Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Belén Nieto, una periodista almeriense en Lima

Antonio Torres
Director de RTVA en Almería

El matrimonio  formado por Belén Nieto y Francisco Flores, periodistas,  emprendió una aventura profesional en Lima, a donde se fueron con sus hijos, los  pequeños Paco y Carlos, hace un año. Nieto ofrece su visión y lo que representa la experiencia de una aventurera excepcional. Perú les ha abierto las puertas.

Belén Nieto (Foto: F. Bonilla)
Si Flores es un alto ejecutivo en el grupo Epensa, Belén Nieto Pérez  (Almería, 1971) desarrolla su trabajo impartiendo clases sobre Comunicación en dos universidades.  “No hay problemas de incompatibilidades porque, como en España, el trabajo de profesor está mal pagado en Perú. De todas formas  elaboran sus nuevas normas ante una clase media que será cada vez más pujante con todo lo que ello representa de positivo”, dice.

“A los alumnos les encanta el trabajo práctico y la elaboración de vídeos. Internet ya es la herramienta imprescindible”.  La periodista tiene palabras de elogio por la confianza que le otorga el decano de una de las facultades, Miguel Ángel Rodríguez, “un señor con mucho talento”. La corresponsal de Efe en Lima, Carmen Jiménez, y otros colegas son palancas de apoyo.  La adaptación de los niños al colegio y a la gastronomía es “perfecta”.

La figura de Belén Nieto responde a la “de un  caramelo, dulce, sencilla”, definición de su amiga la pintora Marisa Aldea. “La mirada y los ojos lo dicen todo”, puntualiza el autor de la fotografía que le encargué a Francisco Bonilla, de El País. Nadie que la conozca pondrá peros a su inteligencia, frescura y sentido común. Todos esos adjetivos verdaderos le delatan como una hacedora de amistades sólidas.

“Es un país que crece en renta y conocimiento. La diversidad es importante aunque queda tarea en otras zonas del amplio territorio con su memoria muy rica.  Lima parece Cádiz por tanto español”, afirma Belén,  “y no me refiero a Vargas Llosa, Joaquín Sabina o a los chefs que vienen al rebujo de ser  la capital mundial de la gastronomía, de la fusión. Hay personas de todo el mundo”.

¿Percepción de España? “Se nos respeta en general y en las distancias cortas más, pero como en la vida misma quien viene con malas artes es rechazado porque los peruanos son inteligentes”.

Desde siempre, doy testimonio vivido, la casa de los Nieto es como la ONU. La amistad está por encima de otras circunstancias. De esa generosidad disfrutamos el otro día una larga lista de adultos y niños:   A Luis Gavira no se le nota para nada la grandeza que atesora; la voz dulce de la periodista Sonia Conesa;  David Calzado, periodista en La Casa Encendida que dirige José Guirao, exdirector del Museo Reina Sofía; la bailaora Irene Díaz; Mar Solano, directiva de Telefónica; Úrsula Moreno, curtida presentadora de la televisión pública alemana, los hijos del odontólogo Elias,  y Marta Polo.

Me detengo en nombres por ser inapropiado para una lista de un patrimonio de amistad que cada día se renueva y permanece. La  madre, Esperanza Pérez, coordina todas las atenciones, donde la figura del padre, el añorado Manuel Nieto, ocupa todos los rincones.  “Lo más duro es echar de menos a la familia. Somos realistas y la inteligencia emocional nos ayuda”.

Los primeros pinitos profesionales de Belén Nieto fueron en la Ser y culminaron en agosto del pasado año  en Canal Sur Almería. Piensan regresar en dos años aunque está enamorada de las personas que le hacen la vida más fácil. Nieto pasó por el programa Andalucía Directo en el umbral del nuevo siglo y todavía por los pueblos y las calles preguntan por esa etapa.

Si la cámara le quiere, la gente mucho más,  un patrimonio impagable.  Como diría Manuel Vicent, en este mundo hay seres que nacen con clase. Se tiene o no se tiene. Ella tiene vida intensa. Como buena aventurera, ha visitado casi todo el mundo. Su reto en Perú es  participar en una ceremonia y tomar un brebaje muy tradicional, “Ayahuasca” en Machupicchu. Y Belén no presume de nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario