Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

El valor de la lluvia en el Almanzora: más de 10 millones de euros

Manuel León
Periodista

El agua, sinónimo de vida, es también ahorro en el bolsillo de los agricultores.  Las copiosas precipitaciones caídas en el Levante y Norte de la provincia han sido como un premio del Euromillones  para los regantes de la zona ya que han propiciado que el pantano del Almanzora embalse 17 hectómetros de agua pura y cristalina para los riegos de hortalizas y frutales de esta primavera. Teniendo en cuenta que ese agua tiene un precio de mercado de 40 céntimos el metro cúbico, si acuden a comprarla al Trasvase del Negratín, la factura ascendería a 7 millones de euros.

Pantano de Cuevas del Almanzora / La Voz

El vicepresidente de la sociedad Aguas del Almanzora, Fernando Rubio, incide también en que a ese bendito caudal embalsado se le debe añadir el agua que ha rellenado pozos y veneros en toda la comarca y el propio que ha regado estos días las cosechas, “sin hacer daño como en otras ocasiones”. 

Rubio calcula que la cotización de todo ese agua de lluvia de estos días atrás puede superar los diez millones de euros, “y si tenemos en cuenta el precio al que la pagamos a la desaladora, más de un euro el metro cúbico a pie de finca, podríamos estar hablando de más de 25 millones de euros de valor de esos hectómetros. No obstante, a pesar de estas exitosas lluvias, el pantano del Almanzora, con capacidad para 160 hectómetros, sigue estando en torno al 20%, uniendo los 9 hectómetros que quedaban fondeados. Rubio recuerda que “en los últimos meses lo único que quedaba en la presa prácticamente era fango y nos estábamos planteando desde la sociedad poner en marcha una estación de bombeo para elevar el caudal para riegos de Cuevas y Vera, los que tienen los mayores derechos, ya no será necesario afortunadamente”.

La bondad del aguacero para los regantes estriba también, además de la recuperación de los acuíferos subterráneos, en que se le resta salinidad a la tierra. Como complemento, los regantes del Amanzora también tendrán mayor reserva de agua de la desaladora de Torrevieja, a la que tienen derecho mediante permuta de los derechos del caudal del Tajo-Segura. 

La cruz de este escenario de bonanza hídrica para los agricultores del Levante almeriense es que en la zona del embalse granadino del Negratín no ha llovido con la suficiente intensidad para que se pueda levantar su cierre, decretado desde hace casi un año.  

“Vemos difícil que se pueda reabrir el trasvase antes del otoño”, aventura Rubio. Aguas del Almanzora es una sociedad de regantes con sede en El Saltador de Huércal, compuesta por 10.000 comuneros y perteneciente a la Junta Central de Usuarios del Almanzora. Uno de sus caballos de batalla ante las administraciones es el precio que pagan por el agua desalada.  

Fernando Rubio pone el acento en que el nuevo Decreto Ley del Gobierno elimina la normativa de marzo de 2018 sobre esta materia en la que se establecía por ley un precio fijo de 30 céntimos por metro cúbico de agua desalada.  

“Como siempre le estábamos recordando a los responsables del Gobierno que Acuamed nos estaba cobrando por encima de la ley, el Ministerio ha decidido suprimir este artículo del precio”,  arguye el dirigente de los regantes. 

La planificación del Gobierno es que, a partir de ahora, el precio oficial del metro cúbico del agua de las desaladora en todo el país se  establezca mediante un baremo.  

Antes se tendrán que discutir las propuestas que presenten cada una de las fuerzas políticas con dos meses de plazo. 

Los regantes del Almanzora apelan a que se tenga en cuenta, para establecer el precio del agua desalada, la cotización media del agua  de regadío en toda España, “para que no haya diferencias de precio del 400% entre unas comunidades y otras, porque eso es inasumible para nosotros que tenemos que pagar más al estar en una zona seca”, manifiesta Fernando Rubio.  

Los regantes del Almanzora, desde aquellos que fueron protagonistas en los versos ya lejanos de Sotomayor, llevan décadas buscando un agua que nunca han disfrutado en abundancia. Ahora temen que ante las presiones manchegas, cristalice la idea de suprimir el 50% del caudal que llega del Tajo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario