Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Aureliano, que no es para niños

Javier Salvador
Director de Teleprensa

Les confieso que, como Camps, tengo unas ganas locas de que se sepa toda la verdad de algunos asuntos, porque entre otras cosas, no me apetece darle publicidad a determinados elementos de la política, ya sean del PP o del PSOE, pero son tantas las tonterías que dicen, y tan duras las payasadas políticas de este circo en el que han convertido el día a día de sus dudosas señorías, que no queda más remedio que volver y corregir para que la gente tenga otra versión más ajustada a los hechos de lo que ellos cuentan.

Y en estos días me han llamado especialmente la atención intervenciones protagonizadas por la generación a la que dentro del partido de Rajoy llaman “los niños”. Este grupo se compone por Aureliano, Amizián, Guzmán, Alonso y poco más. Casualmente todos hombres, pero por edades y oleada en crecimiento también están en esa generación Aránzazu Martín y otros.

El primer asunto que me llama la atención es el de Javier Aureliano, es decir, un secretario general que no pinta nada, que está para suscribir lo que digan Gabriel Amat y Luis Rogelio, para dar los mensajes desagradables cuando Matarí o cualquier otro de la élite arenil en Almería no quiere dar la cara o defender a ése con quien no quieren coincidir en una foto ni de casualidad.

Vamos a ver, intentar hacer creer que la imputación del alcalde de Sorbas, José Fernández, a quien la fiscalía pide 2 años de cárcel y 18 de inhabilitación especial -que no se acerque a ningún cargo público- tiene su origen en una persecución política organizada por el PSOE, es llamar tonto al ciudadano. Es, en definitiva, ser tan chorra como el tal Esteban González Pons, que dice que la operación antidopaje de los atletas se monta para desviar la atención del caso de los controladores.

Que no, chaval, que al de Sorbas le han pillado y no es la primera, y los únicos que han denunciado a un alcalde en Almería es precisamente el PP con el caso Elsur en El Ejido. Y a ver cómo termina esa película, porque para empezar ya sabemos que el cabecilla de los presuntos chanchullos, José Alemán, además de íntimo amigo era socio de Luis Rogelio Rodríguez Comendador, alcalde del PP de Almería. Lo dicho, a ver como sale eso de tirar la piedra y esconder la mano.

Pero el segundo caso que tenemos es una verdadera payasada. Aránzazu Martín, que para que lo sepan es parlamentaria andaluza del PP, va a llevar a Sevilla el caso de una emisora de radio que hacen desde un instituto, en la que hay un programa semanal donde han criticado a la alcaldesa de la localidad. Es decir, María del Carmen Crespo, portavoz del PP en la misma Cámara. Claro, le recuerdan el asunto de la academia de su marido, que era contratada desde el Ayuntamiento para casi todo. También que tanto su marido como su socia son ahora personal contratado por el Ayuntamiento de Adra. También le recuerdan el caso del concejal que se hizo la casa sin licencia, o el del otro concejal que está imputado judicialmente por falsificar y vender títulos de patrón de embarcación. Y mira por donde lo que llevan al Parlamento es que esa radio critica a la alcaldesa, que también tiene su radio que no escucha nadie.

Pero que tenga cuidado Aránzazu y que pregunte, primero, por qué no estaba Carmen Crespo en la rueda de prensa que dio ayer para este asunto, si tanto le molesta. Igual no dio la cara para que no le pregunten qué hace la Policía Judicial investigando, precisamente, alguno de estos asuntos, como el de la academia de su marido. Y, sobre todo, que tenga cuidado al interpelar en el Parlamento, por si, además de reírse de ella, le enseñan un informe, una citación o algo por el estilo. Pero también debe tener en cuenta que gente de su partido tenía una tele local, la franquicia de Popular TV en Almería, que está en los tribunales por las injurias que vertieron sobre mucha gente. Que el administrador de la tele era el secretario del alcalde de Almería, el socio de José Alemán del caso Poniente, y que, pese a ser una tele ilegal, recibía fondos públicos de sus ayuntamientos en concepto de publicidad y hacía su programa de feria desde la caseta del PP. Vamos, que le pueden dar un repaso del quince.

Y se me olvidaba, al PP le molesta que esa radio copie informaciones y opiniones de teleprensa.es. Y yo les vuelvo a repetir, que no sólo son ellos, hay muchas otras radios, periódicos de papel y hasta otros digitales. Y no, no nos importa.

Por todo lo dicho creo, sinceramente, que los dos pobres diablos que salen a defender lo indefendible no son más que marionetas de unos poderes superiores, jefes que se han guardado para ellos los momentos de gloria y tienen a estos sacos de boxeo con patas para los días amargos y asuntos en los que pueden recibir una colleja. Por ello, aunque esté muy bien eso de cobrar un sueldo de político, al final va a ser verdad que hay cosas que no son para niños, y determinados momentos políticos son precisamente algunas de esas cosas.
(Publicado en teleprensa.es)

No hay comentarios:

Publicar un comentario