Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

'Exodus', los esclavos del cine

Cristóbal García
Actor


Primeramente he de aclarar que no, no he ido al casting de la nueva peli de Ridley y, por supuesto, no tengo enchufe, ni sé nada más que lo que sabemos todos: lo que he oído en prensa, radio o a algún colega. Aclaro esto porque en la última semana he recibido montones de llamadas y mensajes preguntándome por el rodaje. La decisión de no ir a sido bien simple: no tenía ganas de aguantar siete horas en una cola y, lo que es más importante, el perfil que pedían no era el adecuado para mí.

"Todos quieren ser esclavos" / El Mundo
Y mira que lo siento. Por conocer a uno de los mitos de mi época, el señor que sacó un bicho mítico de las tripas de John Hurt, habría partido nueces con el culo. Pero las bases de la convocatoria lo dejaban bien claro:

- Delgadez. Yo no estoy gordo, pero tampoco delgado. Y encima me supondría no poder engordar en los próximos dos meses. Buff, casi prefiero que me rapen la cabeza.

- Aspecto árabe o africano: Bueno, cuando estoy muy moreno casi llego, pero me mata el color de ojos.

Y por último, después de escuchar lo ocurrido en Macael y Pechina se me quitaron todas las ganas de presentarme. Está uno ya mayor para pasar la noche al raso esperando en una cola de la que seguramente al final me acabaran sacando por no cumplir los requisitos.

Como alguien que no ha estado en el casting, pero con mucha relación con el cine almeriense, sí que puedo opinar de lo ocurrido, de la indignación de unos y otros. En mi opinión la mayor parte de culpa la tiene la prensa y las instituciones almerienses, y parte de culpa la tendencia, muy andaluza, de exagerar en el boca a boca.

He leído titulares en prensa del tipo: "Se necesitaran 7000 figurantes", "Ridley Scott busca 2000 actores de reparto", "El rodaje durará tres meses". Todos ellos solo han conseguido engordar una noticia hasta tal punto que más de uno ha pensado en solucionarse todo un año económicamente en un par de meses de penurias desérticas. El hacer la noticia más noticiable ha llevado a que más de uno andase estas dos semanas pasadas con un soniquete en la cabeza: "Americanos, os recibimos con alegría..." Mira tú por dónde ha faltado nuestro alcalde diciendo aquello de "Como alcalde vuestro que soy os debo una explicación...".

Las instituciones almerienses no han sido nada previsoras. La organización ha brillado por su ausencia. Las instituciones almerienses han pensado: "Bueno, yo les doy el pabellón o el centro cultural y que se apañen. Señores, algo para lo que se van a reunir 10.000 personas, muchas de ellas sin trabajo, muchas otras ilusionadas por el cine y su magia, necesita algo más de organización que dejarles un espacio y un par de guardias locales a modo de custodios egipcios.

En Almería se nos llena la boca de cine, pero solo para salir en prensa, radio o televisión. Ell cine no es solo un espectáculo, son puestos de trabajo. Unas instituciones como Dios manda, aunque no viniesen escritas en las tablas de Moisés, habrían organizado todo esto mucho mejor. ¿Por qué no han pedido a Scott que utilizase a productoras almerienses para colaborar? ¿Por qué no se han puesto varios días? ¿Por qué no han tirado de "cantera" almeriense para los puestos de trabajo, ya fuesen actores, carpinteros, maquilladores, etc.? Pues os lo diré: porque ya habían salido en la foto y les importa un huevo el resto.

Y, al fin, el boca a boca maldito, la desinformación abrumadora que ha rodeado todo este montaje y que ha llevado a tanta gente a la confusión. Informaciones pasadas de boca en boca, como aquel juego del teléfono con el que jugábamos de pequeños, han acabado transformando la realidad hasta hacerla absurda:

- De "se necesitan 2000 figurantes" hemos pasado a "quieren 7000 actores de reparto". Señores, eso serían 7.000 posibles candidatos a un Oscar, que una cosa es hacer bulto y otra ser un actor de reparto.

- De "la figuración durará unos días" hemos pasado a "80 euros diarios durante tres meses".

- De "se necesitan personas delgadas y con aspecto árabe o africano" hemos pasado a "tu preséntate, que igual cuelas aunque seas rubio con los ojos azules y midas dos metros diez".

Esta tan esperada llegada del cine con muchos billetes a la provincia ha sido un puñetero desastre, pero no podemos culpar de todo a Babieka Films. Es muy probable que los primeros abrumados fuesen ellos, y sí, es duro decirle a alguien "verás, es que no estás delgado, ni eres moreno, ni tienes aspecto árabe", y claro, decirle eso mismo a 5.000 pues desata ciertas malas practicas del tipo "no queremos gordos ni blanquitos" que acaban desatando las iras colectivas.

En fin, me quedo sin ver de cerca o de lejos a Ridley y a Bale y me conformaré con pensar que ellos se pierden mi ajoblanco y unas buenas miguicas en mi jardín.

2 comentarios:

  1. No puedo estar mas de acuerdo con tu opinion.A pesar de todo,no hemos aprendido nada de la experiencia pasada.

    ResponderEliminar
  2. Lo peor de todo son los políticos de almeria vendiendo este falso éxito debido a una inexistente gestión. Nadie sabía cuales eran las condiciones laborales, ni cuántas personas iban a contratar. Personas con niños haciendo cola, miradas de desperación de personas que no daban el perfil ni de lejos. Medios policiales y de protección civil que pagamos todos a servicio de esta empresa. Políticos haciendo el anuncio y el marketing. Somos lo que somos, una pandilla de muertos de hambre y pasamos el día lampando y es la imagen que hemos dado

    ResponderEliminar