Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Un PGOU con pocas posibilidades


Eusebio Villanueva
Arquitecto

EL actual Plan General de Almería data del año 1998. Desde el 2004 se viene realizando la revisión del mismo, para adaptarlo a la nueva Ley del Suelo. En fechas recientes el Ayuntamiento ha presentado una nueva propuesta de revisión, la tercera, siendo las anteriores el documento inicial del año 2006 y una revisión del año 2011, que no llegó a aprobarse en Pleno. 

El actual Plan data de 1998
Mucho ha variado la situación económica desde que se comenzaron los trabajos. Sin embargo la propuesta presentada insiste en modelos anteriores, basando su estrategia en un crecimiento del suelo urbano. Este modelo tiene pocas posibilidades de éxito. A las bolsas de suelo del Plan del 98, todavía sin edificar, si hay que unir las viviendas nuevas sin vender y los pisos vacíos, lo que produce un desinterés del mercado por nuevos desarrollos. El trabajo en los próximos años para el sector de la construcción pasa por la rehabilitación. Las familias no se embarcan en la aventura de comprar un piso por 200.000 euros , pero sí en invertir 20 o 30 mil en arreglar su vivienda, en renovar instalaciones, materiales, mejorar los aislamientos, embellecer fachadas, lo cual tiene un gran impacto económico y propicia la generación de empleo. 

Un Plan General debe planificar el futuro de una ciudad y resolver los problemas que ésta tenga en ese momento. Todo parte de un análisis profundo de las condiciones existentes: del parque de viviendas que se dispone (de su antigüedad, estado de conservación, de ocupación...), de las necesidades de equipamientos, de espacios libres, de comunicación y transporte, qué relación tiene con los municipios de su entorno,...etc. 

¿Cuáles son los problemas de Almería? Desde mi punto de vista se centran en cuatro grandes temas. Hay dos graves problemas de comunicación interna, por un lado la incomunicación entre los barrios del Noroeste (Chanca, Quemadero, Los Ángeles, Villa María, Araceli, Piedras Redondas), por otro lado las comunicaciones transversales, con la barrera que supone la Ctra. de Ronda y el ferrocarril. El transporte público es otra de las asignaturas pendientes, muy relacionado con lo anterior, con un uso casi exclusivo del vehículo privado. Hay una gran carencia de espacios libres, de plazas, pequeños jardines, calles con arbolado de sombra..., todo aquello que hace más amable y humana la ciudad. Las medianeras son una herida en la imagen urbana, y de eso Almería tiene desafortunadamente un montón ejemplos que la afean. 

El Plan General debería contemplar medidas que arreglaran estos problemas: diseñar calles que permitan la comunicación (viales estructurantes), estudiar un plan de movilidad que contemplara diferentes alternativas de transporte (autobús, tranvía, bicicleta, recorridos peatonales...), potenciar las zonas verdes y el arbolado en las calles, marcar alturas de edificación para tapar las medianeras existentes, establecer ayudas a la rehabilitación. Pero esto supone un estudio profundo y detallado que debería ir acompañado de un alto grado de participación de los ciudadanos, haciéndolos cómplices de la estrategia de desarrollo y de la mejora de las condiciones urbanas. 

Por contra el ayuntamiento nos presenta un plan que se basa en la incorporación de nuevos suelos y qué pasa de puntillas por los problemas de la ciudad. Que no he tenido ningún grado de participación. Cocinado desde los propios servicios municipales a partir de la fallida propuesta de 2011. El resultado es un documento sin alma, sin idea de ciudad, repleto de errores y contradicciones entre sus diferentes partes, en definitiva: un mal documento cuyo único fin es dar cobertura legal a los diferentes convenios urbanísticos que el Ayuntamiento ha suscrito últimamente. 

Puede que haya prisa por aprobar la revisión del Plan, pero después del tiempo transcurrido y dadas las circunstancias actuales, lo más conveniente es que el documento que se apruebe resuelva los problemas existentes y tenga el mayor apoyo, participación y consenso posibles, lo que garantizará su utilidad y sus posibilidades de éxito.

2 comentarios:

  1. rafael cervantes19/3/13 07:18

    Mi enhora buena al autor de este artículo. Debería correr el ejemplo de muchos mas para que el consistorio se sensibilice (si esto fuera posible). Lo de la comunicacion vial en sentido transversal (este-oeste ó al reves)es un problema que nadie quiere acometer y esto va a suponer un gran inconveniente para la lograr una Movilidad urbana tan necesitada actualmente en nuestra Ciudad de una revisión y actualización a fondo. Tambien me ha gustado que resalte Villanueva la falta de consideración hacia la opinión pública (Esa gran desconocida, la PARTICIPACIÓN CIUDADANA).
    Saludos, Rafael Cervantes.

    ResponderEliminar
  2. Un buen artículo que pocos se embarcan a redactar y mucho menos en acertar. Si bien habla de una rehabilitación de las viviendas sin vender, al igual que residenciales vacíos y mustios sin habitar. El plan de movilidad por supuesto que entra dentro de los objetivos de esta, nuestra ciudad, pero debería de tomarse ejemplo de un PGOU que tenga como meta la sostenibilidad, que de una manera muy sencilla abarca todos estos problemas redactados. El plan de movilidad entra dentro de la sostenibilidad de las ciudades, al igual que la rehabilitación de zonas edificadas, no solo por los momentos de parada económica, sino por una aprovechamiento real de las oportunidades y reutilización de los espacios.

    La participación pública es muy importante, por supuesto, es un gran reto, no solo para que se nos escuche, sino para dar a conocer las necesidades de la ciudadanía y siendo otra oportunidad legal de participar en la elaboración del Plan.

    Estudiante de Ciencias Ambientales.
    Ciudadana de Níjar.

    ResponderEliminar