Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Griñán, el reconquistador

José María Ortega
Exdelegado de Cultura

El resultado de los comicios últimos ha puesto de manifiesto una vez más la proverbial sabiduría del pueblo andaluz. Su sensibilidad hacia las políticas sociales en salud, educación y  servicios comunitarios ha inclinado la mayoría de su voto a la izquierda, consciente de que Arenas vendría con el hacha dispuesto a cortar estos logros conseguidos por los gobiernos socialistas, como está haciendo Rajoy en el Gobierno de España y sus colegas en el resto de las comunidades.

El llamado "clan de Cuevas", junto al alcalde de
este municipio, Jesús Caicedo
Andalucía ha vuelto a dar casi toda su confianza al PSOE de Griñán, pero con un aviso interesante. El pueblo le ha dicho: “Te seguimos apoyando, pero, ojo, vas a estar controlado de cerca por IU para que tu política no gire a la derecha arrastrada por las presiones del gobierno central y de los grupos financieros ni se cometan irregularidades ”. Lógica advertencia.

El elevado apoyo de los andaluces a José Antonio Griñán en las urnas, en contra de  los pronósticos reflejados en todos los sondeos, que daban la mayoría absoluta a Javier Arenas, demuestra la valía del político socialista y su capacidad de liderazgo para reconquistar el prestigio que el PSOE estaba perdiendo en Andalucía por una serie de motivos que considero conveniente analizar.

Entre las causas que han venido deteriorando la imagen del PSOE andaluz hay que diferenciar las ajenas, como la crisis económica que está desgastando a todos los gobiernos, de las producidas dentro del propio partido. Estas últimas, como la actuación delictiva de algunos cargos públicos en los ERES y el nefasto comportamiento de ciertos militantes en sus ataques, explícitos o solapados,  contra el propio Presidente, son las que más daño han ocasionado.

Precisamente en Almería, hemos sido testigos del cainismo visceral de algunos militantes como el del anterior secretario provincial Diego Asensio que, tras cesar por haberle dimitido más de la mitad de su propia ejecutiva contraria a su gestión, en lugar de asumir sus propios errores, convocó rueda de prensa en la sede del partido y echó la culpa a las continuas agresiones que el partido y  la provincia de Almería vienen recibiendo del presidente de la Junta de Andalucía y secretario general del PSOE de Andalucía, José Antonio Griñán....que no ha defendido los intereses generales, por el contrario, se ha dedicado a perjudicar los intereses de nuestra tierra,  anteponiendo los personales a sus deberes y obligaciones como Presidente de todos los andaluces”. Ni que decir tiene que tales 'perlas' han ido machacando los oídos de los votantes al ser paseadas por toda la provincia como cuña publicitaria que el PP ha utilizado, con toda lógica, en su reciente campaña.

Claro que en tal cruzada anti-Griñán,  Asensio no está solo, en el vídeo se ve también la cara sonriente del que fuera consejero y anterior secretario provincial Martín Soler, entonces presidente y autor intelectual de la movida. Ambos mantienen una estrecha relación con su 'padrino' Luis Pizarro que, siendo factótum de la anterior ejecutiva regional, bloqueaba los procesos  electorales internos contrarios a sus dos apadrinados y viene participando en encuentros y comilonas con militantes de su misma 'sensibilidad' en Calapanizo, chalet  de Llaguno (otro ex-alto cargo del ‘clan de Cuevas’), y a los que también ha  asistido alguna vez  Gaspar Zarrías, entre otros.

Ante tales  maquinaciones, hay motivos sobrados para pensar que el núcleo de resentidos ha pretendido minar la gestión y el prestigio del Presidente para que fracasara en las elecciones y poder desbancarlo de la secretaría regional del partido, porque este lobby no ha encajado aún su pérdida de poder en el último congreso regional. Lo que no sospechaba es que una gran parte de los votantes andaluces supiera apreciar la honestidad y la buena gestión de Pepe Griñán al frente de la Junta, así como su desvinculación de la gestión delictiva de los ERES que su propio gobierno denunció ante el juzgado y  que tal irregularidad estaba más próxima al anterior mandato de los conspiradores. El resultado de las urnas lo ha confirmado.

La autoridad moral y política de Pepe Griñán en las actuales circunstancias es lo suficientemente alta para acometer la difícil tarea de desprenderse de esos elementos nocivos que tanto daño han ocasionado al partido y a la política andaluza en general. Parece ser que se les va a incoar expediente disciplinario ante la Comisión de Ética y Garantías del PSOE a algunos de ellos.  Somos muchos los militantes socialistas y los ciudadanos andaluces que aplaudimos este tipo de decisiones en defensa de la ética. Con su valiente actitud, está iniciandoí Griñán la verdadera reconquista moral en el interior del PSOE, previa a la exterior, que se plasmará más adelante con el avance electoral socialista por el resto de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario