Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

Presentadores pioneros sin corbata en la televisión

Antonio Torres

Periodista

La corbata, que el presidente Pedro Sánchez aconseja desprenderse, fue noticia hace poco más de medio siglo en Almería. Hubo presentadores de TVE que aparecieron sin corbata en la década los ochenta.

El almeriense Martínez Durbán, con Felipe Mellizo

La prenda móvil convertida en signo de esnobismo autosatisfecho como diría el periodista Ignacio Peyró, autor de Un aire inglés. Pedro Sánchez quiere mentalizar sobre el cambio climático y lo que nos espera con el gas a toda Europa por la guerra. Somos muchos los que hemos apartado la corbata desde hace años, limitada a algunos acontecimientos. Prenda, cuyo uso es prescindible. Traemos la figura de dos presentadores que abrieron camino al no utilizar la corbata en sus comparecencias televisivas. Felipe Mellizo fue el primero en aparecer en el Telediario sin corbata. “Cuando apareció en la pequeña pantalla por poco nos entra un telele. Parecía un señor de los que trabaja en National Geographic”, escribió en uno de sus libros Lorenzo Díaz. Antes que Mellizo, el histórico periodista Juan Teba de Montes (Madrid, 1943-Sevilla, 2015) se atrevió a aparecer en pantalla sin corbata con todo lo que aquello significada de ruptura. El laureado Teba tuvo su infancia en la localidad onubense de La Palma del Condado, el pueblo de Miguel Pardeza, futbolista autor de varios libros y miembro de la “Quinta del Buitre”. Apareció sin corbata en el telediario regional de TVE, Telesur, en los primeros años 80 del pasado siglo. Con motivo de la Expo 92 dirigió y presentó programa Canal Sur Radio y Televisión. Juan Teba fue el periodista que dio la exclusiva mundial de la muerte del torero Paquirri en Pozoblanco. Las imágenes de la cogida y la agonía fueron del aficionado Ángel Delgado Merino y por el cámara de TVE en Córdoba Antonio Salmoral Beltrán que se hizo famoso con las imágenes en un día que libraba y se le ocurrió ir con su cámara a la histórica y trágica corrida. Su hijo continúa con el trabajo en la tele. Juan Teba entrevistó a los dos autores de las duras imágenes como se puede ver en redes sociales. Con Teba coincidí en Diario16, El País y en Canal Sur Radio y Televisión donde fue tertuliano en programas de Carlos Herrera y de Tom Martín Benítez.

El presentador de éxito Felipe Mellizo (Córdoba, 1932-2000) fue protagonista involuntario en Almería como años antes lo había sido Juan Goytisolo en unos tiempos en los que se celebraban plenos municipales para exaltar la figura de Franco o los milagros de determinada virgen. El catetismo localista los proclamó como personajes enemigos de Almería. Al autor de Campos de Níjar y La Chanca se le restituyó la injusticia cuando Antonio Maresca presidió la Diputación de Almería.  El castigo a Felipe Mellizo se produjo porque en el diario Pueblo, verano de 1965, publicó una crónica sobre la Feria de Almería y las tradiciones meriendas durante las corridas de toros en la que destacó la belleza. 

Martirio Tesoro. El Ayuntamiento de Almería, presidido por Santiago Martínez Cabrejas, con la carta de la concejala de Cultura Martirio Tesoro, supo disculparse por la acción de la corporación franquista. “Las mujeres de Almería me recuerdan las sandias, aunque estén verdes por fuera tienen el rojo de su corazón”, expresión más o menos precisa de Felipe Mellizo, pero en ese sentido, rememora Martirio Tesoro, la primera mujer de la historia democrática en llegar a las instituciones locales. El texto le costó que ese mismo año proclamaran a Mellizo persona de honor non grata, corporaciones de la dictadura “sin tener competencia”.  La concejala almeriense subrayó que si hubiera habido alguna crítica a las mujeres “habría sido la primera en denunciarlo”. Martirio Tesoro envió una carta a Mellizo desde el Ayuntamiento de Almería, en 1983, con un texto de desagravio, según la crónica que publiqué en El País. En su carta, invitó al periodista cordobés a que visitara Almería y que estaba encantada de que regresara porque la ciudad apuesta por la libertad. Mellizo contestó muy agradecido subrayando que se reconciliaba y le quitaba un peso enorme. Sin embargo, el periodista almeriense Rafael Martínez Durbán, que lo fue todo en TVE, recuerda que el padre de Felipe Mellizo no pudo pronunciar una conferencia en Almería por los comentarios mal interpretados de su hijo. “El padre era un ingeniero muy prestigioso, uno de los redactores del Plan Hidrológico Nacional, los pantanos de Franco, fue abucheado cuando iba a pronunciar una conferencia en la biblioteca Villaespesa de Almería que en aquellos años del franquismo estaba ubicada en el centro del Paseo de Almería, encima de la antigua heladería italiana, junto a la Plaza del Educador”.

Sentimental y fiel. Martínez Durbán reitera: “Felipe Mellizo era una persona muy culta y un gran poeta que editó varios libros que al final se sintió aliviado con la carta de la concejala y del que me siento un privilegiado de su amistad”. El periodista cordobés, cuya manera de ser y de vivir no cabe ni mucho menos en una nota necrológica, escribió el admirado Juan Cruz. “Era vital y algo estrafalario, pero culto y profundo, sentimental y fiel, desordenado pero respetuoso con sus compromisos, despreciaba la mezquindad y desconfiaba de los genios improvisados, pero tenía una tendencia genial a la fabulación. Su pasión por la información estaba enriquecida por su aprecio de la literatura, y era capaz de aparcar, como gran periodista de agencia que fue, lo urgente a favor de lo simbólico, y siempre se cuenta que cuando esperaban en la central de Efe una crónica suya sobre el conflicto de Suez se descolgó con una hermosa crónica, innecesaria y bella, sobre los jóvenes que se besaban en la primavera de Hyde Park”.  

El almeriense José Antonio Martínez Soler, inventor de la televisión matinal, presentará en su tierra próximamente su nuevo trabajo La prensa libre no fue un regalo, libro del que estamos loquitos por leer. Relata que nuestro protagonista de hoy, Felipe Mellizo, le encargó que le contara en directo en el telediario lo que vieron los ojos del almeriense en la tragedia con 18 muertos, tras una explosión en el restaurante El Descanso de Madrid.

Seducía hablando. Enrique Vázquez lo contrató para TVE y fue su gran amigo, lo definió como un “un outsider profesional, un ordenado desordenado, un sentimental inteligente que se retroalimentaba huyendo del éxito, quedándose solo y preservando su riquísima vida interior. Un seductor: seducía hablando”. Un genio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario