Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Nadie quiere hacer daño al PP

Teleprensa 
Editorial 
 
Pocos días después de que el alcalde de Somontín, Ramón Rueda, deje el Partido Popular en Almería para no causarle ningún perjuicio tras una sentencia de un juez que le inhabilita para ejercer cargo público durante casi ocho años por autorizar el suministro de agua a una vivienda propiedad de su suegro, un nuevo dirigente hace lo mismo porque le han pillado en el escenario de un chantaje, del que se siente víctima pero que le coloca a los pies de los caballos. El diputado por Madrid Santiago Cervera ha presentado su renuncia como diputado y abandona el partido después de haber sido detenido por su implicación en un supuesto chantaje al presidente de Caja Navarra, José Antonio Asiáin y, por supuesto, para no perjudicar a un PP que ha sido 'tan generoso' con él.
 
Salvando mucho las distancias, uno ha sido condenado, el otro se encuentra imputado, en un caso por un tema menor en otro por un delito bastante más grave, ambos se van por la 'puerta grande' que siempre les ofrece el PP para que así tengan las manos libres para poder defenderse y de paso no le salpique mucho a las siglas. Sin embargo, en estos tiempos donde impera cierta inmoralidad en todo lo concerniente a lo público, no parece suficiente con que uno abandone unas siglas y con ello se enfrente solito a la justicia ordinaria.
 
Ramón Rueda se va con el reconocimiento de todo el PP -así debemos entender cuando se le respalda desde el estadio más alto, desde la presidencia-, a pesar de que ahora se encuentre en el Grupo de los no adscritos y siga gobernando en su pueblo, donde el PP se ha quedado sin representación, al llevarse con él a todo el Grupo Popular. Y aún hoy le siguen haciendo la ola por lo buena persona que es y sólo les falta llamar canalla al juez por condenarle por una 'tontería' cuando hay otros que se libran y las hacen más gordas. Y es verdad, es injusto que otros se libren porque no se les pilla nunca, pero no lo es que se condene a quien tiene culpa.
 
No extraña, de cualquier manera, que en las filas del PP estén todos bien aleccionados ante casos así. Y que haya un pacto no escrito por el que tenga que salir todo aquél al que se pille en temas turbios. Pero no es menos cierto la gran generosidad de este partido a la hora de despedir a sus ya ex compañeros -en el caso de Cervera, la número dos, Dolores de Cospedal, ve el caso 'extraño' además de causarle sorpresa- y no está muy claro la moralidad de esa actitud. Ni la de la oposición cuando calla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario