Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Taca-taca

Rafael Leopoldo Aguilera

La nueva reforma de las pensiones es la guinda del ocaso al Estado del Bienestar en nuestra ínclita y vetusta España social. Es una vergüenza que estemos hasta los 67 años de forma obligatoria trabajando, con un periodo mínimo de cotización para calcular la pensión de jubilación de los 15 años actuales a los 25, sin entrar en otro tipo de comentarios sobre las normas aprobadas en las Cortes Generales nacionalistas de actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social.

Pensará el Gobierno que los trabajadores somos "rambitos", pero lo que estamos es "acorralados", y que a esas edades sexagenarias debemos de estar en plenitud física y psicológica para rendir con suma eficacia, eficiencia y celeridad en nuestros ámbitos laborales, sin que los triglicéridos, el colesterol, la tensión arterial, la falta de vista, la incontinencia urinaria, etc..., nos afecte en la operatividad laboral.En vez de jubilarnos a los 60 años para permitir un acceso al empleo de los más jóvenes, matamos dos pájaros de un mismo tiro, trabajamos hasta que el mismo día que nos den cristiana sepultura o el ingreso en una residencia sí obtenemos plaza, con una pensión de seiscientos euros, y los jóvenes se incorporan talluditos, sobre los cuarenta años, para que no lleguen a cotizar lo suficiente para tener derecho a un pensión, o en su caso, a una pensión asistencial. Los tecnócratas del aparato gubernamental y de los sindicatos de clase decimonónicos que han hecho un pacto con del diablo, con cinco millones de parados, los aspectos demográficos de la invertebrada España, la esperanza de vida o las bajísimas tasas de natalidad, estas normas de seguridad social no van a tener una aplicación que permita garantizar las pensiones, sino, al contrario, la querencia de las mismas será la carencia en la mayoría de situaciones que se presenten.Menos mal que el Ex-senador real Casimiro Curbelo no ha presentado una enmienda en la Cámara Baja para que se reparta entre los veteranos del sistema un pase con bonificación para la entrada a los antros de esparcimiento lujurioso.

Eso sí, se lava la cara normativa de esta ley con otras medidas light para obtener rédito electoral: becarios, empleadas de hogar, viudos/as. La reforma es inoportuna, desorientada, imprecisa e incoherente, endureciendo y haciendo el sistema más injusto porque conlleva la pérdida del valor de la pensión e ir con el taca-taca al trabajo.En definitiva, un retroceso histórico para los trabajadores, en el que el Sistema de Seguridad Social entrará en déficit, y seremos una sociedad más pobre que tendrá que recuperar las de cartillas de racionamiento. Todo un cúmulo de despropósitos. Vamos a ver que nueva Ley más, nos implantan para mortificarnos más nuestro paso efímero por este valle de lágrimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario