Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Contra la ampliación de los conciertos educativos en Bachillerato

Ustea
Sindicato de Enseñanza

La escuela pública no es un “modelo educativo”, es la institución que garantiza que ningún modelo educativo pueda imponerse sobre los demás. Un alumno de la escuela pública tendrá en un año un profesor de ideas conservadoras y una profesora de ideas progresistas. Tendrá una profesora del Opus Dei en una asignatura y un profesor ateo en otra. La existencia de una red educativa paralela es una anomalía. Los conciertos se establecieron para ayudar a la red pública en los lugares donde ésta no tenía presencia. Ahora es la pública la que está presente en los sitios donde no hay negocio para la privada-concertada.

IES Carmen de Burgos

Los centros privado-concertados son empresas privadas cuyo negocio es la educación, lo mismo que las academias o los preparadores de oposiciones. A diferencia de estos últimos, el negocio de los centros privado-concertados recibe financiación por parte de la Administración para determinadas etapas escolares. De esta forma el dinero público subvenciona una parte de los costes del centro y otra parte la abonan los padres y madres de los escolares que desembolsan una cantidad de dinero inferior a la de los centros privados, aunque está prohibido por la ley que los privado-concertados cobren cuotas a las familias. En estos centros están los hijos de aquellas personas que quieren una educación privada para sus retoños, pero no se la pueden pagar. Así pues, les sufragamos parte de los gastos con los impuestos de todos. 

El 90% de los centros privado-concertados cobran cuotas irregulares a las familias pese a estar financiados con fondos públicos

La escuela privada-concertada no es accesible a todas las personas. Las cuotas, que ya no son voluntarias, sirven para desanimar a las familias menos pudientes. Un informe realizado por la patronal de centros privados CICAE junto a la asociación de familias CEAPA denuncia que el 90% de los centros privado-concertados cobran cuotas irregulares a las familias pese a estar financiados con fondos públicos. El pago no es voluntario y si una familia se niega, su hijo quedará excluido de ciertas actividades. Es, por tanto, una educación que discrimina, que selecciona al alumnado con baremos oscuros, dejando fuera a amplios colectivos. No es una educación libre, estando supeditada en muchos casos a ideologías concretas, como ocurre,  por ejemplo, en los centros religiosos. La educación privada-concertada fomenta las desigualdades por motivos económicos y socioculturales.

La educación privada-concertada, como empresa que es, tiene como objetivo primario el beneficio empresarial. Además, es un modelo tramposo, un mecanismo distorsionador que permite seguir operando a colegios-empresas que, sin la inyección de dinero público, no estarían siquiera en el mercado. Se facilita, además, una competencia desleal que perjudica a aquellos otros centros no subvencionados, como los centros privados y especialmente a la escuela pública que se ve privada de muchísimos recursos.

También sabemos que el modelo que se propone desde los partidos neoliberales pasa  por privatizar la educación completamente.  Como consecuencia, la educación pública quedaría de forma residual en aquellos lugares donde no llegue la privada-concertada porque no haya negocio, o  bien como asistencial, para aquellos colectivos desfavorecidos que no puedan pagarse otro tipo de educación.

Las cifras lo dejan muy claro: En Almería capital hay 18 centros públicos de secundaria-bachillerato frente a 21 centros privado-concertados de infantil-primaria-secundaria, prácticamente todos regidos por la iglesia católica; de éstos sólo 3 de ellos ofertan bachillerato. El bachillerato no es una enseñanza obligatoria, por lo que el alumnado de estos 3 centros pagan un bachillerato privado,  que resulta bastante más caro que la etapa de secundaria que ha cursado este mismo alumnado en estos mismos centros.

Hasta ahora la gran mayoría del alumnado que estudia la secundaria en los centros privado-concertados realizan el bachillerato en centros públicos, pero si se llegara a hacer el concierto  en la etapa de bachillerato, los centros públicos de Almería capital verían reducido considerablemente su alumnado.

En el resto de la provincia hay 58 centros públicos de bachillerato frente a 5 privado-concertados. Ninguno de éstos oferta bachillerato.

Se puede deducir, por tanto, que las plazas de bachillerato públicas se reducirían considerablemente afectando al profesorado de los IES que podrían verse afectados con menos ofertas de plazas, en los traslados, a efectos de traslados forzosos por falta de horario... Por otro lado es necesario puntualizar que el profesorado en los centros concertados es elegido a dedo, mientras que en la pública ha de pasar por un proceso de selección, que evidentemente es mejorable, pero al menos es un procedimiento igual para todos.

La Educación Pública es la única que garantiza la igualdad de oportunidades para nuestros hijos. Defendámosla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario