Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

La fuerza del pueblo andaluz

José Luis Sánchez Teruel
Secretario General del PSOE de Almería

Hace justo un año, les hablaba desde estas mismas líneas de los 40 años de la autonomía de Andalucía y de cuán importante era defenderla. Cuando se publicaron aquellas líneas, nada hacía presagiar lo que estábamos a punto de vivir. En las horas siguientes tendríamos noticias del primer caso de coronavirus confirmado en nuestra provincia. 

En estos doce meses, la pandemia ha generado una crisis sin precedentes en nuestra sociedad, sacudiéndolo todo, hasta dejar en la superficie lo importante: la empatía y la solidaridad. 

La sanidad pública ha revelado toda su grandeza en esta epidemia, en la que nadie ha mirado la cuenta corriente de nadie para poner a su disposición todos los recursos disponibles en la lucha contra el virus

El servicio público, los servicios públicos, han sido –están siendo– la tabla salvavidas de esta crisis. La sanidad pública ha revelado toda su grandeza en esta epidemia, en la que nadie ha mirado la cuenta corriente de nadie para poner a su disposición todos los recursos disponibles en la lucha contra el virus. La educación pública ha seguido formando a nuestros niños, garantizando la igualdad de oportunidades. La investigación científica, alimentada en su mayor parte con recursos públicos, es la que ha hecho posible esa gran esperanza que hoy tenemos y que se llama vacuna. 

Los servicios públicos de los que hoy disfrutamos los andaluces fueron levantados y fortalecidos, durante los 40 primeros años de autonomía, por gobiernos socialistas. El PSOE hizo posible ese milagro que hoy seguimos teniendo en pie, pese a los esfuerzos de algunos por derrumbarlo. 

En este sentido, el deterioro que han vivido la sanidad y la educación públicas andaluzas durante los dos últimos años, desde la llegada de PP y Cs al Gobierno andaluz, es innegable. Su gestión de la pandemia lo ha puesto de relieve: los almerienses hemos pasado un año sin poder ir al médico, los profesores han tenido que dar clases en medio de una pandemia sin ni siquiera ver reducido el número de alumnos a su cargo. 

Todo esto no ha sido fruto de la casualidad, sino la consecuencia lógica del plan de desmantelamiento de lo público con el que la derecha llegó al poder y al que no ha querido renunciar.  

Por todo ello, por todo lo que está en juego, la defensa de la autonomía andaluza es hoy más importante que nunca. Este 28-F no puede quedarse en un spot televisivo o un simple acto institucional. Andalucía tiene futuro y tiene que defenderlo.  

Nos jugamos mucho. Lo que hemos construido durante 40 años de autonomía se puede perder si despedazan nuestros servicios públicos para venderlos al mejor postor. La derecha es especialista en este tipo de negocios, pero la fuerza del pueblo andaluz es mucha. Por eso, por el orgullo de lo que somos y de lo que hemos conseguido hasta llegar aquí, feliz 28 de febrero. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario