Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Lourdes García Garzón debe entregar su acta de concejala de Roquetas de Mar


Pepe Montoya
Portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Roquetas de Mar

⏩ La concejala no adscrita Lourdes García Garzón debe entregar su acta, lograda bajo la marca de Ciudadanos. Debe ajustarse a la carta ética que firmó con nuestro partido, el que le ha dado la posición que tiene actualmente en el consistorio. Es necesario mostrar una imagen de la política regenerada, limpia, donde no primen los intereses personales sobre los colectivos. Con actuaciones de este estilo, se consigue todo lo contrario, donde el político, en este caso la política, deja claro que pesa más su interés por un sueldo que por la moralidad y el compromiso.

Lourdes García Garzón, en su etapa de concejala de Ciudadanos (Loa)

En su día, por las circunstancias laborales suyas y las de Antonio Jiménez (hasta ahora concejal del grupo municipal de Ciudadanos, actualmente delegado provincial de Educación, Deportes y Asuntos Sociales), ambos decidieron que la liberación fuese para la concejala no adscrita. Pero queremos recordar que fue a una concejala de Ciudadanos, que el alcalde no puede obviar ese asunto. Se le concedió a nuestro grupo municipal. Por tanto, ella va a disfrutar de un sueldo que ha adquirido como concejala de Cs, no como tránsfuga.

Pedimos disculpas a los roqueteros porque debe ser muy complicado comprender que alguien gane un sueldo sin la dedicación que debiera y que ahora por ser concejala no adscrita, es decir, ni de equipo de Gobierno ni de un grupo municipal que ha sido respaldado por el voto de los ciudadanos, disfrute de 56.000 euros al año.

Se comprometió a dejar el acta de concejal en el momento en el que decidiera abandonar el grupo por el que fue elegida. Sin embargo, no lo hace, evidenciando así su falta de palabra. Si es la manera que tiene de ganarse la confianza de todos, no es una buena forma de demostrarlo.

Lo peor es que el alcalde, Gabriel Amat, participa de todo esto y permite que los roqueteros paguen un sueldo a una concejala que se presentó bajo una marca y que ahora, sin embargo, no le interesa defender. Está claro que su motivación es tener una legislatura cómoda, como ya tuvo en el anterior ejercicio con la tránsfuga de la exconcejala del PSOE. Queremos políticos comprometidos, no interesados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario