Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Masterchef por tres centímetros

Patricia Ortega Dolz
Periodista / El País

Tres centímetros. Una pequeña distancia. Pero fue clave para que Juan Manuel Sánchez pasase de ser un perfecto desconocido que trabajaba esporádicamente de camarero en un pueblo en el corazón del desierto almeriense llamado Albox, a convertirse en el primer ganador del concurso Masterchef España, en un famoso de la tele de 25 años que ahora va por la calle con gafas de sol y gorra y que el pasado lunes preparaba un ajoblanco en la cocina de su casa. Son exactamente los tres centímetros que van de 1,87 a 1,90 metros de altura, los mismos que descartaron a su hermano Félix de los cástings de míster España en 2009. La frustración de uno fue el impulso a la fama del otro.
Juan Manuel Sánchez con su madre, Juani, en su
casa de Albox el lunes pasado. Fran Leonardo

En la estantería del salón de su casa, un cortijo con palmeras, gallinas y gatos, oculto bajo una fachada desconchada del municipio, se guardan sendos símbolos: el del fracaso y el del éxito. Ambos elaborados por Juani, la madre y el motor de esta familia de tres hermanos huérfana de padre. Uno es un book de fotos de Félix -vestido con traje, en plan deportivo, más casual, de motero…- que permanece oculto en un cajón. El otro, bien visible sobre la estantería, es una figura de un cocinero hecha a mano con goma eva, “el último grito en plástica”, dice esta maestra de escuela que se ríe de las “raspas enharinás” de los restaurantes de lujo una vez reconvertida en la juez culinaria de su propio hijo: “No tengo tomillo para la carne, pero puedes ponerle un toque de hierbabuena”.

El caso es que si Félix -el mediano- no hubiera fracasado en el intento de convertirse en el hombre más guapo de España, Juan Manuel -el pequeño- no habría triunfado como chef. Fue precisamente Félix, “a pesar de no haber llevado siempre bien su frustración”, quien animó a su hermano a presentarse cuando se enteró de que empezaban las pruebas para un nuevo concurso televisivo de cocineros. “Fue él quien le dio todas las primeras informaciones, porque trabaja en Canal Sur y se enteraba de todo. Y fue él quien le empujó”, cuenta Juani que, del mismo modo que en su momento confeccionó el book de Félix, se encargó después de grabar y editar el vídeo de presentación de Juan Manuel.

Pero no todo fue por esos tres centímetros. Antes existió una mujer. Se llamaba Emilia Gea. Era de Cantoria (el pueblo de al lado) y falleció hace tres años dejando en esta familia un gran legado culinario.

Después de su madre, es Juan Manuel el que más ha asimilado la destreza de su abuela, que durante gran parte de su vida cocinó para unos marqueses franceses en París. “A mí me mandaron de vuelta aquí con unos familiares a los 17 años antes de que me echara novio”, se ríe Juani, mientras Juan Manuel -que asegura no haber conseguido nunca “ese sabor del pisto” de su abuela- termina de darle el punto a la carne en el mostrador de una cocina americana embaldosada con aire andaluz.

Madre e hijo viven juntos (y solos) desde que sus hermanos abandonaron el hogar, “uno a Sevilla y el mayor a Brasil”. Y la convivencia -las cenas y comidas preparadas por Juan Manuel a diario y los cigarrillos de sobremesa- les han hecho cómplices. Juani le acompaña a todas partes.

“Tengo una agenda muy cargada: ahora mismo voy a la radio a Murcia, en unos días estaré firmando libros en el pueblo de al lado, después inauguraré las fiestas patronales...” La vida de Juan Manuel -que visto en su casa emplatando detrás de la barra de la cocina recuerda bastante al chico que se veía por televisión, pero sin delantal- se ha llenado de citas “de aquí a septiembre”. Después se irá a Madrid a hacer el curso que ganó -aparte de los 100.000 euros y un libro de recetas ya publicado- al resultar campeón en la primera edición de Masterchef española.

Ya sobre el hule naranja de la mesa del comedor (“se me olvidó poner el mantel pero da igual, ¿no?”), con el ajoblanco servido en vaso y un apetitoso plato de solomillo con una salsa deliciosa que le llevó “dos horas de reducción”, Juan Manuel reconoce que tardó días en asimilar “lo de ser famoso”. Cuenta que se encerró en esa casa para prepararse psicológicamente. Y asegura que su objetivo es simple: “Tener un restaurante al alcance de todos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario