Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

José Camacho, artífice del radio-teatro en El Ejido

Antonio Torres
Director de RTVA-Almería
El teatro y la radio se han unido en El Ejido para que podamos viajar a la componente cultural del medio que es una ventana en la que muchas generaciones se robustecen de imaginación y cultura. El Festival de Teatro de El Ejido representó El fantasma de Canterville, de Oscar Wilde. Propiedades embrujadas, almas culpables, matrimonio republicano divertido que casa a la hija con un noble inglés... Bastaba con cerrar los ojos y dejarse llevar. El radio teatro volvió a tener protagonismo en el Festival de Teatro de El Ejido gracias a la pasión que muestra el realizador de Canal Sur Radio José Camacho Diez de la Torre (Cádiz, 1965), quien reside en Almería desde 1992. Camacho nos trasladó a otra época de la radio el pasado viernes en el Festival de Teatro de El Ejido. "El Festival, a pesar de los recortes", afirma, "no pierde el atractivo por la imaginación derrochada para consolidar un prestigio y un nombre".

José Camacho, rodeado de alumnas

Uno de los artífices del regreso de la radio al Festival de El Ejido se debe al técnico municipal Diego Ruiz, que conoció la experiencia lanzada hace varios años por profesionales de RTVA en una grabación realizada en el salón de actos de Cajamar, la adaptación del radioteatro de Cuento de Navidad, de Dickens, que adaptaron para Canal Sur Radio y la Cadena SER.
"La radio se visualiza a través de la imaginación", puntualiza Francisco Rentero, otro profesional enamorado de la radio, como Antonio Sánchez Joya, quien califica al realizador como un profesional ordenado y que ama el carácter de la radio en la calle.
El radioteatro conjuga todos los elementos esenciales de la radio: la palabra, la música, el silencio, los efectos especiales o ruidos. "No se trata de nostalgia, sino de seguir manteniendo un género propio del formato radio puro", matiza Camacho. El radioteatro como género acarrea una complejidad técnica y dramática muy especiales, con una nostalgia que refuerza la idea de que la radio se puede ver. La actriz Verónica Forqué, hija de Carmen Vázquez, pionera del radioteatro en Radio Madrid en los años cuarenta y posteriormente en RNE, gozó de la presentación de la obra de Camacho en El Ejido. "La música en directo", afirmó, "es lo mejor que le puede ocurrir al teatro.
El profesor del Conservatorio de Almería Joaquín González mostró su sabiduría con el piano, elemento del radioteatro. La radionovela y el radioteatro eran en las primeras décadas de la radio la metáfora de todas las conductas, de todas las pasiones y de todas las frustraciones. Un libro de referencia es La estirpe de Sautier. La época dorada de la radionovela en España, del profesor Pedro Barea. La posguerra inició su movimiento pseudo-filosófico sobre la radio como medio de comunicación masivo, como género, como estilo. Los dramáticos son tan antiguos como el propio medio radiofónico porque los locutores hablaban encima de la representación. "En la radio la imagen se codifica mediante la palabra" y ya es posible que la radio se vea, como se comprueba en las tertulias o en los programas deportivos, que cuentan con salas especiales para hacer la radio en directo con una relación entre el oyente y los profesionales del medio.
Camacho inició su trayectoria profesional en la extinta Antena 3 de Radio y en la Cadena SER. Conoce todas las provincias andaluzas: "Mis rincones favoritos de Almería están en Rodalquilar y Los Escullos por los espacios naturales que conservan y por la tranquilidad que desprenden y para perderme de verdad". Admira el carácter tranquilo de los almerienses y lo peor que soporta es la distancia familiar y los amigos de la infancia con añoranza a la playa gaditana de La Caleta, "porque allí eché los dientes". El compromiso de Camacho se traslada a la calle. Comprende a los indignados y muestra su desaliento al expresar que el hambre se está globalizando, pero confía en que el dinero del capital reaparezca de "los escondites".
Imaginación
El fantasma de Canterville exige un esfuerzo técnico auditivo muy complejo y evocador para recrear la parte fantasmal y real dentro de la propia obra. Efectos y recursos sonoros creados expresamente para recrear cada escena en la mente del oyente sin ambigüedades. A pesar de ser un espectáculo para el deleite del oído, sorprende la impresión visual causada por un escenario aparentemente sobrio, sin atrezzo, que impacta a los asistentes.
 
Técnica
Piano en directo, microfonía, mesas de sonido, distribuidores, procesadores, programas informáticos de gestión de audio, y las figuras indispensables de los creadores a la sombra, los realizadores. Como directores de orquesta manejan los tiempos, los recursos sonoros, los silencios y marcan las pautas a los actores. Todo al servicio del actor y del oyente para lograr un panorama escénico en el que sólo lo auditivo cuenta. En este sentido, los estímulos sonoros recrean toda la obra. La realización sonora lleva el sello de Antonio Martín, Luis Parejo y Ángel Roldán bajo la dirección de Pepe Camacho, que ha rescatado el género para Almería.
Actores
Los actores de radioteatro no tienen por qué ser guapos, altos y atractivos. Sorprende la vocalización exquisita de actores aficionados hechos en Almería. Su experiencia en el pasado año, en la adaptación de El Clavo, de Pedro Antonio de Alarcón, y en otras funciones de radioteatro les ayuda a cambiar su actitud interpretativa volcándose en sus posibilidades orales. Su amor por el teatro les anima a colaborar cada año con el Festival de Teatro de El Ejido en cuantas funciones se presenten. En esta ocasión voces como las de Mónica López, Roberto Rubio, Montse Pastor y el curtido Jesús Herrera, "el fantasma de la obra", entre otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario