Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Del sueldo de Amat y otras cosas

Juan Folío
La Opinión de Almería

Gabriel Amat Ayllón, Alcalde-Presidente del tercer municipio de Almería, o segundo según  se mire, compartirá dicho cargo con el de Presidente de la Diputación Provincial. La polémica sobre la simultaneidad de ambos cargos está abierta, pues hay quienes consideran que tanto un organismo como otro requieren de una persona con dedicación exclusiva, las veinticuatro horas del día, mientras los hay también que consideran que, formando equipos adecuados, Gabriel Amat puede dirigir ambas instituciones sin ningún tipo de problemas. Se considera que quien debería haber intervenido en la polémica es el Partido Popular, que nunca debería haber permitido la ostentación de ambos cargos en una sola persoba, pero qué va a hacer el PP cuando Gabriel Amat es el propio presidente del partido.

Ahora, más que en la simultaneidad de los cargos, que es una decisión irreversible y sobre la que Amat ha dado orden de que no se ponga en cuestión, el debate se centra en el tema de los dineros. Gabriel Amat ha anunciado: “Aún no sé si mi sueldo será de la Diputación o del Ayuntamiento de Roquetas, pero lo que sí puedo anunciar es que no cobraré de los dos organismos”. En el primer pleno del año del Ayuntamiento de Roquetas, el sueldo del alcalde se ha establecido en 4.300 euros mensuales. Por ello, hay que deducir que Amat cobrará solamente del ayuntamiento roquetero.

La decisión no deja de ser sorprendente. Porque la lógica dicta todo lo contrario de lo afirmado por el propio Gabriel Amat. Si va a ser Presidente de la Diputación y Alcalde de Roquetas de Mar lo más propio sería que ambas instituciones compartieran los haberes de su máximo mandatario. No es justo para los roqueteros que tengan que ser ellos quienes sufraguen, con sus impuestos, los haberes del Presidente de la Diputación, del mismo modo que no sería justo que fueran todos los almerienses quienes sufragaran con sus impuestos los haberes del Alcalde de Roquetas de Mar.

Creemos que las afirmaciones de Gabriel Amat fueron precipitadas y que más bien lo que quiso decir es que sus ingresos como político no se iban a ver multiplicados por dos. Pero eso es algo muy distinto a afirmar, como afirmó, que su sueldo lo iba a pagar una institución o la otra, no las dos. Lo justo y razonable es precisamente todo lo contrario, que la compartan las dos. Aunque, puestos a ahondar más en el asunto, lo más justo o razonable quizás sea que cada organismo tenga su presidente. Cada persona un cargo, que suele decir Arenas. Hay quien dice que la situación de bipolaridad se mantendrá solamente unos meses, los necesarios hasta que Gabriel Amat deje solucionado definitivamente el tema de Las Salinas, donde mucha gente ha invertido mucho dinero esperando su conversión en suelo urbano. Pero las protestas de los propietarios minoritarios de Las Salinas han trastocado los planes de Amat, que nunca podía imaginar que en la pasada legislatura el tema de Las Salinas no quedara resuelto.

Nota del autor:

Este artículo fue redactado tras los acuerdos adoptados por el Ayuntamiento de Roquetas de Mar sobre las retribuciones de sus cargos públicos. Esta semana se ha celebrado el pleno de la Diputación Provincial, donde se ha acordado que el nuevo presidente, Gabriel Amat, cobrará íntegramente su sueldo como presidente de la institución, rechazando el otorgado por la corporación roquetera.

A la vista de lo acordado, me tengo que ratificar en lo dicho en mi artículo: si Gabriel Amat presta sus servicios a dos instituciones, ambas se tienen que repartir las cargas económicas derivadas del cargo de presidente de la Diputación y de alcalde. No es lógico que sea la Diputación, o sea, toda la provincia, quien tenga que pagarle a Roquetas su alcalde. En la actividad privada, cuando un trabajador presta servicio a dos empresas, ambas hacen sus retribuciones y comparten las cotizaciones a la seguridad social. Si Amat considera que sus retribuciones políticas deben ser de 70.000 euros al año, esta cantidad debe ser sufragada en la parte correspondiente por los dos organismos a los que presta su trabajo. Vamos a poner un ejemplo de la incongruencia de la medida adoptada: supongamos que un día, al bajar por las escaleras del ayuntamiento, el alcalde resbala y se daña. Tiene necesidad de pedir la baja laboral, puesto que es un profesional -de la política, pero profesional, al fin y al cabo-, ¿es justo que sea la Diputación quien sufrague las consecuencias de ese infortunio? 

7 comentarios:

  1. No podría expresarse mejor. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Ya de por sí ofrece pestilencia que esté en la política un señor como Amat, investigado por corrupción y enriquecido fraudulentamente.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1/7/11 22:55

    LAS SALINAS, en principio se harían PARCELAS PARA MAESTROS? y después QUÉ?

    ResponderEliminar
  4. Anónimo2/7/11 09:17

    probablemente esta es la nueva politica que viene en los ayuntamientos de la mano del pp, es decir gastos superfluos fuera, no duplicar gastos, por eso se entiende una persona dos cargos, por lo tanto se ahorra un sueldo.. Es que Amat siempre ha sido muy muy listo y los roqueteros my my tontos???

    En fin una vez mas los politicos prefesionales nos toman el pelo a los ciudadanos. Ver para creer...

    ResponderEliminar
  5. Estoy totalmente de acuerdo con el artículo, los comentarios algunos totalmente partidistas.
    Seguro que la Diputación marchará bastante bien, con este equipo de gobierno.

    ResponderEliminar
  6. que verguenza tener a este hombre representado a toda una provincia de almeria.

    ResponderEliminar
  7. amat es lo suficientemente listo como para llevar los dos cargos

    ResponderEliminar