Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

25 de diciembre de 1568

Al-Mansur Castillo Morón
Secretario del Foto Abén Humeya

"Uno cinco seis ocho (1.568)
Así empieza un trobo andaluz y finaliza:

¡Qué gloria morisca mía
respirad sin amos todo el día!

Esa noche nuestro Pueblo se rebeló contra el conquistador castellano. Muy caro nos costó. Recordemos que el pueblo de Galera fue masacrado, miles de muertos. Los mercenarios de Juan de Austria lo arrasaron. Si nos basamos en los cuentos de la historia española oficial, a partir de 1614 no quedó un morisco vivo o ya era “cristiano nuevo”. La historia, como los fantasmas, reaparece, sólo hay que mirar, escuchar, leer y esperar. Nosotros, los andaluces que tenemos conciencia histórica de que existimos como Pueblo, intuíamos, sabíamos que esto no era así. Basta visitar nuestros pueblos, escuchar hablar, ver fotos de nuestros abuelos, comidas habituales, gestos, vestimenta... para saber que los españoles siempre nos han engañado.

También la “intelectualidad” de cámara andaluza, a través de los siglos, ha colaborado. No han querido molestar al “amo español”, no han mirado en nuestras calles, en nuestros archivos, no han oído hablar, no han comido, no han cantado, no han sentío ni pensado como andaluces. Sabemos lo difícil que es para un cerebro sumiso a la oficialidad reconocer que se ha equivocado. Ellos creen que representan la Historia; todo lo que no certifiquen se vuelve mentira. Un ejemplo reciente, el extenso Ensayo acompañado cientos de notas “La revolución islámica en Occidente” que el historiador Ignacio Olagüe nos regaló. A pesar de haberlo escrito en los años 60 del siglo XX, hasta los últimos años no ha empezado a ser comentado por esos intelectuales.

Aquel 25 de diciembre nuestro Pueblo se rebeló contra lo establecido por los colonos de Castilla, retornamos a "ser lo que fuimos" de nuestro actual Himno. Vamos a destacar sólo tres hechos que demuestran que en Andalucía los Moriscos nunca nos marchamos. La inmensa mayoría, por relaciones familiares, con dinero y comprando a corruptos, aceptando ser más pretendidos cristianos que nadie, permanecimos en nuestros pueblos.

Millares de andaluces visitan la antigua Mezquita Mayor de Sevilla, actual iglesia del Salvador. En un lateral en la calle Villegas hay una cruz, debajo en mármol una placa instalada en 1714. ¿Cuántos historiadores, intelectuales, ciudadanos de a pie, turistas... han leído lo que dice?:


EL REY D. JUAN. LEY 11. EL REY I TODA PERSONA QUE TOPARE EL SANTISSIMO SACRAMENTO SE APEE AUNQUE SEA EN EL LODO SOPENA DE 600 MRS DE AQUEL TIEMPO SEGUN LA LOABLE COSTUMBRE DE ESTA CIUDAD, O QUE PIERDA LA CABALGADURA Y SI FUERE MORO DE 14 AÑOS ARRIBA QUE HINQUE LAS RODILLAS O QUE PIERDA TODO LO QUE LLEVARE VESTIDO.

Y SEA DE EL QUE LO ACUSARE.

SE PUSO ESTA LOZA POR LA ARCHICOFRADIA DEL SANTISSIMO SACRAMENTO DE ESTA IGLESIA COLEGIAL AÑO DE 1714.

¿No nos dice la historia de los españoles que entre 1609-14 todos los moros fueron expulsados? ¿Por qué se molesta esa Archicofradía a mencionar “Y si fuere moro...” , en 1714? Está claro que en Sevilla había andaluces musulmanes en esa fecha.

El diario La Vanguardia en su suplemento del domingo día 12 de noviembre de 2006 en las páginas centrales 10-11, publicó un extenso reportaje de varios pueblos de la Sierra de Segura, donde con fechas, nombres y fotos, varios vecinos cuentan como sus abuelos y padres aún practicaban a su forma el Islam.

Por último, el catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Córdoba Enrique Soria, acompañado de un extenso equipo, ha investigado y continúa aún, la cuestión morisca. Con la colaboración del Plan Extensa trabajan en el Proyecto: “En los orígenes de la Andalucía multicultural. Integración y rechazo de los Moriscos de Córdoba y Sevilla siglos XVI y XVII”.

El día 23-11-2010 publicaba la agencia Europa Press: Experto descubre "linajes ocultos" de moriscos que se quedaron en Andalucía, a pesar de la orden de expulsión. Y entre otras investigaciones, constata: “... en 1727 la Inquisición de Granada procesó por herejía a 300 descendientes de musulmanes, además de lo cual "la documentación de archivo indica que a finales del siglo XVIII el Santo Oficio seguía persiguiendo a algunos de estos moriscos".

Conclusión: La historia del Estado español nos pretende engañar.

En 1714 una cofradía de Sevilla amenaza a los “Moros” que no se hinquen ante el “santísimo”. En 1727 la Inquisición procesó nada menos que a 300 granadinos por musulmanes. Y en pleno siglo XXI, Juan Valero y otros nos cuentan como en la Sierra de Segura, sus padres aún se iban al amanecer al campo a rezar hacia Meca, y otras prácticas musulmanes.

Los que estamos orgullosos de ser Moriscos y reivindicamos nuestra Memoria -solapada pero jamás perdida- recordamos a los héroes andaluces que merecen todos los honores y denunciamos al carnicero Juan de Austria que tanto dolor causó a nuestro Pueblo. A Juan de Austria, hoy en día lo juzgaría el Tribunal Internacional de la Haya, al igual que los criminales genocidas serbios rindieron cuentas por el asesinato de miles de bosnios. Ese exterminador, enterrado en la tumba que corresponde a los bastardos reales del Escorial, tiene calles “honrando” su memoria en todas las ciudades andaluzas y en muchos pueblos. Es de vergüenza.

Se aproximan nuevas elecciones municipales, pedimos a todos los Ayuntamientos de Andalucía que se dignifiquen ellos mismos como andaluces, sin complejos, rotulando calles céntricas de nuestros pueblos y ciudades con nombres como Aben Humeya, Boabdil, Aben Boo, Al-Mutamid, etc. o genéricamente a Moriscos y Andalusíes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario