Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Periodistas muertos de hambre

Javier Salvador
Periodista

Y eso parece que es lo que toca, que volvamos a ser ese estereotipo de plumillas a los que el wisky ahoga las penas y un bocadillo caliente amansa el espíritu crítico si permitimos que un monstruo de la política que sólo conoce la nómina pública se permita decir que lamenta que los periodistas echen de menos los montaditos de las ruedas de prensa de los martes en Diputación. Y les voy a contar una cosa sobre los montaditos y la decencia de las personas.

Sí, es cierto, el equipo de gobierno del PSOE y antes el de Añez se dieron cuenta un día de que los periodistas, que corren de una rueda de prensa a otra a otra como almas perseguidas por el diablo de diez de la mañana a 12,30 horas, literalmente se tiraban hacia los montaditos que sobraban tras las reuniones que celebraban sus equipos de gobierno. Como entendieron que eran personas que literalmente volaban Paseo arriba y abajo durante todo la mañana, tomaron la determinación de, en vez de pedir montaditos sólo para ellos, aumentar la dosis para que los periodistas pudiesen desayunar los martes con algo de gracia.

Eso no quiere decir que no tomasen un café y unas tostadas de su propio bolsillo o que sólo desayunasen los martes, sólo que los martes había una cita simpática, amable, en la que se les valoraba como personas y no sólo como meras herramientas de las que viven los políticos, porque si esos muertos de hambre no escriben sus crónicas estos políticos de hoy no serían nada, y digo nada porque ser alguien en esta vida es mucho más que tener un cargo político.

Verán. Ya no estoy en estas guerras porque, sencillamente, no me apetece. Estoy hasta los huevos de ese quiero y no puedo de Almería donde todo el mundo calla para ver si así le toca algo. Pero no. Hasta aquí podíamos llegar. Yo, como muchos otros compañeros, he comido muchos bocadillos de foiegras La Pamplonica porque era lo más barato y por tanto lo más llevadero para llegar a final de mes. Al final todos hemos salido adelante y el que más y el que menos ha intentado que esos que llegaron después tuviesen algo más de terreno ganado, por lo menos como premio sufrido por los demás. Maldito logro conseguir que los que ahora trabajan por lo menos coticen a la Seguridad Social. Y no sé cómo se escribe escupitajo, porque les juro que lo plasmaría en este párrafo.

Pues bien, resulta que un iluminado, uno que si nos busca nos va a encontrar y a ver si al mismo tiempo es capaz de localizar la factura de su primer coche y justificar por qué un conseguidor fue con él a comprarlo, se permite llamar muertos de hambre a los periodistas que reclaman que la Diputación Provincial cuente semanalmente lo que hace.

Miren, a mi me enseñó esto del periodismo un loco de la profesión, pero no loco por desequilibrado sino por la vocación hacia su oficio. De las muchas cosas que se me quedaron grabadas una creo que es fundamental: “cuando el colectivo de periodistas sea capaz de demostrar que un individuo no es nadie porque no se le menciona en ninguna parte, los llamados profesionales de esta profesión dejarán de ser junta letras y podrán llamarse periodistas porque el resto aprenderán la lección y mostrarán el respeto que deben a quienes dan sentido a su profesión, es decir, la de político”.
(Teleprensa)

3 comentarios:

  1. Me parece perfecto todo lo que se dice en el artículo

    ResponderEliminar
  2. dónde has estudiado la carrera Javier Salvador de periodismo. Dilo en algún articulo, y tu mujer. me gustaría saber cuando eras presidente de Nuevas Generaciones tus ambiciones personales.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí amigo.
    Cualquiera de tu profesión que quiera algo, parece que tiene que ponerse del lado de alguno (PSOE / PP) para seguir adelante.
    O son pordioseros, o deberían de ponerse a cuidar cabras, que seguramente quedarían mejor ante sus lectores.

    ResponderEliminar