Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Cajamar compra otro edificio histórico, esta vez en Canarias

Juan Folío
La Opinión de Almería

Cajamar sigue inmerso en su política de adquirir edificios históricos y emblemáticos. Esta vez ha sido en Canarias. El edificio se ha adquirido a la Cámara de Comercio de Gran Canaria  y se trata del edificio histórico de la calle Triana, 89, que albergó durante casi setenta años la sede de la Caja Insular de Ahorros. La compraventa ha supuesto una inversión de 7,7 millones de euros.

Edificio adquirido por Cajamar
en CanariasCaa
La Cámara de Comercio adquirió este inmueble en 2008 e inició la demolición parcial de su interior para adaptarlo a nuevos usos, pero las obras se paralizaron poco después y desde entonces se encontraba desocupado y en un estado de conservación muy deficiente. Canarias Caja Rural -que es la marca con la que Cajamar opera en las Islas Canarias- tiene previsto someterlo a un proceso de rehabilitación con objeto de su sede institucional. Además, se ubicará una oficina de atención al público y se acondicionará un salón de actos para la organización de actividades sociales y culturales. Una actuación muy similar a la realizada en el popular edificio de Las Mariposas, en la capital almeriense.

El inmueble, de tres plantas, se encuentra en el barrio de Triana y cuenta con una superficie total de más de 680 m2. En su fachada principal, de estilo ecléctico y academicista, destacan el balcón de balaustre de la planta noble y los diversos elementos decorativos separados por pilastras. Precisamente la fachada es el único elemento del conjunto arquitectónico que se encuentra en un aceptable estado de conservación y se encuentra protegida por el Plan General de Ordenación Urbana, que cataloga al edificio “de interés ambiental”, que son aquellos que “por su tratamiento peculiar y situación en el entorno se encuentran vinculados a la imagen de la ciudad”.

En sus casi 100 años de vida el edificio ha pasado por varias etapas en función de los diferentes usos, privados y comerciales, a los que ha sido destinado. El proyecto original es de 1916, y suponía la ampliación y reforma integral de la antigua vivienda familiar de Jaime Sintes Llabres que se levantaba en el mismo solar. A partir de 1940, el inmueble pasó a ser la sede de la recién creada Caja Insular de Ahorros de Canarias, que venía a sustituir al antiguo Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Las Palmas, nacido en 1913 e intervenido por el Gobierno en 1934.

Asimismo, hasta 1979 la Caja Insular compartió la planta baja con una oficina Banco Hispano Americano. Tras varias reformas a lo largo de casi 70 años para adaptarlo a los nuevos tiempos, la Caja Insular abandonó el edificio definitivamente para trasladarse a una nueva sede, situación en la que permaneció hasta que en 2008 fue adquirido por la Cámara de Comercio, aunque ésta no llegó a utilizarlo en ningún momento pendiente de proceder a su rehabilitación y reforma.

El edificio está situado en el entorno de Vegueta-Triana, que en 1993 fue declarado conjunto histórico. Durante los primeros años del siglo XX el barrio de Triana, centro residencial y mercantil de Las Palmas, experimentó una importante transformación arquitectónica a consecuencia de la ejecución del ensanche moderno de la ciudad y la realineación de calles y vías, siguiendo a pequeña escala el ejemplo de ciudades como Barcelona. Fue una época de progreso económico para la isla, fundamentado en los beneficios la exportación agroalimentaria (el tomate y el plátano), el intercambio comercial en torno al Puerto Franco y una incipiente actividad turística.

Muchas familias acomodadas de la zona comenzaron entonces a renovar y embellecer sus viviendas conforme a la moda de la época y como signo de distinción y éxito social. Junto a ejemplos notables de la arquitectura canaria, comenzaron a erigirse nuevos edificios con rasgos modernistas, eclécticos o racionalistas, que dotan al entramado urbano de una personalidad perfectamente reconocible. Como ejemplos más destacados pueden citarse la Iglesia de San Francisco, el Parque de San Telmo, el Gabinete Literario, el Casino o el Cabildo Insular.

La obra original de este edificio de la calle Triana fue uno de los primeros encargos que firmó el conocido arquitecto palmero Pelayo López y Martín Romero (Santa Cruz de La Palma, 1897-Madrid, 1972), que introdujo la corriente del regionalismo en la arquitectura de las Islas a finales de los años 20. En el momento de la construcción de este edificio, López y Martín Romero ocupaba la plaza de arquitecto municipal de Santa Cruz de Tenerife.

En 1939 se trasladó a Madrid como director general de Regiones Devastadas, administración encargada de la reconstrucción de diversas zonas del país tras la Guerra Civil. Entre otras de sus obras, sobresalen la conocida como Casa Monteverde en la Plaza de España de Santa Cruz de La Palma (1918) y el Pabellón de Canarias en la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929.

No hay comentarios:

Publicar un comentario