Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Democracia falseada

Víctor Mengual Arrufat
Comentarista político

Se han ido perdiendo ciertos valores clásicos que nos han regido. La Honestidad, el Respeto, la Dignidad. La cultura del esfuerzo es una máxima trasnochada y motivo de risa. El personaje político es el espejo en donde se miran cientos de miles de jóvenes, para lo bueno y también, desgraciadamente, para lo malo. Ellos los educan con su ejemplo. ¿Cuál es el ejemplo que les dan a nuestros jóvenes? El cinismo, la cultura del pelotazo y la mentira. ¿Quién es el culpable? Quizás se pueda repartir, pero, sin duda el mayor porcentaje se lo lleva la Multicolor Casta Política.

Víctor Ruiz Iriarte, escritor madrileño de los años 70, decía:  “El delito de los que nos engañan no está en el engaño, sino en que ya no nos dejan soñar en que no nos engañarán otra vez”. La primera y gran mentira es que ellos dicen ser los tutores y custodios de nuestra democracia. Es falso, pues se han cargado su espíritu al romper la separación de poderes que promulgaba Montesquieu. En España el Poder Ejecutivo somete al Poder Legislativo y domina al Poder Judicial, por lo que estamos viviendo en una democracia falseada, sin hablar del Poder mediático con sus controladas  televisiones públicas.

Nos mienten diciendo que colaboran solidariamente con el gasto social y pagan un IRPF simbólico y menor que el resto de mortales y se auto-regalan privilegios de casta. Nos mintió, poco antes de las elecciones de 2007, el exvicepresidente Solbes en su debate televisivo con Pizarro y se burló de él diciendo que no existía ninguna crisis. Lo hizo Zapatero por “metella y no enmendalla”, en su huida hacia adelante, negándonos la crisis y diciendo ver brotes verdes y luces al final del túnel. Cierto es que a este caballero lo creo muy capaz de poder ver esos brotes desde su nube, que, a su vez, comparte con Heidi. Lo hizo Aznar cuando nos dijo que Irak tenía armas de destrucción masiva como justificante de una guerra (quizás, a él también lo engañó Bush y su CIA, pero mintió). Lo hizo Camps cuando dijo que tenía las facturas de compra de sus trajes y no aparecen.

Lo hacen cuando nos dicen que es necesario, por el interés público, que desde el desempleo nos apretemos más el cinturón para salvar a los insaciables bancos y cajas de ahorro, así como a sus directivos, que se han hecho ricos arruinándonos a nosotros. (La señora Amorós, directora de la CAM, 369.000 € de sueldo anual y vitalicio).

Nos mienten cientos de alcaldes y concejales multicolores pillados in fraganti en todo tipo de tramas urbanísticas. y nos engañan utilizando tarjetas Visa para sus comilonas y sus aventuras sexuales en puticlubs de lujo.

Nos mienten sin recato y con todo descaro nos engañan. La madre de todas ellas es cuando nos dicen que todos somos iguales ante la Ley. ¡Cinismo! Ellos bien saben que rara vez pagan sus fraudes y desmanes. Siempre se escapan por algún recoveco legal, pues son ellos quienes hacen las leyes y siembran rendijas de escape por los tribunales de justicia.

Parece ser que el mejor político es aquel que más y mejor miente. Las mentiras, de tanto repetirlas, se las creen ellos mismos y, lo que es peor, también nos las hacen creer a nosotros a pesar de que cada vez somos menos crédulos. Debemos romper ese espejo.

Buenos días, y como aviso a los navegantes les diré que Otto Eduard Leopold von Bismarck-Schönhausen, 1815-1898, conocido como Otto von Bismarck, militar, prosista y político alemán, apodado “Puño de Hierro”, afirmaba que “Nunca se miente tanto como  después de una cacería, después de una guerra y antes de las elecciones”. Si es así, en noviembre, ¡que Dios nos coja confesados!

No hay comentarios:

Publicar un comentario