Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Carmen Caparrós, galardonada con el premio Clara Campoamor 2013


Juan Folío

La Opinión de Almería

La almeriense Carmen Caparrós ha recibido uno de los premios Clara Campoamor 2013, que otorga la Secretaría de Igualdad del PSOE de Andalucía a personalidades o colectivos que se hayan significado en defensa de la igualdad de la mujer. Con este premio, el PSOE de Andalucía reconoce el trabajo realizado por Carmen Caparrós, carbonera de 66 años, quien ha hecho de la educación el centro de su vida. Como maestra, ha entendido siempre la educación como palanca de cambio y, consciente de este poder trasformador, la ha defendido desde la política y desde el ámbito asociativo. Carmen Caparrós ha sido concejal de Bienestar Social en el Ayuntamiento de El Ejido, presidenta de la asociación de mujeres Rosa Chacel, de El Ejido, y presidenta de la Federación de Mujeres del Poniente por la Igualdad. Desde estas responsabilidades ha puesto todas sus energías en trasmitir el impulso a las asociaciones y ha luchado dentro del PSOE para hacer efectiva la participación de la mujer en la vida pública, peleando por hacer posible una paridad real y que la voz de las mujeres llegara a todos los ámbitos.
Carmen Caparrós recibe el galardón de manos de
Inés Plaza

En el transcurso de este acto, en el que han participado el secretario general del PSOE de Andalucía, José Antonio Griñán, y la presidenta del PSOE andaluz, Amparo Rubiales, el PSOE de Andalucía también ha concedido un reconocimiento al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, otorgándole el Premio Especial Clara Campoamor por su trabajo a favor de la equiparación efectiva de derechos entre hombres y mujeres.

Reproducimos a continuación la entrevista realizada por el diario Ideal en noviembre de 2011 a la galardonada Carmen Caparrós:

Su apuesta por la igualdad entre sexos es algo personal. Lleva doce años vinculada a la asociación Rosa Chacel de El Ejido y, recientemente, Carmen Caparrós se ha comprometido con las mujeres de la provincia como una de las dos representantes de Almería en el consejo andaluz de participación de las mujeres.
- ¿Cómo ha logrado este puesto dentro del consejo andaluz?
- Hubo unas elecciones por provincia. A mi la idea de crear un consejo en el que las palabras de la mujer lleguen al Gobierno andaluz me parece fantástico. Actualmente Josefina Capel, de la asociación de mujeres 'El Valle', y yo representamos a Almería. Ella se encarga del Levante y yo del Poniente. Nos iremos trasladando por la provincia para presentar el consejo. En definitiva, queremos animar a las mujeres a la participación y escuchar cualquier palabra de cualquier rincón y llevarla hasta el consejo.
- ¿Qué es lo que hay que mejorar?
Carmen Caparrós / Ideal
- Lo primero es conocer bien las leyes. Tenemos una ley de Igualdad que está muy bien en el papel pero no la conocemos. En Andalucía van las leyes por delante de las propias mujeres . Las mujeres tiene que participar porque, para empezar, ya somos la mitad de la población; pero es que si ya somos capaces de llevar adelante muchas cosas a la vez en el ámbito doméstico, imagina si conseguimos llevar nuestras iniciativas adelante al nivel general. Yo estoy porque la mujer esté en los órganos de decisión y una apuesta personal mía es que cualquier mujer pueda llegar. Es decir, yo que vivo en El Ejido, puedo aportar lo de la mujer trabajadora en la la agricultura industrial o intensiva pero en otras zonas las mujeres viven en otro contexto con otros problemas y preocupaciones.
- Además participa en la Plataforma de Mujeres del Poniente, ¿cuándo y por qué surge?
- La plataforma surgió en el año 2010 debido a mi preocupación de que las mujeres estén en todos los sectores. Me parecía que era importante llevar la voz de distintas asociaciones y no sólo de una. Lo primero que hicimos fue un curso de formación que tuvo tres vertientes: formar a las mujeres en el uso de la informática, hablar de las sociedades patriarcales y finalmente crear la red social 'mujeresdelponiente.ning.com', con la colaboración de María José Tapia.
- ¿Nuestra sociedad sigue siendo patriarcal?
- Pues vino Anabel Costa, una pedagoga de la Universidad de Málaga que habló de las diferencias entre la sociedad patriarcal y otra igualitaria y se analizó como la que aún predomina es la primera, con mujeres que tienen la función de dar servicio mientras es el marido el encargado de traer el dinero. Es un esquema que se ha mantenido prácticamente igual hasta ahora. A pesar de que ya estamos en la calle, parece que lo de casa sigue siendo de la mujer. Aún así, creo que sí está habiendo un cambio. Yo he dado 40 años clase, casi todo el tiempo en el colegio Ramón y Cajal. Antes eran siempre las madres las que llevaban y recogían a los niños del colegio pero ahora también hay muchos padres, aunque todavía rige sobre todo en la conciencia de las mujeres la idea de nuestra obligación.
- ¿La culpa es de las mujeres?
- Yo no lo veo como culpa, pero es así. Yo tuve una madre con cinco hijas y en casa el feminismo se vivió intensamente y mi madre se empeñó en que todas estudiásemos porque a sus hijas no las dominaba nadie. Podrían vivir con sus maridos, si querían, pero que tuviesen un sueldo que les diese la libertad. Lo cierto es que la mujer que gana un dinero se siente con poder, mientras que las otras mujeres, aunque trabajen muchísimo en casa, no se sienten con ese poder.
- ¿Cómo está funcionando esa red social?
- Bien, pero aún se necesita más. Nosotros comenzamos a trabajar en febrero de 2010 porque teníamos que esperar a la subvención y durante el verano ha habido un pequeño parón. La red se presentó en Laujar, donde acudieron otras asociaciones de la Alpujarra pero queremos seguir presentándola en otras zonas uniéndolo con la presentación del consejo de participación de la mujer. En ese espacio virtual pueden ver como trabajar y participar en las propuestas.
- ¿Cuáles son esas propuestas más inmediatas?
-Ahora mismo estamos trabajando en el 80 aniversario del voto femenino logrado por Clara Campoamor. A través de la asociación Rosa Chacel estamos trabajando para que no se olvide y hemos puesto un vídeo, al que se suman otros de salud que se pueden ver.
- Tiene muchos frentes abiertos, ¿en qué se centra como presidenta de la asociación Rosa Chacel?
- Nunca dejamos de lado la formación en comunicación como informática, Internet, escribir. Además hacemos un taller de tal forma que cada una aprende en función de sus necesidades por eso hay mujeres que están preparando una biografía de Clara Campoamor y otras que están aprendiendo a manejarse con el teclado. Se hará baile, habrá un club de lectura y también habrá un taller de manualidades. Además, hay conferencias sobre salud, se han hecho cursos para dejar de fumar, de primer auxilios...
- ¿La implicación es muy alta, por tanto?
- Todo se hace de forma voluntaria, cada profesora lo hace sin cobrar. La dirección no está cerrada, es decir, se le da participación a todas las mujeres. En definitiva, lo que quiero es que la gente no se sienta cohibida, la directiva es totalmente democrática y de ideologías totalmente distintas por lo que allí hablamos de feminismo y también de política.
- ¿Hay entonces espacio para la reivindicación?
- Sí. Nosotras tenemos nuestra agenda política y al que viene se la planteamos. Pedimos en su momento dos cosas la creación de un consejo municipal de la mujer y una concejalía de la mujer. Hay que hacer propuestas a los políticos porque ellos son los que tienen que mandar. En el 15-M se ha hablado mucho de que hay que buscar otra forma de gobernar pero es necesario participar en organismos como el consejo de la mujer porque nos permite llevar nuestras propuestas a la Administración. Ahora se puede participar con un voto cada cuatro años o trabajar a través de asociaciones. Nosotras vamos a la parte práctica, no a la ideología. En la asociación hay discusión pero no pelea. Nos respetamos perfectamente.
- ¿Cómo afrontan el grave problema de la violencia de género?
- En la asociación tratamos este asunto con una actividad conjunta, cada 25 de noviembre, con todos los colegios del barrio de Santo Domingo. Pero personalmente creo que es muy importante la formación ante el momento de enfrentarse a un agresor o posible agresor. Muchas veces el hecho de no saber dialogar puede llevar a un enfrentamiento que poco a poco se hace más grande.
-¿Cómo van a ayudar a evitar esas situaciones?
-Vamos a hacer un curso sobre los conflictos donde se habla de mediación, desde la entonación misma. La violencia de género es una lacra porque las mujeres nos hemos creído que tenemos esa libertad pero hay hombres que no. Afortunadamente, las mujeres tenemos gran cantidad de cómplices y hay hombres que cuando se produce un hecho de violencia de género se sienten avergonzados. Lo veo en mi familia, cuando hay un asesinato, se ven avergonzados como cuando una mujer ve a otra que ejerce la prostitución y que hace que nos sintamos mal. Hay que analizar ahora como evitar el conflicto, algo que en mi faceta como maestra he trabajado mucho.
- ¿Es un problema que continúa en las nuevas generaciones, verdad?
- La gente joven ha nacido en democracia con unos derechos reconocidos y que las mujeres jóvenes tienen claros, pero algunos hombres menos. Eso nos lo demuestran las cifras de muertes por violencia de género que en más de un 30% se corresponden con parejas muy jóvenes. Ahora las mujeres comienzan a reivindicar sus derechos en el propio seno familiar y algunos hombres no lo saben aceptar.
- Quizás quienes deberían formarse en este ámbito de la mediación son los hombres y no las mujeres.
Cuando nosotras hablamos de estas cosas en la asociación invitamos a los dos. En el caso de este curso en concreto, vamos a verlo y, si es posible, lo haremos abierto a todos. Tenemos un buen apoyo en Miguel Vera, que es uno de estos cómplices y que colabora mucho con nosotras. Quizás lo bueno es que lo hagan los propios hombres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario