Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

César Blanco, el primer defensor de los futbolistas profesionales de Almería

Antonio Torres
Director de Canal Sur en Almería

El primer sindicalista de la AFE que tuvo el fútbol almeriense fue César, César Blanco Rodríguez (León, 1950), sobrino del mítico goleador del mismo nombre que hizo historia en el FC Barcelona. El portero de la extinta AD Almería  pagó de su bolsillo un mes a toda la plantilla del Almería de 1981.

César fue portero del Almería

El 23 de enero de 1978 se inscribió el Sindicato de Futbolistas que tuvo su génesis en el malogrado Juanito, malagueño que triunfó en el Real Madrid. Otro andaluz, Joaquín Sierra Vallejo (Sevilla, 1945), conocido en el mundo del fútbol como Quino, viajó en representación de los futbolistas a Almería  para solucionar problemas en noviembre de 1981.

“Entré en directo varias veces en el programa líder de la noche española con José María García cuando hubo mucha solidaridad con los futbolistas que no cobraban y entrevisté a Quino, un señor educado”, recuerda Diego Miguel García, en aquellos tiempos en Radio Almería. Los futbolistas de la plantilla del Almería permanecerán encerrados, durante ese mes, en Almería y en Madrid.  A varios jugadores se les adeudaban cantidades durante dos temporadas, las de 1979-1980 y 1980-1981. 
A mediados de los ochenta la situación de los futbolistas ya había cambiado radicalmente. Se abolió el derecho de retención, entraron en la Seguridad Social y se consiguieron garantías de cobro
Los encerrados fueron César, Bennasar, Piñero, Camacho, Javi, Paniagua, Capa, Martínez, Pozo, Garay, Prados, Rolón, Murúa, Sebas y Pastor.  Quino fue el primer presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), organización que comenzó con un crédito de un millón de pesetas avalado por algunos de sus fundadores. A mediados de los ochenta la situación de los futbolistas ya había cambiado radicalmente. Se abolió el derecho de retención, entraron en la Seguridad Social y se consiguieron garantías de cobro.

César sigue defendiendo la dignidad de los profesionales desde su León natal.  A Patricia Cazón, de As, le confesó que fue de los primeros en constituir la AFE: “Sí y ¡lo primero que intentamos conseguir era ser propietarios de nuestros derechos de imagen! Fíjate ahora... Pero es que, de aquellas, en los 70, estábamos muy abandonados. Mira, mi primer contrato, con el Oviedo, con 18 años, me ataba de por vida... Eso hoy en día es impensable”.

Mantiene intactos sus recuerdos sobre el Almería: “Pasé cuatro años en el Almería, donde ascendimos a Primera, y otros cuatro en el Hércules, con quien también ascendí. Son mis mejores recuerdos. Los dos ascensos. Sobre todo el del Almería. Era la primera vez en su historia. Fue increíble. Inolvidable”.

Uno de los días más frustrantes de la historia del fútbol de Almería fue el 20 de junio de 1976. La AD Almería logra en el campo del Terrassa un empate a uno. La ilusión del ascenso se iría tras conocer una noticia que deja atónitos a los almerienses por una alineación indebida del portero Jesús Hierro (Sevilla, 1951) que posteriormente triunfó en Primera con el Rayo Vallecano. El fallo del Comité de Competición dio por perdida la eliminatoria Almería. Un escándolo, quizá el golpe más dañino para el deporte provincial.  Manifestaciones por las calles y pancartas contra Porta. Y la economía se resiente.

El gran goleador Gregorio Mollejo (Madrid, 1949), que sigue viviendo y admirado en Almería, los compañeros más solidarios fueron “sin duda Rojas (Almería, 1948.2000), que tenía mucha fuerza, un ídolo,  y Chema Artero, José María Moreno Artero (Granada, 1949), que se tuvo que ir al Murcia por ser reivindicativo y un pedazo de jugador”. Sin duda, en la memoria figura la admiración a César, un grande dentro y fuera del campo.

Del segundo ascenso histórico y de los inicios del presente siglo conviene destacar las figuras de los grandes del fútbol como Ortiz, José Ortiz Bernal (Almería, 1977), que llegó a ser directivo de la AFE. Esa es otra historia reciente y brillante con un Almería en el fútbol profesional gracias al empresario de Águilas Alfonso García, y la historia contada mejor que nadie por Ángel Acién, de Canal Sur, con su libro Relatos Rojiblancos.