Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El periodista Manuel Arroyo anuncia nuevo trabajo sobre la guerra del Rif

Antonio Torres
Periodista

El periodista Manuel Arroyo publica una edición digital ilustrada de Impresiones Marruecas (Crónicas de un tiempo pasado), una visión intimista de Marruecos.



Las noticias que nos llegan de Marruecos suelen estar ligadas la mayoría de las veces a una patera cargada de personas desesperadas, al Sahara, Ceuta y Melilla o los problemas de la pesca. Pero nuestro vecino del sur es un país más complejo al que debemos querer y acercarnos. El periodista Manuel Arroyo Durán (Sevilla, 1948) es un enamorado de Marruecos, autor de Impresiones Marruecas:

“Este no es un libro de viaje al más clásico estilo. Tampoco es un ensayo sobre la historia o la realidad actual de Marruecos. Es solamente la expresión de una visión intimista de alguien que, como yo, llegó un día de enero de 1999 a un país que desconocía y se marchó un día de septiembre del 2002 sin llegar a conocerlo. Son las impresiones vividas, día a día, al contemplar mi entorno mas inmediato: las calles, las gentes, las costumbres, los olores, los sonidos, el color, el dolor, las risas, los cantos, los rezos. La vida misma contemplada con ojos curiosos y mente abierta. Una realidad dura que refleja, además, la imagen de un poder omnímodo que se resiste a cambiar”.

Arroyo, primer director de Canal Sur Radio Almería (1989), relata en este libro esa transformación consustancial a la idea más completa de un viaje. Poco a poco se van registrando realidades muy duras, crudas a veces, más dulces otras, de la cotidianeidad mezcladas con menciones muy directas al suceso menos ordinario como la muerte de Hassan II, el problema de la inmigración/emigración y la recepción in situ de sucesos como los de El Ejido, el 11-S, o el conflicto de Perejil, entre otros. “Suele sucederle al viajero que un buen día llega a un lugar que desconoce soberbiamente y otro buen día se marcha con la humilde impresión de que le falta mucho para llegar a conocerlo”. 

Arroyo prepara un nuevo libro sobre la guerra del Rif (1909-1927), en la que su abuelo es cronista de una guerra a la que le enviaron cuando era ya padre de dos hijos. Una guerra originada por la sublevación de las tribus de la región montañosa del norte de Marruecos contra las autoridades coloniales francesas y españolas. Carmen de Burgos escribió crónicas como reportera de esa sangrienta guerra.

¿Cuál es la génesis de la introducción de Canal Sur Radio y Televisión en Marruecos?, le preguntamos a este  profesional inteligente y peleón. “Canal Sur aterriza en Marruecos tras la firma de un acuerdo de colaboración con la cadena de televisión marroquí SOREAD-2M, una empresa semipública y bilingüe. Un acuerdo que es inducido por el entonces príncipe Sidi Alí, hoy rey Mohamed VI, en el transcurso de un ágape con motivo del cumpleaños de Juan Carlos I en el que estaban presentes el presidente de la Junta de Andalucía Manuel Chaves y también el añorado Director General de RTVA Eduardo Abellán. Arroyo abrió el camino de RTVA en Marruecos. “El reto era doble: desarrollar el acuerdo e instalar una corresponsalía de radio y televisión”, rememora Arroyo, un insobornable defensor del Medio Ambiente desde su casa de Aguadulce. 

Recuerda su primer trabajo informativo en Marruecos en el que hubo referencias a Almería con la presencia de Ramón de Torres, el amigo personal de los dos grandes desaparecidos Goytisolo y Valente. “Si. Mi primer trabajo fue un reportaje para el programa Reporteros de Canal Sur Televisión sobre la presencia de Andalucía en el norte de Marruecos. Ese mismo año muere Hassan II y el príncipe se convierte en rey, un monarca moderno que despertó muchas ilusiones que no tardaron en truncarse”. La falta de libertades rompió el sueño: “Marruecos siempre ha sido un hueso duro para la diplomacia española. Maneja muy bien su política exterior y sabe aprovecharse de su valor estratégico para conseguir protección de Francia y Estados Unidos”. 

Manolo Arroyo dejó la corresponsalía para realizar otras funciones en Canal Sur. Le sucedió el actual subdirector de Informativos Gabriel García y luego por Toñi Murillo, Jorge Bolívar y Miguel Chaparro. En enero de 2015, Canal Sur Televisión dejó sin corresponsales Marruecos, con sede en Rabat, y la corresponsalía de Bruselas, que en los últimos años estuvo dirigida por la curtida periodista Marisa Doctor. No se trata de un cierre definitivo, se dijo en 2015. Marruecos y Bruselas son dos plazas estratégicas muy importantes para Andalucía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario