Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Los empresarios acusan a las Administraciones de lastrar a Almería

María José López Díaz
Periodista / El País

Ya no hay disimulos. La sociedad civil almeriense ha manifestado con claridad la sensación de orfandad y “abandono” que siente ante las Administraciones que la representan, especialmente, “por el retraso de las infraestructuras que lastran su crecimiento”.

En menos de un año el descontento se ha manifestado de distintas formas. Comenzó el pasado septiembre, con la amenaza de un boicot institucional a los actos organizados por la Junta tras la formación de un nuevo Ejecutivo sin ningún consejero almeriense; atemperado, finalmente, después de una visita de la presidenta, Susana Díaz. A esto se sumó un demoledor documento que saca los colores a las Administraciones local, autónoma y central a partes iguales por sus incumplimientos en la provincia. Además, la última semana de julio, los empresarios se reunieron para dejar constancia de su malestar y advirtieron: “Los Gobiernos están jugando con fuego en Almería”. “La estrategia pasa ahora por exigir”.

AVE inacabado
Los problemas que afectan al desarrollo económico de la provincia aparecen en el documento Reflexiones sobre el presente y el futuro de la economía almeriense, elaborado por la Fundación Mediterránea Empresa-Universidad de Almería. En un formato ágil y directo, el informe desvela las carencias de la provincia en nueve ámbitos que van desde las infraestructuras hasta la ordenación de territorio, pasando por la gobernanza, la agricultura, la industria o el turismo. “Almería está muy mal defendida políticamente, sus representantes no se ocupan de los intereses provinciales ni hay unión sobre los grandes asuntos de interés para la provincia”, dice el informe. Y añade: “Existe un sentimiento generalizado de que está siendo tratada injustamente por el Gobierno de Andalucía y no está bien representada en los órganos de poder de ámbito regional”.

En la elaboración de este informe han intervenido 35 personas representativas de la sociedad civil almeriense (ningún político en activo) quienes, además del diagnóstico, también ofrecen soluciones y una estrategia a seguir. “El método elegido no ha sido académico. Queríamos que todo el mundo opinara de todo. Que no fuese sectorial. Esa fue la condición que puse para dirigir el trabajo”, apunta Alfredo Sánchez, presidente de la mesa de expertos en la que han participado empresarios como José María Rosell, propietario de la cadena Hoteles Playa; Juan Colomina, gerente de Coexphal —la organización de agricultores que representa el 70% de la producción en la provincia—; Trinidad Cabeo, presidenta de la Autoridad Portuaria; Antonio Pérez Lao, presidente de la Fundación Cajamar, y Agustín Molina, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Almería.

En el apartado de las infraestructuras, el documento compara la provincia con un isla “pero sin las ventajas que tienen las islas”. Y añade que Almería sufre un “grave” problema de comunicaciones que limita “dramáticamente” sus posibilidades de desarrollo económico. La demora excesiva en la conexión con la alta velocidad, los “vuelos caros” que desincentivan la demanda pese a tener un aeropuerto “moderno y suficiente”, un puerto comercial infrautilizado y la “necesaria y urgente” finalización de la autovía A-7 hasta al conexión total con Málaga completan la lista de carencias.

En este sentido, la parlamentaria andaluza y coordinadora provincial de IU en Almería, Rosalía Martín, aseguró la pasada semana que ante el retraso de infraestructuras como el AVE o la A-7 ha instado al Gobierno central a “promover líneas aéreas de servicio público”. “El Gobierno debe hacer un esfuerzo por conectar a Almería con Madrid y Barcelona y así tener salida al resto de Europa”, afirmó Martín tras respaldar la iniciativa de los empresarios.

En el ámbito agrario, el informe alega falta “de enfoque empresarial” en el sector, “de organización” y “participación”, “por lo que es imposible que tenga capacidad de influencia”. En cuanto al turismo y al comercio se señala al desierto de Tabernas y al Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar como oportunidades “no suficientemente aprovechadas”.

La Cámara de Comercio y la Confederación de Empresarios han convocado actos para reivindicar la finalización de las infraestructuras pendientes. Mañana puede ser tarde fue el lema elegido para la protesta. La sociedad almeriense reclama al Ministerio de Fomento que concluya el Corredor Mediterráneo hasta Almería. Una obra que ha sido motivo de desencuentro con el ministerio que dirige Ana Pastor en tres ocasiones en el último año y medio. La primera, cuando en abril de 2013 Fomento no remitió el prometido calendario de obras. El segundo contratiempo llegó a final de año, cuando los empresarios comprobaron que de los 100 millones presupuestados para el AVE en 2013 sólo se gastaron 18. El mazazo final llegó el pasado marzo, cuando Fomento tapió los túneles horadados para que el AVE llegue hasta Almería “por motivos de seguridad”, según arguyó el ministerio.

De los 108 kilómetros de la línea de Alta Velocidad proyectados en la provincia sólo están construidos 27,8. Las obras llevan paradas dos años. Junto al AVE, la autovía del Mediterráneo, la autovía del Almanzora, la variante de Roquetas y de Mojácar, el desdoblamiento de Vera-Garrucha, el soterramiento y la conexión del ferrocarril al puerto han sufrido varios aplazamientos por “decisiones políticas”, denuncian los empresarios, “nunca por razones de eficiencia económica”.