Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Niños en desamparo institucional

Teleprensa
Editorial

Justo hemos venido a conocer que la Asociación de Amigos del Sahara tiene que abandonar su sede en Almería debido a la falta de sensibilidad de las administraciones públicas -dado que ni el Ayuntamiento capitalino ha aportado el dinero prometido, 9.000 euros, ni la Diputación Provincial los 25.000 euros- en la semana donde también hemos sabido que la mujer del alcalde popular de la capital ha sido contratada como asesora de la institución provincial. Y francamente resulta muy dolorosa esta coincidencia.

Esta ONG ya había sufrido los recortes propios de la crisis, ya que de ser una de las más dinámicas de Andalucía -pudo traer en los años de bonanza hasta cerca de 200 niños saharauis con su programa Vacaciones en Paz- ha pasado a reducir drásticamente la acogida de niños en verano a menos de cien, 82 en 2011. Bueno, pues ahora sabemos que ni eso. Que aún no han podido abonar el viaje que realizaron estos niños. ¿Y todo por qué? Por un cambio de gobierno en la Diputación ya que el Ayuntamiento nos ha asegurado que la subvención se abordará en la próxima junta de gobierno y esta asociación podrá recibirlo en octubre.

Sí, el problema es un cambio de gobierno en la Diputación. El PSOE se comprometió con esta ONG a aportar 25.000 euros, pero, lástima, no lo dejó por escrito. Sin embargo, la institución provincial acogió sin dudar la presentación de la nueva edición de este programa, en fechas en las que aún gobernaban los socialistas. Llegan los populares al poder y no hay dinero. Si te he visto no me acuerdo y lo que me cuentas no está por escrito, luego no me lo creo. En otros tiempos, los contratos eran verbales y tenían la misma validez que los documentos que hoy se firman y aún me atravería a decir que más. Lástima, el hombre ha dejado de ser noble y ya no se reconocen los compromisos si éstos no están sellados y rubricados.

No hay nobleza ni tampoco sentido institucional porque no se trata de hacer la vista gorda por un contrato con una empresa privada de no sé cuantos miles de euros sino de no dejar morir a una ONG con una trayectoria de 22 años que en cierta forma también refleja el sentido solidario de la sociedad almeriense, que año tras año se ha volcado siempre que ha podido para recoger a estos niños.

Lástima de dinero que sí se va a poder invertir en un asesor y no en dar continuidad a esta asociación. Y lástima de foto, la de este verano, cuando los niños llegaron a Almería y fueron recibidos con los brazos abiertos por el nuevo equipo de gobierno, del PP, o más bien su vicepresidente Aureliano, que no dudó en hacerse la foto sin garantizar que esa partida estaba asegurada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario