Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

No es lo mismo apoyo que acaramelamiento

Juan Folío
@opinionalmeria

Ramón Fernández-Pacheco, el alcalde de Almería, y la dirección de Ciudadanos en la provincia viven una época de acaramelamiento que se manifiesta de muchas maneras. Una de ellas la hemos visto esta misma semana, con la visita que al Ayuntamiento han realizado el presidente del Grupo Parlamentario de Ciudadanos Andalucía y portavoz Autonómico, Juan Marín, y la portavoz provincial y parlamentaria andaluza de Cs Almería, Marta Bosquet, para entrevistarse con el propio alcalde y la concejala de Economía y Contratación, María Vázquez.

“Si Marta tiene que bailar con Ramón, que baile, pero bailar pegados, no, por favor”

Juan Marín ha querido, con esta visita, hacer saber al alcalde que su interlocutor en Ciudadanos, para lo bueno y para lo malo, no es el portavoz municipal, Miguel Cazorla, que anda en declive dentro de la organización, y tampoco ninguno de los otros dos concejales, Mabel Hernández y Rafael Burgos, sino la ya poderosa Marta Bosquet, máxima representante de la organización en la provincia de Almería. De hecho, a la reunión de marras no acudió ninguno de los concejales ni siquiera como oyentes.

Una reunión municipal sin rastro de los representantes municipales de Ciudadanos

Nadie duda en el Partido Popular de que sus miembros se sienten cómodos teniendo como interlocutora a Marta Bosquet y nadie duda en Ciudadanos que Marta Bosquet se encuentra más que cómoda negociado con el equipo de Gobierno del Partido Popular. Pero una cosas son las buenas sintonías y otra cosa son los acaramelamientos. La foto que se echaron ayer el máximo responsable municipal y la máxima responsable del partido que le apoya está siendo calificada como desmedida por algunos simpatizantes de Ciudadanos. “Si Marta tiene que bailar con Ramón, que baile, pero bailar pegados, no, por favor”, dice jocosamente un miembro de Ciudadanos partidario de guardar las formas y las distancias.