogía de este cineasta estadounidense. Alguien podrá discrepar que sea la mejor película de la historia del cine, pero todos los historiadores del cine, cinéfilos y estudiosos del cine coinciden en lo magistral de esta filmografía y su gran influencia. De las demás película no se puede discutir que son buenas películas, pero situar El caballero oscuro, sobre el superhéroe Batman,  por ejemplo, como la segunda mejor película de todos los tiempos es un auténtico disparate. Y no digamos, lo de El imperio contraataca o El club de la lucha. ¿Es que se han vuelto gilipollas?

La lista de las 200 no tiene desperdicio. Por ejemplo, Sed de mal, de Orson Welles, ha entrado en la lista por los pelos, aparece en el puesto 200, y Ciudadano Kane, también de Orson Welles (considerada durante décadas la número uno, para la crítica internacional), aparece en el puesto 23. Las películas de Harry Potter y de la saga de El Señor de los anillos arrasan. Y también están las de animación: Toy Store (la I y la III), Up y El Rey León. Increíble. Por lo que se ve el soporte del cómic está en gran parte de los votantes.

Eso sí, nombres importantes del cine están, aunque deberían estar mejor valorados, algunos con una sola película de su filmografía y otros con varias: Dreyer (con solo una película, La palabra, en el puesto 141), Charles Chaplin (Luces de la ciudad, 114), Buster Keaton (El maquinista de la General, 197), Murnau (Amanecer, 128), Fritz Lang (Metrópolis, 127), Ernst Lubitsch (Ser o no ser, 150), François Truffaut (Los cuatrocientos golpes, 124), Kurosawa (Los siete samurais, 118), John Ford (Centauros del desierto, 72), pero es imperdonable la ausencia de La diligencia), Billy Wilder (El crepúsculo de los dioses, 55), William Wyler,  Frank Capra, Carol Reed (El tercer hombre, 120), Stanley Kubrick (el cineasta con más películas en la lista, siete), Charles Laughton (La noche del cazador, 154), David Lean (Lawrence de Arabia, 167), Alfred Hitchcock (Vértigo, 41), Terence Malik, Howard Hawks, Vittorio de Sicca (Ladrón de bicicletas, 196), Robert Mulligan (Matar a un ruiseñor, 71), Stanley Donen, Blake Edwards, Ridley Scott (Blade Runner, 16), Sergio Leone, Woody Allen, Martin Scorsese, Roman Polanski, etc.

Las ausencias son muy importantes. Es escandaloso que no aparezca en la lista el cine ruso de Eisenstein (El acorazado Potemkin), Pudovkin (La madre), “Andrei Tarkovski (Solaris), Dziga.Vertov; Eric Von Stroheim, ignorado; el cine nórdico de Ingmar Bergman (Fresas salvajes o El séptimo sello); ausencia de un cineasta japonés clave: Mizogouchi, o Kaneto Shindo (La isla desnuda); nada del cine italiano, ninguna presencia del neorrealismo,  salvo Vittorio de Sicca (ausencia de Fellini, Rossellini, Rossi, Visconti, Antonioni). Ausencias sorprendentes del cine francés: Renoir, Bresson, Jean Vigo, Marcel Carné, René Claire, Jean-Luc Godard, Resnais, Jean-Pierre Melville, Claude Chabrol, Éric Rohmer, Jacques Tati. La lista ignora la importancia de La nouvelle vague. Otras ausencias: Harold Lloyd, Fred Zinnemann (Solo ante el peligro), John Huston, Elia Kazan, Frank Perry, etc. Y así una lista casi interminable.

Por parte española, están en la lista: Buñuel (Viridiana y El ángel exterminador), Berlanga (El verdugo y Plácido), Amenábar (Tesis), Almodóvar (Todo sobre mi madre, Mujeres al borde de un ataque de nervios, Volver), José Luis Cuerda (Amanece que no es poco), Mario Camus (Los santos inocentes) y, para alucinación, la presencia de Balagueró (Rec). Pero ninguna mención a Víctor Erice, Basilio Martín Patino, Bardem, Carlos Saura.

Carlos Montañés, director de la revista, explica las razones: “Nos gustan las listas. Nos encantan las listas. Nos vuelven locos las listas”. Efectivamente, se han vuelto locos o son ignorantes, suficiente para comprender la orientación de comercialidad y espectáculo de la lista. Eso sí, para justificar, desde el “derecho al pataleo”, informa que los expertos de Cinemanía han votado como mejores películas, de todos los tiempos: Blade Runner (Ridley Scout), Apocalipsis now (Ford Coppola), Pulp Fiction (Quentin Tarantino), Viaje a Darjeeling (Wes Anderson) y El imperio contraataca (Irvin Kershner). Otro disparate. Imagino que Carlos Boyero, crítico de El País, la misma empresa que la revista, se habrá quedado pasmado con el alarde de esta lista. ¡Ay, si Ángel Fernández Santos (1934-2004), una de las grandes referencias de la crítica cinematográfica española,  levantara la cabeza!

En fin, que, la lista de Cinemanía es un despropósito. Una prueba de que la ignorancia cinematográfica es mayor de lo esperado. Y eso es para preocuparse. Y mucho, por lo que refleja de la realidad cultural de nuestro país.

En caso de incendio

Rafael M. Martos
Director de Noticias de Almería

No cabe la menor duda que el diputado socialista Rogelio Mena está haciendo lo posible por ganarse el favor de los votantes albojenses que ya le eligieron concejal en la lista de José García, y es que desde que entró en la Diputación sólo y exclusivamente habla de los bomberos de Albox. No, no está mal que se preocupe de ellos, pero tal vez sería bueno que asumiera que en su puesto representa como mínimo al partido judicial por el que su partido le designo representante, y visto de modo más amplio, debería interesarse por toda la provincia.

La verdad es que lo de los bomberos de Albox da para mucho, pero de lo que aún no me he enterado es del nombre, apellidos y filiación política del lince que decidió poner un parque de bomberos en este municipio. Hace falta ser poco avezado como alcalde para asumir poner unos terrenos y costear la construcción de estas instalaciones que no son precisamente baratas, y además, asumir como plantilla propia un equipo de bomberos; y es que aunque la Junta de Andalucía te ponga unos camiones, comprometes unos gastos fijos muy elevados, desde las nóminas hasta el mantenimiento y renovación de equipos. Hemos de entender que quien tuvo esta brillante idea debió pensar únicamente en Albox, ya que de lo contrario habría parecido sensato negociar con el resto de pueblos, con la Diputación y con la Junta, y en caso de no haber acuerdo, no hacer nada.

Ahora la situación es que el alcalde y el diputado dicen prestan un servicio gratuito a los comarca, pero hay quienes tienen factura por servicio prestado, pero hasta tanto el primer edil albojense no haga pública la contabilidad del parque de bomberos no sabremos quién dice la verdad. Es más, resulta como mínimo sorprendente que Albox facturara por el trabajo de sus bomberos y a la vez recibiera una subvención de la Diputación por prestar ese servicio. Aceptando que ambas cosas fueran compatibles, debería estar aclarado, como aclarado el papel de los propios ayuntamientos y de los particulares que recurren a éstos.

Para liarlo un poco más tenemos el tema de la subvención, esa que la Diputación daba a Albox para este fin, pero que José Añez como presidente de la institución le retiró con el silencio cómplice del PSOE en aquel momento. Añez, del Partido de Almería, buscaba doblegar al alcalde albojense que en aquellas fechas era del PP, y eso, a los socialistas no les pareció mal. Y siguieron callando los socialistas cuando Juan Carlos Usero llegó a la presidencia de la Diputación y no recuperó la subvención, pero es que era también del PSOE.

Con la llegada del PP al gobierno de la institución provincial, y con un diputado socialista del Ayuntamiento de Albox en el salón plenario, no hay convocatoria en la que el parque de bomberos no tenga hueco en la reivindicación. Lo sensato es cerrar el parque de bomberos de Albox porque es un foco de inseguridad. Es lo sensato porque de tres camiones con que empezaron ya les queda nada más que uno que tiene más de 23 años, que no pasa de los 40 kilómetros por hora, al que no le funcionan bien ni la bomba de achique ni la de expulsión del agua, con bombonas de oxígeno que seguramente son hasta tóxicas para la salud... eso sí, la Junta de Andalucía ha venido mirando para otro lado ante esta situación. ¿No hay una inspección de seguridad de higiene en el trabajo?

Lo que no parece razonable es que si la Diputación ha venido pagando una subvención y los ayuntamientos -dejémoslo en "algunos"- facturas por el servicio, ahora el Ayuntamiento que por su cuenta y riesgo decidió montar el parque de bomberos, pretenda conseguir algún tipo de contraprestación por sus instalaciones, cuando no están en el lugar óptimo -según los informes técnicos- desde el punto de vista geográfico, y por tanto no son necesarias a priori, o que pretenda poner sobre la mesa los equipos que aporta cuando son material de desguace.

Igual que lo sensato es cerrar el parque de Albox, lo sensato es no pensar en Albox a la hora de constituir el consorcio comarcal. Y ese consorcio parece lógico que se haya creado en las mismas condiciones que los otros consorcios en los que está la Diputación, y parece lógico que se haga el parque en el lugar idóneo para todos, que cuente con los profesionales que se estime oportuno, con los equipos que pueda costear... y si el alcalde de Albox quiere seguir con su docena de bomberos, con lo que le quede de camión... pues él sabrá qué le sale más a cuenta.

No es cuestión de qué se decía antes y qué se dice ahora, de si se acordó una cosa u otra, de si eran un borrador o eran unos estatutos definitivos... se trata únicamente de hacer lo que más lógico para el beneficio de la inmensa mayoría. Y el que quiera un parque para él solo, que haga como el Ayuntamiento de Almería, que se lo pague él solito.

Derribos Rodríguez-Comendador

Juan Carlos Usero
Portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Almería

Este primer año de la mal llamada gestión del PP en el Ayuntamiento de Almería, que se cumplirá el 11 de junio, ha sido el más destructivo que se recuerda en Almería. Utilizo ese adjetivo a propósito porque me remito a los hechos. El alcalde ha creado otra empresa, denominada “Derribos Rodríguez”, para echar abajo, por fin, el 18 de Julio y convertirlo en una explanada, derribar el edificio municipal de la calle Magistral Domínguez, ahora convertido en un solar tropical, y eliminar unas pocas casas del Barrio Alto para que sus propietarios, promotores urbanísticos y no vecinos tengan nuevo suelo disponible. “Derribos Rodríguez” se entretiene ahora en levantar calles del centro a falta de algo mejor que hacer. Los barrios tienen que seguir esperando a tiempos mejores.

El PP ha destruido también algo tan intangible como es la ilusión del ciudadano, de miles de ciudadanos que veían en el soterramiento del tren una garantía de futuro, de empleo y de modernidad en nuestros equipamientos. Años de consenso y de debate público metidos en un cajón por no sabemos cuántos años. Parece que ya se han acabado las reivindicaciones a Madrid, la exigencia de inversiones inmediatas y del cumplimiento de los plazos. Ahora ya no escuchamos la cantinela del agravio que Almería ha padecido en los últimos ocho años como la ciudad española más ignorada por el gobierno.

Lo que sí ha construido el Alcalde ha sido un enredo judicial a cuenta de la Ciudad Digital y de la concesión de aparcamientos públicos a una empresa que ya sabíamos que era insolvente. Se acabó el tiempo del ladrillo y empieza el de los abogados. Lo malo de esto, además de la ineficacia que refleja, es que el Ayuntamiento y su pregonada estabilidad presupuestaria están en la cuerda floja.

Desde la oposición permanente a la Junta de Andalucía, el gobierno del PP de nuestra ciudad se limita a ejecutar la partitura que Rajoy ha mandado a todos los ayuntamientos y Comunidades Autónomas. Ahora toca apretar el bolsillo del ciudadano con un incremento de la presión fiscal que asfixia a miles de familias. Y por si fuera poco, ahí tenemos el nuevo ORA, concebido para beneficiar a una empresa y complicar la vida de barrios enteros.

Todo lo nuevo que tiene nuestra ciudad ha sido posible por el compromiso político y económico de la Junta de Andalucía y del anterior gobierno de la Nación dirigido por el PSOE. Esperamos ver algún día la apertura del Mercado Central rehabilitado y la puesta en marcha de la Escuela de Música, a la que llaman municipal aunque va a tener gestión privada. Del funcionamiento del Cuartel de la Policía Local, fruto de un cuestionable convenio urbanístico, sabemos poca cosa.

Esta semana hemos sabido que Renfe nos cede el uso de la Estación. Hemos de creer la palabra del Alcalde porque no hay ningún papel que lo corrobore. También hemos oído que se van a regenerar las playas de Costacabana y El Toyo, pero eso está por ver. Me parece que lo último que ya le queda por destruir al PP en la ciudad es la confianza de los ciudadanos en un gobierno local insensible, ineficaz y muy distante de las preocupaciones verdaderas de los almerienses.

El Algarrobico como emblema ecologista

Agustín de J. Muñoz Soler
Comentarista político

El grupo ecologista Mojácar se Mueve ha arremetido contra el alcalde de Carboneras por promover la legalización del hotel El Algarrobico sin reparar que hace un año defendía su derribo sin que ningún grupo ecologista le aplaudiera. Archiconocida es mi posición respecto al hotel El Algarrobico, respecto del que vengo sosteniendo en la soledad, sin temor a ser desmentido, que su controversia viene motivada por estrictos intereses políticos. El Algarrobico se había convertido hasta hace un año en un arma política arrojadiza contra el PSOE por parte del PP, y en estos momentos es el PP-A el principal aval que tiene el hotel para abrirlo.

En mi opinión existen razones contundentes para su puesta en funcionamiento como magno centro hostelero. A estas alturas resulta la inviabilidad de retroceder a su estado original por razones económicas y por la revitalización social y económica que supone para el municipio, que aumentaría de completarse el proyecto inicial y que hoy parece fuera de lugar.

El respeto siempre ha sido un valor destacado en mi escala, del mismo modo que la coherencia. Digo esto porque el movimiento ecologista no es una plataforma para dar cumplida respuesta a las ambiciones personales en las que parecen haber derivado algunos grupos ecologistas. Por tanto no solo el respeto sino mi admiración por la persona cuyo comportamiento está inspirado en la filosofía ecologista, pero mi más severa crítica para quien utiliza al movimiento ecologista desde cualquier formación de esta índole como plataforma de promoción personal. Y en este sentido me llama poderosamente la atención que el movimiento ecologista se haya fijado en el hotel El Algarrobico hasta convertirlo en emblema ecologista y se haya olvidado de auténticas atrocidades urbanísticas en la zona, empezando por la construcción del macroproyecto urbanístico en el entorno de la Iglesia Parroquial de Mojácar, que ha contado con las mismas bendiciones legales que El Algarrobico por parte del Ayuntamiento en que se haya enclavado y de la Junta de Andalucía, pero sobre el que un sepulcral y sospechoso silencio lo envuelve para regocijo del PP-A.
En contraposición, al hotel El Algarrobico, el macroproyecto urbanístico en el entorno de la iglesia Parroquial de Mojácar limita todo desarrollo social y económico local y puede ser catalogado, sin pecar por exceso, de atentado contra la Historia de Mojácar y la peculiaridad urbanística de Andalucía por lo que bien merecería ser catalogado el casco urbano en el que se ubica como de interés cultural mundial del mismo modo que se hizo con El Albaizín en Granada.

No tengo constancia de que ningún grupo ecologista de los muchos que ronronean por el Levante almeriense haya criticado con la misma perseverancia y acritud esta macrourbanización urbanística en la cúspide de la colina en que se ubica el casco urbano de Mojácar. Bien es cierto que en el período inicial de su tramitación se alzaron voces constituyendo una Plataforma Vecinal que convocó una concentración con cierto éxito, pero desde entonces nada se ha vuelto a saber de ella. Además, la controvertida alcaldesa, del PP por ende, resultó relegida por amplia  mayoría absoluta y es lo que ha servido de excusa para justificar el intolerable y tupido velo sobre este complejo urbanístico cuyo presupuesto inicial ha sido ampliado recientemente sin mayores inconvenientes para regocijo de sus promotores.

Regodearse en El Algarrobico e ignorar el casco urbano de Mojácar me supone un nauseabundo ejercicio de cinismo político, totalmente compatible con la sociedad sin valores en la que nos hallamos inmersos y la profunda crisis moral que la sostiene. No llego a entender la pasión por el hotel El Algarrobico cuya puesta en funcionamiento puede, a buen seguro, solucionar el modo de vida de los carboneros y las carboneras, y se mire para otro lado cuando el complejo urbanístico de  Mojácar supone la ruptura de la sintonía de su casco urbano que es el principal atractivo turístico del Levante Almeriense y sin parangón en la geografía peninsular.

Expulsión en el PP de Vera

Teleprensa
Editorial

Pocas explicaciones ha dado el Partido Popular sobre la expulsión de una concejala en Vera, municipio en el que precisamente no está sobrado de ediles. Algo muy gordo ha tenido que ser para que prescinda de un sillón en un Pleno donde sólo saca un escaño de diferencia con respecto al Partido Andalucista. Las fuerzas además han quedado un poquito más diseminadas con dos concejales socialistas, un tercero en el Grupo de No Adscritos -esto mismo ya lo vivió hace unos meses el PA- y una incógnita sobre lo que hará la concejala sin cartera, a la que a nadie extrañaría que ya estuvieran echando los tejos otras fuerzas políticas.

Francisca Caparrós, concejala destituída
Y precisamente por eso, porque puede perder las riendas del gobierno de forma irremediable es por lo que nadie se cree que una “dejación de funciones” que viene a ser algo así como “no dar un palo al agua”, algo que es muy propio en la clase política, no parece razón suficiente para correr tantos riesgos. No obstante, las frases “no se van a aceptar presiones de nadie” o el desaprobar “la forma y el fondo” de como hacía las cosas la concejala pueden llevar más carga de la aparente.

Claro que a no tardar mucho, es más que probable que conozcamos otra versión de lo sucedido y entonces también parece previsible que las razones sean de más calado. Estaremos atentos.

Pena de muerte a la Estación de Ferrocarril

Pedro Mena Enciso
Profesor de Historia

Desde esta tribuna pretendemos efectuar una llamada de socorro con el objetivo de salvaguardar nuestra bella Estación del Tren, una de las más hermosas de España. Pues bien, queridos almerienses, este singular edificio, que constituye el máximo ejemplo, junto con el Cable Inglés y el Mercado Central, de la arquitectura del hierro, se está cayendo. La causa de su continuo deterioro hay que buscarla en el  habitual bloqueo psíquico de los responsables públicos a la hora de abordar cualquier cuestión relacionada con el Patrimonio, sobre todo, ferroviario. Por otra parte, la magnífica Estación del Tren sigue cerrada desde que, en el año 2000, la empresa titular, Renfe, cambió el uso del edificio dándole el grado de explotación comercial.

El hecho evidente es que todos los habitantes de esta ciudad nos sentimos orgullosos de este extraordinario monumento inaugurado en 1895 y ejemplo de esa brillante arquitectura del hierro y el cristal. Cuando la contemplo, me doy cuenta de la bella combinación entre materiales tradicionales (piedra, ladrillo y cerámica) y los ya mencionados propios del mundo moderno producto de la Revolución Industrial. Forma una majestuosa vidriera sustentada por una estructura metálica que tiene en su pórtico una elegante marquesina. A cualquier persona le resulta increíble que lleve más de 12 años cerrada, abandonada y despreciada por las distintas Administraciones, máxime cuando durante más de un siglo este estético edificio ha sido protagonista y testigo de los cambios y transformaciones de la sociedad almeriense y, lo que es más importante, ha pasado a formar parte del Patrimonio colectivo de la ciudad. Desde Asafal (Asociación de Amigos del Ferrocarril de Almería) proponemos, desde hace más de una década, que este monumento ferroviario sea el lugar ideal para albergar un Museo del Ferrocarril y la Minería que recoja toda la riqueza de nuestra provincia.

Cuando hace varios días repasaba la prensa diaria y descubría que el expediente para proteger el edificio de la Estación se abrió en abril de 1985 y 27 años después todavía no se ha declarado BIC, creí estar soñando y volví a releer para asombrarme definitivamente al comprobar que no está catalogado como Monumento Histórico Artístico. Uno ya va comprendiendo por qué nuestra magnífica Estación ha sido ignorada y abandonada a su suerte. Además, si nos fijamos un poco, veremos ladrillos deshechos por la humedad, la cubierta del vestíbulo tiene goteras, la madera de la marquesina del andén está medio podrida y las distintas dependencias no reciben el más mínimo cuidado. Su aspecto general es, pues, lamentable y resulta incomprensible que un edificio de tan reconocida belleza y gran valor cultural pueda quedar sumido en el espacio vacío del olvido. Ni la Consejería de Cultura ni el Ministerio se han preocupado por el tema durante casi tres décadas y  “el uno por el otro, la casa sin barrer”.

Los ciudadanos debemos presionar sin pausa para que nuestra antigua Estación de Renfe se convierta en un punto de referencia tanto para los almerienses como para el turismo. Es curioso contemplar que ni es BIC ni se puede visitar. Precisamente hablando de BIC, ¿recuerdan ustedes aquellos bolígrafos del mismo nombre? El ejemplo nos sirve para reflexionar en el sentido de que, a los BIC, al llegar a Almería se les ha gastado ya toda la tinta y no escriben ni una línea. Da vergüenza, pues no limpian ni siquiera los cristales de la fachada de nuestra Estación. ¿Qué tiene que suceder para que las instituciones almerienses asuman su responsabilidad y pongan a salvo esta emblemática construcción, patrimonio de todos?  Así pues, desde este foro, hago una llamada a los ciudadanos para manifestarnos por este bello monumento ferroviario, símbolo de la ciudad y testigo de tantos sucesos históricos. Queremos que no siga cerrado al uso público, semioculto, vacío, sin uso y con un futuro incierto. Como el Soterramiento, el Tren de Cercanías, el Tranvía… y tantos otros asuntos, la cuestión de la Estación del Tren se está convirtiendo en un problema que nadie quiere o a nadie le interesa resolver.

El nuevo coche del Ayuntamiento de Macael

Manuel Sánchez
Presidente del PP de Macael

N. de la R.: El PSOE de Macael ha mostrado su extrañeza por la decisión del Ayuntamiento de comprar un nuevo coche “para el alcalde”, precisamente en una época en la que muchos trabajadores municipales no pueden cobrar sus nóminas con normalidad. El Presidente del PP local responde a los socialistas.

El Partido Popular de Macael quiere recordar al PSOE que el anterior alcalde, Juan Pastor Molina, compró dos coches en renting, uno para él y otro para Montes y Canteras, que endeudaron al pueblo más de lo que estaba. Solamente el coche de Juan Pastor le costaba a los macaeleros la no desdeñable cantidad de 724,69 euros mensuales, una cantidad que a veces pagaba y otras no. Estos impagos, y la devolución  de los vehículos tarde y en mal estado, llevaron a la empresa responsable a denunciar al Ayuntamiento de Macael ante el Juzgado de Purchena. Dicho Juzgado condenó al Ayuntamiento a pagar 57.449,54 euros, que, sumados a lo pagado antes de la devolución, hacen un total de 116.934,98 euros, una cantidad que  todavía está pagando el pueblo de Macael por la nefasta gestión llevada a cabo por el Partido Socialista.

Ahora el PSOE critica que el Ayuntamiento haya comprado un vehículo de uso interno para alcalde, concejales y técnicos. La corta memoria de los socialistas les hace olvidar que, debido al renting, los anteriores vehículos han sido devueltos y por lo tanto han dejado al Ayuntamiento únicamente con un Seat Toledo  de trece años que  no está en condiciones para viajar y con una deuda de 57.449,54 euros.

Debido a esta situación, tanto alcalde como concejales se han visto obligados a realizar los viajes de trabajo en sus vehículos particulares, llegando a alcanzar los 19.000 km. en carretera únicamente en un año. El coche adquirido por el actual equipo de gobierno es propiedad del Ayuntamiento de Macael, ha sido pagado al contado y, por tanto, es una inversión de futuro que ya debió realizar el anterior alcalde del PSOE en lugar de alquilar coches de 700 euros mensuales que él disfrutaría para luego devolverlos y endeudarnos a todos.

El actual Alcalde, Raúl Martínez, mantiene reuniones en Almería, Sevilla y Madrid con otras administraciones públicas dentro de sus labores de gestión, y estas reuniones tienen un claro objetivo, obtener las ayudas necesarias para sacar a Macael del agujero de 18 millones de euros de deuda en que el Partido Socialista ha sumido al pueblo.

No nos cabe la menor duda de que en los tres años de legislatura que nos quedan los ciudadanos verán los resultados del duro trabajo que está llevando a cabo el Partido Popular en el pueblo de Macael.

Beteta amenaza a la Junta por el Plan de Ajuste

Isabel Morillo
Jefa de Andalucía de El Correo de Andalucía

El Gobierno central dio ayer un severo toque de atención a Andalucía después de que la Junta anunciara que aparcará la aprobación de su plan de recortes para negociar con los sindicatos. No verá la luz hasta que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado, aproximadamente el 15 de junio. El número dos del Ministerio de Hacienda, Antonio Beteta, aseguró que esa decisión ha ocasionado una “honda preocupación” y advirtió duramente de las consecuencias de que se incumplan los recortes que el Ejecutivo de José Antonio Griñán ya puso sobre la mesa en Madrid hace dos semanas y que suponen disminuir en más de 2.700 millones el Presupuesto andaluz de este ejercicio (32.020 millones de euros).

Beteta mantiene una tensa relación con el Gobierno andaluz y el Parlamento ha pedido su dimisión tras conocerse que se maquillaron las cuentas de Madrid, donde fue consejero de Economía. Ayer el dos del Ministerio amenazó con “descontar” la participación de Andalucía en los fondos estatales reservados para el plan especial de pago a proveedores. Es un requisito indispensable para las administraciones que quieran acogerse a esta medida excepcional, que permitirá abonar facturas a proveedores, cumplir con los recortes y ajustar su déficit público. Andalucía confía en liquidar 750.000 facturas, 2.700 millones de euros.

 
El consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Antonio Ávila, achacó la advertencia de Beteta a que “está acostumbrado a imponer, no a dialogar”. A su juicio, “cualquier decisión es mejor que sea comentada, dialogada y acordada al máximo, y no que sea impuesta”. Desde el PSOE-A insistieron en que el diálogo es otra seña que diferencia al Gobierno andaluz frente al central.

El número dos del Ministerio de Hacienda confirmó que se han dirigido a la Junta para pedirles que garanticen “el cumplimiento del plan que voluntariamente presentó el Gobierno andaluz en los términos del plan de ajustes”, informa Europa Press. “Quiero ver y analizar todos y cada uno de los contenidos de dicho plan y el nivel de cumplimiento de la Junta del mismo con el objetivo de poder aprobárselo, que sería mi interés, pero cumpliéndolo”, advirtió Beteta. De mantenerse la “parálisis” en los recortes, alertó, se descontará la participación de Andalucía en los fondos estatales del plan de proveedores. El Gobierno será “inflexible”, avisó.
Las comunidades presentaron sus recortes al Gobierno hace dos semanas. El plan andaluz estuvo en la cuerda floja y la consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, fue abroncada por el ministro Cristóbal Montoro. El Gobierno mostró su desconfianza por algunos de los ingresos contemplados, en concreto por una partida de fondos europeos que se refería a unos 500 millones de euros. Andalucía se comprometió a un esfuerzo adicional de 220 millones y logró el aprobado.

 
Días después, el presidente José Antonio Griñán compareció para avalar los recortes y garantizó su cumplimiento, sin renunciar a presentar una batería de demandas al Gobierno central. Fue el pasado viernes cuando Izquierda Unida, socios del PSOE en la Junta, anunció un aplazamiento. En concreto el vicepresidente, Diego Valderas, coordinador regional de IU, salió a hacer el anuncio en la sede de su partido y se arrogó que el Gobierno hubiera echado el freno para negociar con los sindicatos. Fue un gesto político de un partido que buscaba oxígeno, asediado por sus propios dirigentes y por los sindicatos, tras haber apoyado el plan de ajustes. Aprobar esos recortes ha sido la prueba de fuego del Ejecutivo andaluz y sería absurdo negar que ha sido complicado y han surgido roces.

La Junta ha optado por hacer descansar el grueso de su plan de choque contra el déficit en las nóminas de los empleados públicos. De ese capítulo salen 777 millones de euros. Los funcionarios perderán la mayoría de sus pluses (con especial incidencia en la sanidad) y verán notablemente disminuidas sus pagas extras de junio y diciembre. Los interinos tendrán que reducir su jornada y su salario un 15%. Una medida que la Junta defiende como la única manera de cumplir con el incremento de la jornada laboral impuesta por el Gobierno de Mariano Rajoy (de 35 a 37,5 horas semanales) sin destruir empleo público. El Ejecutivo andaluz insiste en que así salvan 23.500 puestos interinos. IU exige que se sigan eliminando privilegios para los altos cargos y que no se toque la nómina a los mileuristas.

El PSOE, con las pilas puestas

Rafael M. Martos
Director de Noticias de Almería
 
El trabajo que viene desarrollando el PSOE en Almería desde que recompuso su dirección provincial en aquel congreso extraordinario que ganó José Luis Sánchez Teruel -hay que añadir que no sin dificultad a pesar de ser el ungido- aún es pronto para saber si resultará electoralmente eficaz, pero es de martillo pilón. Las elecciones municipales de hace un año colocaron a los socialistas en una situación crítica, y eso por diversas razones internas y externas, pero como ya se ha hablado mucho de la gestión que hicieron de la organización Martín Soler y Diego Asensio, vamos a apuntar otra que se ha convertido en expresión de los cambios que está habiendo en el PSOE, y que poco a poco le están haciendo despertar.
 
Una de las claves del cambio visible es la ausencia de protagonismos como los hubo en esos tiempos, y es que ahora "cada pesoe" tiene presencia directa ante los medios, y así es muchísimo más frecuente ahora ver notas de prensa y ruedas de prensa de los grupos socialistas de gobiernos y oposiciones de toda la provincia, mientras que antes todo tenía que ser protagonizado por el secretario general Soler/Asensio, o por el tercero en discordia, que aseguraba no ser ni tercero ni discordante. Eso no evita que el propio Sánchez Teruel haya generado su propio espacio político, pero él sólo entrar en la brega si es contra el presidente del PP de Almería, Gabirel Amat, que al fin y al cabo es su par, o en campaña electoral contra Javier Arenas, por cuanto que a pesar de ser aspirante a la presidencia por el PP-A, era candidato por Almería.
 
También se hace visible una mayor presión del PSOE sobre el PP en las instituciones, y principalmente eso ocurre en el Ayuntamiento de la capital y la Diputación. El marcaje que hacen los socialistas de estas dos instituciones sobre los gobiernos populares es en estos momentos mucho mayor de lo que era hace uno año o dos, o tres. Ahora no hay movimiento del alcalde o sus concejales, del presidente o sus diputados, que no tenga respuesta desde la oposición, no hay rueda de prensa, propuesta o iniciativa que no cuente con una contestación socialista.
 
Dejando a un lado, como decíamos, la situación interna -que no es mucho mejor que un año atrás- lo que está claro es que la imagen exterior ha mejorado en cuanto a capacidad de trabajo. Están trabajando más y de un modo más contundente, y, sobre todo, tiene por delante unos años que serán muy difíciles para quienes gobiernan... y cuantos más escenarios gobiernes, más caro lo pagarás. Sánchez Teruel y Juan Carlos Pérez Navas han marcado una línea de trabajo que poco a poco va dando resultados.

José Camacho, artífice del radio-teatro en El Ejido

Antonio Torres
Director de RTVA-Almería
El teatro y la radio se han unido en El Ejido para que podamos viajar a la componente cultural del medio que es una ventana en la que muchas generaciones se robustecen de imaginación y cultura. El Festival de Teatro de El Ejido representó El fantasma de Canterville, de Oscar Wilde. Propiedades embrujadas, almas culpables, matrimonio republicano divertido que casa a la hija con un noble inglés... Bastaba con cerrar los ojos y dejarse llevar. El radio teatro volvió a tener protagonismo en el Festival de Teatro de El Ejido gracias a la pasión que muestra el realizador de Canal Sur Radio José Camacho Diez de la Torre (Cádiz, 1965), quien reside en Almería desde 1992. Camacho nos trasladó a otra época de la radio el pasado viernes en el Festival de Teatro de El Ejido. "El Festival, a pesar de los recortes", afirma, "no pierde el atractivo por la imaginación derrochada para consolidar un prestigio y un nombre".

José Camacho, rodeado de alumnas

Uno de los artífices del regreso de la radio al Festival de El Ejido se debe al técnico municipal Diego Ruiz, que conoció la experiencia lanzada hace varios años por profesionales de RTVA en una grabación realizada en el salón de actos de Cajamar, la adaptación del radioteatro de Cuento de Navidad, de Dickens, que adaptaron para Canal Sur Radio y la Cadena SER.
"La radio se visualiza a través de la imaginación", puntualiza Francisco Rentero, otro profesional enamorado de la radio, como Antonio Sánchez Joya, quien califica al realizador como un profesional ordenado y que ama el carácter de la radio en la calle.
El radioteatro conjuga todos los elementos esenciales de la radio: la palabra, la música, el silencio, los efectos especiales o ruidos. "No se trata de nostalgia, sino de seguir manteniendo un género propio del formato radio puro", matiza Camacho. El radioteatro como género acarrea una complejidad técnica y dramática muy especiales, con una nostalgia que refuerza la idea de que la radio se puede ver. La actriz Verónica Forqué, hija de Carmen Vázquez, pionera del radioteatro en Radio Madrid en los años cuarenta y posteriormente en RNE, gozó de la presentación de la obra de Camacho en El Ejido. "La música en directo", afirmó, "es lo mejor que le puede ocurrir al teatro.
El profesor del Conservatorio de Almería Joaquín González mostró su sabiduría con el piano, elemento del radioteatro. La radionovela y el radioteatro eran en las primeras décadas de la radio la metáfora de todas las conductas, de todas las pasiones y de todas las frustraciones. Un libro de referencia es La estirpe de Sautier. La época dorada de la radionovela en España, del profesor Pedro Barea. La posguerra inició su movimiento pseudo-filosófico sobre la radio como medio de comunicación masivo, como género, como estilo. Los dramáticos son tan antiguos como el propio medio radiofónico porque los locutores hablaban encima de la representación. "En la radio la imagen se codifica mediante la palabra" y ya es posible que la radio se vea, como se comprueba en las tertulias o en los programas deportivos, que cuentan con salas especiales para hacer la radio en directo con una relación entre el oyente y los profesionales del medio.
Camacho inició su trayectoria profesional en la extinta Antena 3 de Radio y en la Cadena SER. Conoce todas las provincias andaluzas: "Mis rincones favoritos de Almería están en Rodalquilar y Los Escullos por los espacios naturales que conservan y por la tranquilidad que desprenden y para perderme de verdad". Admira el carácter tranquilo de los almerienses y lo peor que soporta es la distancia familiar y los amigos de la infancia con añoranza a la playa gaditana de La Caleta, "porque allí eché los dientes". El compromiso de Camacho se traslada a la calle. Comprende a los indignados y muestra su desaliento al expresar que el hambre se está globalizando, pero confía en que el dinero del capital reaparezca de "los escondites".
Imaginación
El fantasma de Canterville exige un esfuerzo técnico auditivo muy complejo y evocador para recrear la parte fantasmal y real dentro de la propia obra. Efectos y recursos sonoros creados expresamente para recrear cada escena en la mente del oyente sin ambigüedades. A pesar de ser un espectáculo para el deleite del oído, sorprende la impresión visual causada por un escenario aparentemente sobrio, sin atrezzo, que impacta a los asistentes.
 
Técnica
Piano en directo, microfonía, mesas de sonido, distribuidores, procesadores, programas informáticos de gestión de audio, y las figuras indispensables de los creadores a la sombra, los realizadores. Como directores de orquesta manejan los tiempos, los recursos sonoros, los silencios y marcan las pautas a los actores. Todo al servicio del actor y del oyente para lograr un panorama escénico en el que sólo lo auditivo cuenta. En este sentido, los estímulos sonoros recrean toda la obra. La realización sonora lleva el sello de Antonio Martín, Luis Parejo y Ángel Roldán bajo la dirección de Pepe Camacho, que ha rescatado el género para Almería.
Actores
Los actores de radioteatro no tienen por qué ser guapos, altos y atractivos. Sorprende la vocalización exquisita de actores aficionados hechos en Almería. Su experiencia en el pasado año, en la adaptación de El Clavo, de Pedro Antonio de Alarcón, y en otras funciones de radioteatro les ayuda a cambiar su actitud interpretativa volcándose en sus posibilidades orales. Su amor por el teatro les anima a colaborar cada año con el Festival de Teatro de El Ejido en cuantas funciones se presenten. En esta ocasión voces como las de Mónica López, Roberto Rubio, Montse Pastor y el curtido Jesús Herrera, "el fantasma de la obra", entre otros.

Fusión de cocinas en Almería

Carlos Mirabona
Salsa de chiles

Cocinas de Perú, de la República Dominicana y de Almería en una atractiva jornada gastronómica dedicada a la fusión de culturas y organizada por la asociación almeriense de Amigos de la Buena Mesa, que preside el doctor Alejandro Bonetti, para conmemorar su vigésimo aniversario. El punto de encuentro, el restaurante Las Eras, en Tabernas. Y los chefs, la peruana Carmen Delgado (La Gorda, Madrid), el dominicano Martín Omar (El Colmado, Madrid), y los almerienses Antonio Carmona (Terraza Carmona, Vera) y el anfitrión Antonio Gázquez. Siempre que me lo han pedido he apoyado a esta asociación de gourmets de Almería que desde hace 20 años vienen desarrollando un impagable trabajo en la promoción de la cocina de esa provincia andaluza y de sus restaurantes, de los excelentes productos que allí se encuentran (especialmente hortícolas y marinos) y en la recuperación de platos populares que empezaban a perderse. Me nombraron hace cuatro años Hermano Mayor, y en esta ocasión he vuelto a acompañarles. Alrededor de un centenar de personas se reunieron en esta jornada que se abrió con una mesa redonda de los cocineros, moderada por mí, y en la que cada uno expuso las líneas fundamentales de su cocina. Tras ello, un aperitivo a base de manzanilla Solear de Barbadillo venenciada allí mismo del barril y un jamón de ibérico curado en la Alpujarra almeriense con una calidad francamente buena.

Lógicamente, el eje principal fue el menú, elaborado por los cuatro chefs participantes y regado en su totalidad con vinos almerienses. Gran nivel en los platos. Carmen Delgado, La Gorda (nombre de su restaurante y mote por el que le gusta que la llamen), pionera de la actual cocina peruana en Madrid, ofreció tres de sus elaboraciones favoritas. Primero un ceviche de corvina estupendo. Luego el pulpo al olivo, un carpaccio de pulpo con intensa y magnífica salsa de aceitunas de botija, esas olivas grandes y moradas con un sabor tan especial. Y en tercer lugar su chupe de langostinos, esa sopa contundente y sabrosa, tan tradicional en Perú, en la que los camarones de río imposibles de encontrar en España se reemplazan por langostinos.

Antonio Gázquez
El dominicano Martín Omar se formó durante muchos años junto a Abraham García en Viridina y hace unos meses abrió su propio restaurante en Madrid, El Colmado, en el que pelea por ofrecer lo más tradicional de la cocina de su país de origen pero convenientemente puesto al día. Martín llevó a las jornadas dos platos que gustaron mucho. En primer lugar, lambí joven a la vinagreta de mango verde, con apio, pimientos y zumo de lima. El lambí es un caracol de mar que el chef sirve picado y en esa potente vinagreta que recuerda a un ceviche. Su segundo plato, que cerró la parte salada del largo menú, fue la yaroa de pierna de chivo sobre plátano macho al caldero. Cabrito almeriense en un guiso intenso de sabor muy agradable potenciado con toques de canela.

Por su parte, Antonio Carmona es el cocinero de Terraza Carmona, ese restaurante familiar de Vera (Almería) que lleva junto a sus hermanos y que es una de las referencias gastronómicas de la provincia. Antonio ha tomado el relevo de sus padres conservando el recetario tradicional de aquella zona y apostando por el producto de la tierra y por la recuperación de técnicas populares como la cuajadera. De sus manos salieron dos de los mejores platos del menú, cosa difícil dado el nivel. Su gazpacho almeriense de sandía y quisquillas, que en el fondo de la copa ocultaba un poco de melón con jamón, era a la vez delicado, sabroso y refrescante. Y magnífico también el timbal de quijadas ibéricas asadas al estilo veratense con boletus. Las quijadas son las carrilleras, adobadas previamente, y hechas con esa técnica de la cuajadera, empleada tanto para hacer pescado como carne en el horno, y que toma el nombre del recipiente en el que se prepara. Al lado llevaba otra elaboración muy popular de la zona oriental de Almería, el ajo colorao. Como tenía sentada al lado a la madre de Antonio Carmona, que aún sigue ocupándose de los platos tradicionales en el restaurante, supe que este ajo colorao es un puré o crema fría que se hace con patatas, pimientos rojos secos, tomates maduros, ajos, aceite de oliva, pimentón, comino y carne de raya desmenuzada, aunque se puede utilizar bacalao o algún otro pescado. Pura cocina de subsistencia. Que está muy buena.

Y dejo para el final a Antonio Gázquez, un veterano cocinero muy querido en Almería que regenta el restaurante donde se celebró el acto, Las Eras, en Tabernas. Tan buen cocinero como maestro (por su escuela de cocina por la que han pasado muchos jóvenes almerienses) y además promotor incansable de las hortalizas de su tierra, lo que le ha llevado incluso a crear junto al empresario agroalimentario Pedro Caparrós una marca de productos elaborados bajo la marca La Gergaleña (prueben su gazpacho de tomate raf, su tomate natural picado o sus pimientos asados al carbón), que se exportan a toda Europa. Gázquez, a causa de un accidente en su cocina, se ha debatido durante muchos meses entre la vida y la muerte. Felizmente recuperado, el acto de ayer sirvió también para homenajearle. Allí pude comprobar lo mucho que le aprecian sus paisanos. Suyos fueron un milhojas de hortalizas asadas con gallo pedro de Alborán confitado sobre emulsión de aceite de oliva y pimiento asado, muy buena combinación de productos de la huerta y del mar, que son la riqueza de Almería. El segundo fue una silla de cordero lechal de la sierra de Filabres horneado en su jugo con salsa española reducida al oloroso. Perfecto ejemplo de una cocina clásica y muy técnica. Suyos también los postres, primero el ligero y refrescante granizado de sandía (sandías de su socio Caparrós, que está ahora en su mejor momento porque la temporada en Almería va por delante de la castellano-manchega), y luego las natillas quemadas con salsa de chocolate templado.

Los vinos, en un acto de promoción de la gastronomía almeriense, fueron lógicamente de esa provincia. Se están haciendo algunas cosas interesantes por allí. Por ejemplo el blanco Flor de Indalia. Por ejemplo el Finca Onegar Expresión D'Diego. O por ejemplo el curioso Cepa Bosquet, un vino dulce de syrah de Bodegas Laujar, cuya enóloga, Virginia Bosquet, estuvo varios años trabajando en Vega Sicilia.

La breve escapada me ha permitido también un par de visitas a restaurantes de la capital almeriense. Por un lado, un sitio bien tradicional, con muy buen producto, completa bodega y trato amabilísimo: Casa Sevilla. Un lugar que respondió a la buena fama que tiene y en el que hay que apostar por el producto. Desde un bien cortado jamón ibérico de Bernardo Hernández, para mí uno de los tops en España, y un imprescindible plato de tomate raf (cuya temporada está a punto de terminar, aunque queda el llamado "tigre"), hasta un excelente carpaccio de quisquillas de Garrucha con mayonesa de sus cabezas. La costa almeriense proporciona un producto excepcional, incluido el pámpano (en la foto), un pescado difícil de encontrar incluso en estas aguas y que, según me contaban Manolo Bautista, el propietario, y Jorge Mullor, el eficaz director de sala, empezó a utilizar en el restaurante el padre de Manolo allá por los años 50, cuando nadie lo hacía. Es un pez de tamaño grande, que se alimenta de marisco y tiene una carne muy fina y con un punto graso como la de la lubina. En cierta medida recuerda al mero, aunque los pescadores almerienses lo conocen como "sardina de canto". El caso es que estaba muy bueno, perfecto de punto, con unas verduras salteadas francamente ricas. Junto a ellas, además, unas cocochas de rape con pìlpil impecable. Muy buenas, pero recargaban demasiado el plato. Me interesaron menos el huevo poché con patatas paja y gulas (ya lo sé, no me digan nada), o el milhojas de berenjena, foie fresco y queso de cabra. En cualquier caso, una dirección muy recomendable.

El otro restaurante fue La Catedral, en el coqueto y céntrico hotel del mismo nombre. Ejerce Tony García, un joven e inquieto cocinero almeriense que además elabora buenas tapas modernas para la barra del bar y la tranquila terraza que hay frente a la misma catedral. Interesante su cocina, a pesar de que le gusta en exceso añadir frutas y toques dulces a todos los platos. Del menú que nos sirvió me gustaron especialmente el tomate raf con salazones y salsa romescu; y el gallo pedro en pasta brick con ajoblanco y miel de caña. Rompe moldes en una ciudad tan tradicional como Almería.

Y por último, una buena barra de tapeo para añadir a Casa Joaquín, que para mí sigue siendo la principal referencia en la ciudad por su producto. Se trata de El Quinto Toro, con tapas a muy buen nivel: remojón almeriense, pipirrana, ensaladilla, callos... y su gran especialidad, las papas a lo pobre con huevos fritos que sacan todos los días sobre la una y media, con gente esperando para comerlas.

Amat, la Residencia Asistida y la pela estulticia

Diego Cervantes
Exteniente de Alcalde del Ayuntamiento de Almería

La Residencia Asistida de Mayores de Almería, que ocupa cien mil metros cuadrados en el Paraje del Mamí y gestiona la Diputación Provincial, constituye al día de hoy una de las residencias de mayor calidad de España, comparable a las mejores de Europa, y es todo un orgullo para los almerienses. Dotada de un excelente personal cualificado, aporta le mejor atención médica y biopsicosocial a nuestros mayores. Su construcción armónica y sostenible, desarrollada en planta baja, permite diferenciar a distintas unidades residenciales, rodeadas de setenta y cinco mil metros de espacios verdes que posibilitan la mejor convivencia y calidad de vida, que solo puede aportar este territorio de paz que facilita de forma personalizada los últimos años de la vida de más de doscientos discapacitados físicos y psíquicos.

Hay que agradecer a todos los presidentes que ha tenido la Diputación a lo largo de estos años el sostenimiento y mejora constante que han aportado, así como a todos los partidos políticos que han gobernado la Diputación, que hasta hoy han venido preocupándose  de la felicidad de nuestros mayores.

Pero siento decir que en estos momentos esta continuidad parece quebrarse y se pone en peligro este empeño consolidado, no por razones de apretarse el cinturón en algunos gastos corrientes, sino en algo mas radical y salvaje, cual es la desaparición de la residencia misma.

El actual presidente ha decidido por su cuenta y riesgo para nuestros viejos cambiar el modelo, el lugar y la forma. Anuncia trasladar a los mayores a una nueva construcción en el centro de la urbe y prescindir de la actual. Su único argumento, según declaraciones en prensa, es que “su mantenimiento es más barato ya que no se les pagara a los trabajadores el plus de desplazamiento” (pienso si no propondrá eliminar el Campus Universitario por el mismo motivo. Pero, ¿no les resulta extraño este proceder de nueva construcción en plena crisis? ¿Qué se esconde? El señor Amat, sin decirlo, tiene como primer propósito recortar ayuda social del presupuesto. Sabe que será más barato una estructura concentrada al uso, donde los actuales módulos de la Residencia, de tratamiento individualizado, se conviertan en pasillos despersonalizados, como en Torrecárdenas, donde se mezclan sin diferenciarse todas las discapacidades, que no permitiera el tratamiento adecuado que ahora reciben.

En segundo término, esta ruptura del bienestar de los mayores supondrá, al concentrarlos, menos personal, y el modelo elegido de construcción de ese edificio, similar a tantas residencias privadas, facilitará su entrega a una concesión privada para que la gestione. Si además quedan libres unos terrenos siempre pensados como destino socio-sanitario, se colma la visión de una mente neoliberal que sabe que podrían ser vendidos a empresas que se preparan para afrontar la expansión de la sanidad privada.

El negocio, que no ahorro, que proyecta el presidente queda completo, pero se perderá un modelo de bienestar de nuestros mayores más necesitados que ha costado muchos años conseguir. Al señor Amat debemos recordarle que el fin de todo político cuando preside una institución debe ser mejorar lo que encuentra y gestionarlo de la forma más correcta para la felicidad de los ciudadanos y no para los negocios, ni públicos ni privados.

Juan Carlos Usero "El Superviviente"

Iván Gómez
Periodista

Sorpresas te da la política, la vida te da sorpresas. El PSOE de la capital ha desconcertado a más de un militante al situar en su lista oficialista a Juan Carlos Usero, actual portavoz del Grupo Municipal Socialista, tan sólo por detrás de Pepa Requena, secretaria general de la Agrupación Local, de cara al Congreso Extraordinario que se celebra a principios del mes de julio. Otro de los que estaba en peligro de extinción, el que fuera en su día presidente de la Diputación y candidato a la Alcaldía de Almería, se ha convertido en un auténtico superviviente del arte de lo posible y ahora figura como uno más entre los compañeros que en diciembre del pasado año le forzaron a dimitir. Fue uno de los momentos más duros de su corta pero intensa trayectoria al frente de la Agrupación Local, cuyos integrantes quisieron que la renovación del partido que venía promoviendo José Luis Sánchez Teruel en la Ejecutiva Provincial también tuvieran su reflejo en la organización de la capital. En aquel entonces sólo contó con el apoyo de Juan Antonio Bisbal, Clara Inés y Mari Carmen Ortiz. Los demás le condenaron a un cese que apuntaba, hasta su reaparición en la lista de delegados del PSOE de Almería al Congreso Extraordinario, al destierro político. Pero no ha sido la primera vez que se ha camuflado entre unos y otros con tal de sobrevivir. Sus más y sus menos con la anterior dirección de los socialistas, la del Clan de Cuevas de Diego Asensio y Martín Soler, evidenciaron que era capaz de acercarse o distanciarse en cuestión de meses de compañeros que le ponían obstáculos en el camino.

Y un claro ejemplo fue su designación como candidato a la Alcaldía de Almería, después del fallido intento de situar como cabeza de lista al empresario Antonio Cantón. Fue en julio de 2010 cuando se eligió a Juan Carlos Usero, todavía al frente de la Diputación Provincial, como alcaldable por el PSOE de Almería con el objetivo de evitar unas primarias, pero el apoyo que recibió por parte de críticos como Nono Amate o Juan Carlos Pérez Navas no sentó nada bien a un Clan de Cuevas que llegó a plantear la opción de Francisco Giménez. Y no fue el único desencuentro. En abril de 2010 saltó el escándalo de los asesores y Griñán no dudó en dar un toque de atención a Juan Carlos Usero por la contratación de personal de confianza del PAL de Juan Enciso. Nada más conocer la denuncia de la portavoz del PP andaluz, la almeriense Rosario Soto, Griñán ordenó el cese de los asesores y la dirección del partido, en manos de Diego Asensio, no dudó en salir rápido en la acusación de Juan Carlos Usero. “Ha sido un error político del presidente de la Diputación”, aseguró la secretaria de Organización, Nerea Hernández. Pero no llegó la sangre al río y meses después acabó siendo candidato a la Alcaldía de Almería. Sus desastrosos resultados dejaron constancia del grave error del partido en su designación como cabeza de lista y también de una forzada candidatura, pero no se tradujeron en cambios. De hecho, aún sigue al frente del Grupo Municipal Socialista en el que tiene como principal adversario al concejal Joaquín Jiménez, que lidera la corriente crítica y que en la asamblea que se celebró el martes consiguió el 32% de los votos al nombrar a los delegados de los congresos ordinario y extraordinario.

Pepa Requena ha apostado por sumar todos los apoyos posibles, ante la imposibilidad de alcanzar una lista de consenso, y no ha dudado en rescatar del olvido al hombre al que sucedió una vez forzada su dimisión. Juan Carlos Usero accedió a la Agrupación Municipal en mayo de 2008 al vencer en una asamblea a la candidatura liderada por José Antonio Amate, precisamente por un 68 a 32% d e los votos de los militantes de la capital. Entonces el de Obispo Orberá era oficialista y se enfrentaba a los que ahora le acompañan en la lista de delegados. Y es que la vida da muchas vueltas, además de grandes sorpresas, y la evolución/involución de los políticos les permite estar hoy con unos y mañana con otros. Juan Carlos El Superviviente tenía los días contados, pero sobrevive

Decidido: Arenas y Sanz siguen

Isabel Morillo
Jefa de Andalucía de El Correo de Andalucía

Javier Arenas va a seguir siendo el presidente del Partido Popular en Andalucía después del próximo congreso regional del partido, para el que aún no hay fecha. Su futuro estará posiblemente en el Gobierno de Mariano Rajoy, donde probablemente será llamado en la primera crisis interna, que se prevé pronto. Rajoy está falto de un portavoz político potente y Arenas cumple todos los requisitos para ayudar a la imagen del Gobierno. Pero que nadie piense que el líder popular va a alentar la renovación interna en el PP andaluz ni va a dar paso a caras nuevas en el puente de mando. No tiene prisa. No solo repetirá él sino que ya ha advertido en su círculo político más cercano que Antonio Sanz, su mano derecha, seguirá siendo el secretario general. Lo que si cabe, es más noticia que lo anterior.

Sanz y Arenas
La operación se repite. En 1996 Arenas se incorporó al Ejecutivo de Aznar tras el fiasco electoral pero nunca, nunca, dejó la cocina del partido. Él, que es un veterano político, sabe de sobra que su poder en Génova reside en que es el jefe del partido en Andalucía. Abandonar el control orgánico del PP andaluz significaría quedarse en el aire, con María Dolores de Copesdal siempre vigilante, por más que Rajoy le tenga como uno de sus hombres de más confianza. No lo hará. Y por si acaso marcha al Gobierno dejará a Sanz en la sede de San Fernando, controlando cada movimiento interno y vigilando de cerca la operación sucesoria de cara a las próximas elecciones autonómicas. Ya cumplió ese papel el gaditano bajo el liderazgo de Teófila Martínez y debió de hacerlo bien, porque Arenas nunca dejó de ser líder indiscutible entre los populares andaluces.

El líder se aburre en el Parlamento andaluz, por mucho que no quieran que se lo digan y menos que lo escriban. El presidente del PP andaluz ya tiene otros planes en su cabeza y una hoja de ruta escrita que conoce Rajoy. Mientras, acude a maitines los lunes y ha recuperado tiempo para la lectura y la natación tras unos años frenéticos en su cruzada quijotesca por llegar al poder en Andalucía.

El primer paso será hablar con los presidentes provinciales de su partido. Es una conversación que se producirá esta misma semana. Les pedirá opinión sobre la fecha del congreso regional del PP-A, que puede celebrarse en julio o en septiembre. Y posiblemente les confirme que Sanz seguirá de número dos. Si Arenas no tiene quien le tosa, ni en público ni en privado, sí que es más fácil encontrar a algún presidente provincial (más de uno y más de dos) al que disgusta que el perenne número dos sea otra vez renovado en su puesto. Quien quiso entender que Sanz ha sido nombrado senador para garantizarle un puesto de lujo en su retirada de la vida orgánica se equivoca. El líder popular asegura que solo ha seguido el camino de los socialistas, que envían a sus cargos orgánicos más relevantes a la Cámara Alta (estuvo Luis Pizarro, Susana Díaz y lo intentó Rafael Velasco). Tiene también mucho que ver con los sueldos del Senado.

Arenas pefiere que el congreso sea después de las vacaciones, aunque ya hay dirigentes provinciales que le han señalado la dificultad de engrasar la maquinaria interna y reunir a los militantes en agosto. No lo tiene decidido. No hay que perder de vista que los socialistas andaluces celebrarán su cónclave regional en el mes julio en Almería, la provincia más pepera de Andalucía y por la que Arenas obtuvo su escaño autonómico. El líder popular preferiría alejar su congreso del socialista, que se celebrará para más gloria de José Antonio Griñán, al que las urnas del 25 de marzo le han ungido como líder del PSOE pese a su derrota.

Sería lo mismo que ocurrió antes de las elecciones pero al revés. El PSOE celebró su congreso federal en Sevilla una semana antes que el del PP. Los socialistas se navajearon y se partieron en dos en un congreso que eligió entre Rubalcaba y Chacón, mientras que el partido de Rajoy levitaba y saboreaba su poder absolutísimo en España. De camino se adelantaba a los acontecimientos y vitoreaban por adelantado a Arenas por lograr el gobierno andaluz después de tres décadas de socialismo. Lo que han debido de lamentar.

El líder del PP quiere decidir en su sucesión y controlar hasta el último detalle. No es raro. Así también lo hizo Manuel Chaves. La historia se repite. Chaves eligió a Griñán y quiso seguir mandando en el partido, pero el presidente se rebeló. Arenas está oteando en sus filas. Pregunta por Carlos Rojas. Le gusta el perfil del nuevo portavoz pero no hay nada decidido. Arenas es mucho Arenas y seguirá siéndolo con la inestimable ayuda de Sanz. Queda mucho, dice, para las próximas elecciones.