Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Nueva biblioteca pública: ¿Luis Rogelio es un alcalde o un agente inmobiliario?

Laura Rodríguez-Carretero 
Portavoz de UPyD Almería 

La ubicación de una nueva biblioteca municipal ha sido motivo de numerosas propuestas a lo largo de este año 2012. Su necesidad es indiscutible habida cuenta de que la norma establecida por la Junta de Andalucía para determinar el número de bibliotecas necesarias en municipios de más de 200.000 habitantes establece que Almería debería de contar con nueve de estas instalaciones, y, sin embargo, en la actualidad sólo hay cuatro abiertas al público.

"La Villaespesa está a escasos 200 metros"
En enero de este año se lanzó desde el Ayuntamiento la propuesta de utilizar el edificio del sanatorio de propiedad municipal "18 de Julio". En mayo se mencionó la antigua estación de Renfe, actualmente abandonada, como posible ubicación de la biblioteca, en una operación que entroncaría con la recalificación de terrenos del “Toblerone”, que finalmente se vino abajo por la negativa de la Junta de Andalucía al referido proyecto de recalificación urbanística. En noviembre es el PSOE quien toma el relevo y propone como alternativa el antiguo edificio de Correos, propuesta que es rechazada de inmediato por el Ayuntamiento por “llegar tarde”, aunque el alcalde debió de explicar a dónde o a qué se llegó tarde. El penúltimo capítulo del culebrón acaeció la semana pasada en el Pleno Municipal Extraordinario, donde se estableció que la nueva localización era el Sanatorio Virgen del Mar; decisión justificada por una “ubicación céntrica”, y argumentada a través de la recalificación de terrenos del edificio de Correos y del “18 de Julio”.

El relato de la ubicación de la nueva biblioteca no es sino otra indefinición, improvisación y chapucería a las que nos viene acostumbrando la mayoría absoluta del Partido Popular.

No es el momento para gastar en ladrillos y recortar en servicios. En el pleno celebrado en abril, el concejal de Cultura, Ramón Fernández. Pacheco, rechazaba cualquier posibilidad de ubicar una nueva biblioteca argumentando que “la grave situación en que nos encontramos nos hace ser precavidos […] seguimos trabajando en fórmulas imaginativas que nos permitan acometer esa inversión”.

Estas fórmulas imaginativas no pueden consistir en comprar un edificio privado en una ubicación discutible, para la función que se quiere dotar, habiendo edificios propiedad del Ayuntamiento vacíos y con mejores ubicaciones. Esto es más de lo mismo. Estamos volviendo a la cultura del pelotazo urbanístico. Parece que en lugar de un alcalde tenemos un agente inmobiliario.

En relación con la nueva ubicación propuesta, ya existe una biblioteca en el centro (a escasos 200 metros), y, que aunque de propiedad autonómica, ofrece sus servicios a los ciudadanos de Almería, por lo que no vemos la necesidad de ubicar otra y más grande, también en centro de la ciudad.

Proponemos como solución al problema de escasez de bibliotecas otro enfoque. Lo más eficiente es ubicar bibliotecas en otros barrios utilizando para ello sólo inmuebles de propiedad pública, y lo más imaginativo sería  facilitar el acceso vía internet a los fondos bibliográficos digitalizados mediante la creación de bibliotecas digitales.

Un local idóneo para instalar esta nueva biblioteca digital es el Mercado Central provisional, que en la actualidad no tiene uso. Este edificio se encuentra próximo a barrios con densa población de estudiantes, tiene buenas comunicaciones, aparcamientos y, muy importante, es de titularidad municipal. Es la solución más eficiente económica y socialmente, y sin duda, es lo contrario de la solución propuesta por nuestro alcalde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario