Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Un artículo 155 descafeinado y con el freno puesto que no ha servido para nada

Félix
de la Fuente Pascual

¿Hartísimos del tema catalán? ¿Y los que lo estamos viviendo directamente, creéis que estamos muy contentos? ¿Ha servido realmente para algo el artículo 155? ¿Y qué pasará cuando volvamos a tener en Cataluña otro gobierno independentista? Las empresas no quieren saber nada de inseguridad jurídica y se marchan de Cataluña. Los ciudadanos tenemos inseguridad vital y de convivencia, pero la mayoría no podemos/pueden marcharse. Además, ¿por qué tenemos que marcharnos?

¿Ha servido para algo?

¿Que este es un tema puramente catalán? No seáis ilusos. El problema de Cataluña no es que haya un Puigdemont o unos partidos independentistas. El Problema es que tengamos una democracia secuestrada que fomente en su seno la autodestrucción, es que nuestra democracia esté subvencionado a unos partidos políticos que desprecian la base de toda democracia: la Constitución. Lo que está ocurriendo en Cataluña puede suceder cualquier día en Galicia, el País Vasco, Baleares y en un lago etcétera. El problema no es Cataluña, el problema se llama “partitocracia española”.
En Cataluña hay independentistas porque hay unos medios de comunicación públicos -entre otros TV3 y Radio Cataluña- pagados con el dinero de todos los españoles que vienen fomentado desde hace años el independentismo
Si antes estábamos desilusionados de los partidos constitucionalistas nacionales, que eran dos, ahora estamos desilusionados de estos mismos partiros, que son cuatro. El artículo 155 sólo ha afectado a los partidos independentistas, pero no ha ido al fondo del asunto. En Cataluña hay independentistas porque hay unos medios de comunicación públicos -entre otros TV3 y Radio Cataluña- pagados con el dinero de todos los españoles que vienen fomentado desde hace años el independentismo.

Hay independentistas porque hay medios de comunicación privados que cuentan con generosísimas ayudas de los políticos y de los poderes públicos de España. Léase La Vanguardia, dirigida por un Grande de España que hace propaganda contra España sin que el Rey le retire el título que en su día le otorgó, léase también Mediapro de Roures, a quien Zapatero concedió fuera de concurso una cadena de televisión y que se ha convertido en el principal medio de difusión del independentismo.
Las subvenciones a La Vanguardia estaban en los presupuestos de la Generalitat y la historia de Mediapro de Roures era desde hace tiempo de dominio público y ahora acaba de ser corroborada por el informe de la Guardia Civil
No estoy descubriendo ningún secreto. Las subvenciones a La Vanguardia estaban en los presupuestos de la Generalitat y la historia de Mediapro de Roures era desde hace tiempo de dominio público y ahora acaba de ser corroborada por el informe de la Guardia Civil. Todo esto lo saben los partidos constitucionalistas, y lo consienten y callan. Mientras el artículo 155 no tenga repercusión en estos medios de comunicación ni en la enseñanza tanto escolar como universitaria, este artículo no servirá para nada.

Han sido los ciudadanos de a pie los que han tenido que salir a la calle decir basta, para que los políticos empiecen a moverse. Es vergonzoso y denigrante que los ciudadanos, que son el sujeto de la soberanía, tengan que arrodillarse ante unos políticos que los partidos les han impuesto como representantes suyos y solicitarlos que hagan algo para poder estudiar en español en España.

Es vergonzoso tener que recoger firmas para que nuestros hijos puedan ser educados en español en España. Con el 155 tampoco en este campo se ha adelantado nada. ¿Os imagináis esto en Francia, en Alemania o en Italia? Para seguir igual, ¿necesitábamos un 155? Para este viaje ¿necesitábamos realmente alforjas?