Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Gabriel Amat debe dimitir

José Luis Sánchez Teruel
Secretario General del PSOE de Almería

La imputación de Gabriel Amat en el caso de la Fabriquilla no es un hecho aislado. Es un caso más que se suma a un rosario bien hilvanado de asuntos relacionados con el urbanismo y la obra pública, que se miren como se miren, políticamente dan una muy mala imagen a Almería y a Roquetas de Mar. Para poner de relieve la dimensión de lo que les digo, les propongo hoy un sencillo ejercicio para que vean las razones por las cuales creo que el Sr. Amat debería marcharse.

Gabriel Amat
Entren en internet, pongan en el buscador de Google o Yahoo el nombre de Gabriel Amat y denle a aceptar. A pesar de lo que se preocupa por su imagen pública, todas las noticias que aparecen sobre el presidente del PP de Almería, alcalde de Roquetas de Mar y presidente de la Diputación provincial son demoledoras. Léanlas con detenimiento. 

Algunos de los enlaces nos llevan, por ejemplo, a noticias encadenadas del diario El País que terminan haciendo un currículum periodístico de su trayectoria política, así como a informaciones con titulares del tipo: "La red corrupta", "La juez imputa a Gabriel Amat y seis ediles de Roquetas", "Un juzgado de Roquetas investiga una "trama societaria en torno a familiares y amistades de Gabriel Amat" o "La familia extendida de Gabriel Amat".

Gabriel Amat es el máximo responsable de dos instituciones que quiera o no están por encima de su persona y de su partido, cuya imagen resulta gravemente dañada por todas esas publicaciones de sus avatares políticos, motivo más que suficiente para irse tanto del Ayuntamiento como de la Diputación, dos administraciones públicas a las que con la decisión de dimitir prestaría un gran servicio.

Son múltiples las causas judiciales abiertas en los juzgados de la provincia de Almería que se le acumulan al Partido Popular por diversos asuntos. Las hay por una supuesta financiación irregular, por irregulares urbanísticas y por ilegalidades en la adjudicación de obras públicas. En muchas de esas causas judiciales hay un elemento común: Gabriel Amat y su gestión al frente del Ayuntamiento de Roquetas de Mar.

Más allá de lo que la justicia diga, cuando lo dictamine -eso es competencia de los jueces- en el ámbito de la política y de los políticos, en estos casos y cuando la imagen personal, por las razones que sean, daña gravemente la de las instituciones, lo mejor que se puede hacer es marcharse. Amat está en esa situación y debe dimitir.