Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Ley mordaza en Diputación

Teleprensa
Editorial

A menudo el ciudadano se queja de las interpretaciones que la prensa, guiada o no por una línea editorial -eso no siempre ocurre aunque muchos crean que hay dirigismo dentro de los medios de comunicación-, realiza sobre cualquier materia informativa , al margen de la opinión. Muchas más veces es el propio político que ofrece una rueda de prensa quien se siente manipulado por las palabras dichas o tratadas fuera de contexto. Lo cierto es que las nuevas tecnologías permiten que existan periódicos digitales, como éste, que trata de ofrecer la información tal y como la cuenta el que la difunde aunque en otras ocasiones seamos los propios redactores quienes la transmitamos. También permite que el ciudadano tenga acceso directo a plenos y ruedas de prensa, como es el caso de El Ejido, cuya radio local transmite este tipo de intervenciones, lo que consigue en cierta medida dejar en un segundo plano al propio medio de comunicación y el vecino puede, tal vez con mejor criterio, desde luego sin influencia alguna, valorar lo que hacen y dicen quienes le gobiernan. Radios locales, internet, pero también twitter o facebook nos acercan a una comunicación sin intermediarios, y mientras la mayoría lo aplaude, otros deciden que todo esto les empequeñece o sencillamente no les permite maquillar su discurso ni por supuesto poder culpar al periodista si finalmente sus palabras no han gustado al gran público.

Es de lamentar, por tanto, que la Diputación de Almería esté dando pasos hacia atrás. Mientras las instituciones, muchas, se afanan por ponerse al día, con unos servicios digitales de información que puedan ser consultadas por los vecinos, que ofrezcan no sólo las ordenanzas que tienen obligación de ser públicas sino esas comparecencias que se producen cada vez que se quiere dar a conocer lo que se hace en cada casa, en qué se gasta el dinero o qué preocupa, la institución provincial decide cortar con este hilo directo con el ciudadano.

La llamada de atención que los periodistas hicieron para que hubiera una comparecencia al menos semanal, después de dos semanas sin abrir la boca, dio paso a una rueda de prensa “obligada” -hasta en las formas se notó-, donde la exposición apenas duró cuatro minutos.

La siguiente pataleta infantil ha sido la instauración de una nueva ley mordaza consistente en dejar de emitir estas comparecencias a través de la radio provincial -una emisora creada supuestamente para llegar a toda la provincia de Almería-, y la justificación es tan peregrina que asusta: algunos periodistas se han quejado de que sus “exclusivas” quedan eclipsadas. ¿Exclusivas en una rueda de prensa? El trasfondo de todo esto no es más que un miedo escénico que pasma, un miedo a responder a la prensa en público, donde nadie pueda malinterpretar y donde se evidencia la falta de miras, además del escaso recurso que del lenguaje tienen algunos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario