Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

UFO at High Noon


Garf
Siodos

Noon es una palabra inglesa que significa mediodía y es un palíndromo, es decir, se lee igual de derecha a izquierda que de izquierda a derecha. Más allá de esta pequeña curiosidad no parece tenga ninguna relevancia este hecho. Parece que el Universo está lleno, a poco que se fije uno, de pequeñas curiosidades sin mayor trascendencia. El Universo mismo en el que uno está “insertado” es una “curiosidad enorme“  de la que se ocupa, desde diferentes puntos de vista, la Ciencia, la Filosofía, la Religión, el Arte... y que la cotidianidad, la rutina en la que nos hayamos todos, nos hace pasar desapercibida. La mayor parte de las veces vemos pero no miramos. A mi me ocurre con mucha frecuencia y voy a poner un ejemplo de ello un poco más adelante. Tal vez las pequeñas curiosidades sólo sean recordatorios de misterios más grandes.


Estos últimos meses ha sido portada de los más importantes medios de comunicación los llamados videos UFO del Pentágono y que tanta controversia han generado debido especialmente a la dificultad de explicar, bajo el paradigma científico actual, las velocidades hipersónicas y los giros de 90º  de objetos que desafían las leyes conocidas de la física actual. Si uno hace la búsqueda en San Google salen decenas de miles de resultados. Los militares norteamericanos prefieren llamarlos fenómenos aéreos “no identificados”. Todos, en algún momento de nuestras vidas, de una manera u otra, o nos hemos interesado directamente por el tema  OVNI o de refilón hemos estado en contacto con él o hemos sido protagonistas en primera persona del fenómeno o hemos oído a alguien cercano hablarnos de él. Lo vemos con frecuencia pues en los mass media. Lo tenemos también en los libros a poco que uno busque: “Pasaporte a Magonia”,  de Jacques Vallee; “Un mito moderno. De cosas que se ven en el cielo”, de C. G. Jung, etc. Lo tenemos en el cine y la Tv : ¿quién, en algún momento de su vida, no se ha sorprendido a sí mismo mirando el cielo con cara de Mulder o Scully, los protagonistas de “Expediente X”? O hemos tenido alguna pesadilla al estilo “Communión” . O soñado con ser testigos como en “Encuentros en la tercera fase”. Lo tenemos en el arte rupestre desde tiempos remotos:  los “ Wandjinas” en Australia, las pinturas de Tassili en el desierto del Sahara, etc. En religiones, tradiciones, mitos... El fenómeno ovni está, pues, en todas partes porque tal vez desde que el Ser Humano fue Homo Sapiens se hizo la eterna pregunta de si estaba sólo o acompañado al mirar la noche infinita llena de misteriosas estrellas titilantes.

Así pues, a veces vemos pero no miramos. De ello fui más consciente que en otras ocasiones hace unos días cuando estaba disfrutando del peliculón “Sólo ante el peligro” (“High Noon”), del director Fred Zinnemann y protagonizado por los fantásticos Gary Cooper y Grace Kelly. Un clásico del western  altamente recomendable en el que el protagonista se ve confrontado entre lo fácil, como sería huir del peligro, y lo difícil, enfrentarse a los problemas y miedos, sólo, abandonado por todos, donde solamente te tienes a ti mismo y sabes que puedes perderlo todo... pero no retrocedes. Pero esto es harina de otro costal y no es el asunto principal aquí, sino que después de haber visto durante años varias veces la película, sólo en esta última ocasión me he fijado en que hay una escena en la que se ve un extraño objeto aéreo que entra en la misma y, utilizando jerga de pilotos de aviones, aparece entrando en el plano sobre las 12:00 horas, como el título original de la película, “High Noon”. Otra bonita curiosidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario