Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La crisis "aísla" Almería

Lola González
Periodista / La Voz de Almería

Durante años han sido muchos los que prácticamente reclamaban que, al igual que ocurría con las Islas Canarias o las Baleares, Almería pudiera contar con un descuento en lo que a transportes se refiere por su insularidad, es decir, por sentirse casi como una isla por las casi inexistentes conexiones modernas entre la provincia y el resto de la geografía española. Y es que no es nuevo para nadie que salir de la provincia es muy complicado sea vía carretera, más aún en ferrocarril y no hablemos ya del avión. Por tanto, el aislamiento de Almería no es nuevo. Lo que sí es cierto es que en tiempos de bonanza económica, esos que ya han quedado atrás, si bien estos problemas no se solucionaron sí que se empezaron a poner las bases para que Almería dejara de ser una esquina del mapa desconectada del resto del país y estar en los planes de transporte de todas las administraciones.

Variante de Albox
Corredor. Así la provincia se colaba en el dibujo del Corredor Mediterráneo con la llegada del AVE desde Murcia que unía todo el litoral y que permitiría conectarse al resto de Europa. Pero incluso se llegó a hablar de la posibilidad de no ser final de trayecto, sino de servir de estación de paso hasta Algeciras. También la provincia aparecía en los planos de los proyectos ferroviarios que desde la Junta de Andalucía se establecían para las conexiones de la región con el dibujo de la llegada del AVE desde Granada a la capital almeriense y así que los pasajeros no tardaran seis horas en llevar a la capital hispalense.

Pero si algo dio auténticas esperanzas a los almerienses fue el crecimiento de los vuelos regulares del aeropuerto con la llegada de las famosas aerolíneas de "low cost" que permitían viajes para todos los bolsillos, y sobre todo, abarataba enormemente los precios de los vuelos regulares a Madrid que durante años estuvo prácticamente monopolizado.

Transporte. Además, después de haberse conectado la provincia con el resto de Andalucía a través de la A-92 casi una década después de lo previsto y la unión con Murcia a través de autovía en la A-7, parecía que la unión con Málaga podría ser una realidad cercana para facilitar la salida por el litoral andaluza a toda la zona de Poniente con la continuación de dicha vía. A lo que habría que sumar la realización de la Autovía del Mármol que permitiría conectar toda la zona del Almanzora en un futuro cercano con la A-92 Norte y llegar así hasta Baza.

Pero los buenos tiempos acabaron, llegó la crisis económica y lo que eran planes a corto o medio plazo han quedado como proyectos no a largo, sino a larguísimo plazo tal y como se ha explicado desde las administraciones implicadas, de forma que la crisis vuelve a mantener absolutamente aislada a la provincia, y lo que es peor, con la desilusión de aquel que sabe que lo tuvo cerca y que finalmente se le escapó. De esta forma, lo peor es que ahora lo que parece es que en vez de acercarse, el resto de la geografía nacional se aleja.

Carreteras. Las nuevas infraestructuras en lo que a carreteras se refiere en la provincia de Almería están en "stand by" esperando que pase la crisis económica. La finalización de la A7 que debe permitir la salida hacia Málaga cuenta con un presupuesto de 130 millones de euros por parte del Ministerio de Fomento y que se invertirán íntegros en Granada. A pesar de esta cuantía, la obra no se prevé que esté  acabada hasta 2015, y eso siempre que se cumplan los plazos previstos.

El caso de la Autovía del Mármol es diferente. Se trata de una vía con la que la Junta de Andalucía pretendía realizar un total de 90 kilómetros que unieran el Almanzora con Baza de los que tan sólo funcionan 16 kilómetros. En estos momentos los trabajos están en la Variante de Albox, si bien, se trata de unas obras que están paradas desde hace meses aunque se establecía como una prioridad en los presupuestos de la entidad autonómica, de momento lo único cierto es que se suspendió la posibilidad de financiar los trabajos a través de la cooperación público-privada y que no se ha movido ni una piedra en la zona.

Entre los otros parones u "olvidos" en lo que a infraestructuras viarias se refieren en la provincia se encuentran en la cartera de la Junta de Andalucía: la variante de Roquetas; además están la desaparición de los presupuestos de la variante Vera-Garrucha y el acceso a Mojácar en lo que a la provincia se refiere; en la capital se deja pendiente el acceso Norte de la A92, es decir, la vía rápida que uniría la autovía desde Viator a la capital, un proyecto que tardó dos años en ser consensuado con todos los ayuntamientos afectados y que lleva en el olvido desde 2011.

Por su parte Fomento deja en el olvido los accesos de la capital por el Puerto, y sobre todo, la realización del "scalextric" para unir la autovía A92 con la A7 a la altura de Viator, un proyecto alegado por la Junta y que estaba en estudio por Defensa por la cercanía al suelo de maniobras del campamento militar y para el que se preveía una inversión de 30 millones de euros.

Ferrocarriles. Conectar Almería a la alta velocidad es el gran objetivo desde hace años, algo que se veía cada vez más cerca después de entrar en los planes del Corredor Mediterráneo y en los proyectos de AVE con Granada pero con la crisis todo se para o se ralentiza.

Así, el AVE desde Murcia que parecía que marchaba a buen ritmo lleva un tiempo a velocidad de crucero, tanto es así, que nadie se atreve a dar plazos para la llegada del AVE a la ciudad, de hecho siempre dicen que “el AVE llegará cuando llegue”. De momento en los presupuestos del Estado para este año 2013 se recogen un total de 100 millones de euros para seguir trabajando en estos tramos, y de momento, de los once tramos de los que consta la obra hay tres que se van a acabar este año, otro que está en obras, y siete que están en redacción de proyecto y sin licitar. Cabe recordar que por aquí se conecta Almería con Valencia, Barcelona y que saldría hacia Europa.

Si el AVE no tiene fecha, menos aún lo tiene su último tramo que es el soterramiento de las vías del ferrocarril a su paso por la capital almeriense. Así, aunque hay reuniones y se trabaja en levantar las vías entre la estación y la rotonda de Las Almadrabillas para liberar el Toblerone y hacer un parque donde está la línea férrea, de momento nadie descarta hacerlo pero tampoco se prevé antes de 20 ó 25 años. Y ya ni hablamos de la posible conexión con el Puerto puesto que, si para el soterramiento hay estudio informativo, para llevar el tren a la zona portuaria ni siquiera se ha estudiado.

Pero la Junta de Andalucía también tiene en cartera el futuro AVE a Granada, siempre se ha achacado a las dificultades orográficas el retraso permanente de esta conexión, pero ahora el motivo es la falta de fondos para desarrollar esta línea que conectaría con Almería con la ciudad.

No sólo los parones de infraestructuras afectan a los ferrocarriles de la provincia, sino que los recortes económicos han llevado también a los sindicatos a hablar de posibles reducción de las conexiones que ya existen actualmente, de hecho, hablan de una reducción de trenes por parte de Fomento que eliminaría ocho conexiones. Concretamente, los 56 trenes semanales de la conexión a Sevilla seguirían igual; se perderían 14 trenes semanales de Larga Distancia de la conexión directa a Madrid; y se ganarían 6 trenes semanales de Media Distancia de la conexión con Linares, en cuya estación los almerienses podrían coger otro tren para ir o venir, entre otros destinos o procedencias, desde Madrid y Barcelona. Los temores sindicales han sido negados por el PP garantizando los servicios a Madrid y Sevilla y anunciando más conexiones a Linares-Baeza para ir a Barcelona.

Aviones. Si bien es cierto que el aeropuerto de Almería no se encuentra en la peor situación posible, de hecho los hay que no tienen vuelos, sí que su actividad se ha visto mermada en gran medida tras la llegada de la crisis económica. Tanto es así que mientras durante los años de bonanza operaban en Almería las aerolíneas Ryanair, Easyjet o Spanair con vuelos regulares a Barcelona o Madrid, desaparecieron como las grandes inversiones, tanto es así que la empresa irlandesa se marchó en octubre, aunque se supone que volverá, igual que otras compañías, para la época estival.

Lo cierto es que, quitando esos vuelos "regulares estacionales" que llegan a la capital almeriense entre mayo y octubre, actualmente el aeropuerto de El Alquián cuenta con vuelos regulares durante todo el año sólo a Madrid con Air Nostrum, o a Sevilla y Barcelona, el resto de los aviones que llegan o despegan junto al mar, son vuelos chárter que se fletan por touroperadores que eligen la provincia para sus paquetes vacacionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario