Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El fuego y la gente pequeña


Moisés S. Palmero Aranda
Educador ambiental y escritor
           
➤➤➤ El humo que coronaba la Sierra de Gádor este fin de semana ha dado lugar a muchas tertulias a la orilla de la playa, en los paseos marítimos, en las redes sociales. Todos, y no hay que tener una sensibilidad especial por la naturaleza, sabemos las consecuencias ambientales que producen estas catástrofes, porque conocemos la importancia de las plantas para limpiar la atmósfera, para evitar riadas, para generar vida a su alrededor, para atraer la lluvia y recargar nuestros acuíferos.

El incendio, visto desde Calar Alto (La Voz)

Estoy seguro de que en cada una de esas conversaciones se han escuchado lamentaciones  por la sequedad del terreno, por las consecuencias ya visibles del cambio climático, por la falta de conciencia de la sociedad para intentar implantar las urgentes soluciones que nos den un poco de esperanza, por las inexistentes políticas para reforestar las sierras... En muchas de ellas se habrá señalado como culpables a las Administraciones por falta de iniciativa, a los insensatos que provocan estás catástrofes, al ritmo de vida que llevamos y que nos hace acordarnos de Santa Bárbara solo cuando truena.

A mí el humo me trajo a la memoria la mítica y legendaria frase de Eduardo Galeano que nos invita a la acción: Gente pequeña, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo. Y si me acordé de él fue porque durante este último año mucha gente pequeña ha hecho cosas pequeñas en esa Sierra de Gádor, y quizás, cuando han sabido que estaba ardiendo, se han sentido desmoralizados, aunque estoy convencido de que el desaliento les ha durado muy poco y ya estarán diseñando próximas acciones.
A mi mente vinieron los alumnos del CEIP Federico García Lorca de las Cabañuelas de Vícar que durante todo el año han estado buscando apoyos y colaboradores para continuar un precioso proyecto que tiene como objetivo reforestar la Sierra de Gádor para recargar los acuíferos del Poniente
A mi mente vinieron los alumnos del CEIP Federico García Lorca de las Cabañuelas de Vícar que durante todo el año han estado buscando apoyos y colaboradores para continuar un precioso proyecto que tiene como objetivo reforestar la Sierra de Gádor para recargar los acuíferos del Poniente, que tanto nos han dado y tan deteriorados tenemos. Plantaron unos cien árboles, lanzaron bombas de semillas, participaron en programas de radio, dieron una charla en la Universidad, involucraron a cooperativas, casas de semillas, Ayuntamientos y muchos particulares. Me gustaría decirles que el fuego no llegó a sus árboles y que ahora más que nunca no pueden abandonar el proyecto. Necesitamos de su ilusión, de su impulso, de su poder de convocatoria para ponernos manos a la obra.

Me acordé de los más de treinta universitarios que con el Proyecto Ecocampus fueron en el mes de noviembre a plantar unos doscientos árboles, impulsados y alentados por la iniciativa que antes comentábamos. Me acordé de los compañeros del Grupo Ecologista Andarax, que durante las fiestas de Navidad enterraron cinco mil bellotas con la ilusión de que brotasen. Tres visitas hicieron a la Sierra, acompañados de todo el que quiso acompañarlos, para llevar a cabo la acción. A ellos, el fuego no conseguirá doblegarlos y seguirán haciendo cosas pequeñas como lo han hecho en los últimos treinta años.
Me acordé de los ornitólogos aficionados que se levantaban a las cuatro de la mañana para comprobar el estado de la población de la Alondra Ricotí, un ave rarísima de ver
Me acordé de los ornitólogos aficionados que se levantaban a las cuatro de la mañana para comprobar el estado de la población de la Alondra Ricotí, un ave rarísima de ver, porque salta más que vuela, porque es uno de los paseriformes más amenazado de toda Europa,  porque posee un comportamiento muy esquivo y que desgraciadamente con el fuego ha perdido uno de esos pocos reductos donde aún podíamos verla.

Me acordé de todos ellos, de sus titánicos esfuerzos para sacar sus pequeñas acciones adelante, del tiempo empleado, de los recursos invertidos, de su fuerza de voluntad, de su pasión, de su convencimiento, de su constante ejemplo.

Me acordé de ellos y de tanta gente pequeña que continúan haciendo cada día cosas pequeñas. De los cuentacuentos que durante todo el año hablan de los incendios forestales y de las basuras en el mar; de los que se organizan para vigilar las playas ante una posible nidificación de tortuga boba; de los que salen a navegar para mostrarle a todo el que quiera escucharlos que el lugar de los cetáceos es el mar; de los que organizan limpiezas de playas, de espacios protegidos, semanas de la Posidonia, itinerarios por Punta Entinas Sabinar…

De cada uno me acordé, porque por desgracia son muy pocos. Necesitamos más gente pequeña, haciendo cosas pequeñas, porque lamentarse no es la solución, hay que pasar a la acción, poner nuestro granito de arena para conservar lo que tenemos, que es mucho y no lo valoramos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario