Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La amenaza fantasma de la pantera vacilona

Pablo Requena

Periodista

Desde hace unos días, muchos virgitanos viven inmersos en sentimientos incompatibles: desazón y cachondeo, alarma y curiosidad, surrealismo y naturalismo. La ya célebre pantera de Castala, un gran felino salvaje que, según testigos presenciales, sigue paseándose a su antojo por el parque periurbano de Castala, en el municipio de Berja, sigue dando que hablar. Miembros del Seprona y agentes de Medio Ambiente participan, todavía, en el operativo para capturar a la pantera. Un operativo en el que se están utilizando jaulas, a modo de trampas, con comida en su interior; la pantera no pica el anzuelo, pero un gato doméstico y un zorro ya han caído en el engaño.

Hasta aquí, la información publicada por unos y por otros. Desde ahora, toca hablar de la inutilidad de la Junta de Andalucía (y que no me canso de hacerlo, oiga), cuyo intelecto colectivo parece superado por una bestia parda. Porque no me digan ustedes que hay que ser muy grande para instalar cámaras de vídeo en las distintas jaulas repartidas por Castala con el único fin de grabar a la susodicha pantera, y que resulte que dichas cámaras no hayan captado ninguna imagen.

Ya hay quien dice que las cámaras utilizadas por la delegación de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía tienen poco que envidiarle a las antiguas super-8, ya que ni siquiera cuentan con visión nocturna (como para ver una pantera negra en plena noche). Así lo ha confesado a este blog uno de los miembros del Seprona.

Por otra parte, Almería 102 ha hablado con algunos vecinos de Berja y ha constatado que hay cierta incredulidad con todo este tema; varios de ellos dudan de que la famosa pantera exista realmente, incluso dudan del testimonio del alcalde del pueblo, Antonio Torres, quien asegura haber visto al felino.

Sea como fuere, son ya dos las semanas que el parque de Castala permanece cerrado por la amenaza invisible de la pantera vacilona, mientras la fiera virgitana (la pantera, no el alcalde) sigue siendo más difícil de divisar que un empleo digno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario