Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Las razones por las que voto 'No' a los presupuestos de Adra

Esther Gómez Fernández
Concejala No Adscrita del Ayuntamiento de Adra
Secretaria General de Plataforma por Adra

Creo que los vecinos de Adra deben conocer claramente por qué no he apoyado los Presupuestos que el PP de Adra nos ha presentado para el Ejercicio de 2017. He votado 'no' porque los Presupuestos son precisamente ‘el instrumento’ que mejor pone en evidencia lo que el grupo gobernante ha querido y quiere para Adra y en el caso del PP local, que ha sido el grupo gobernante en el Ayuntamiento de Adra desde hace 15 años, a cualquier persona que se haya puesto a analizar lo que los populares de Adra han hecho con los presupuestos de esos 15 años podrá comprobar, como yo lo he hecho, que a lo que han escrito en ‘el papel’ de los Presupuestos  que aprobaban con sus mayorías absolutas durante esos 15 ejercicios es aplicable esta frase: “Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia”.


Esa ha sido la principal razón de mi voto en contra a los Presupuestos de 2107 y hay más que seguramente hará que tenga que seguir votando también no a los de 2018 y 2019. Y no es que haya estado sin hacer nada para tratar de conseguir cambiar el sentido de mi voto, porque llevo casi dos años pidiéndole al alcalde que me explique cómo el PP ha sido capaz, durante 15 años, de ser tan malos gestores y tan despilfarradores de los impuestos que los abderitanos pagamos y no he conseguido respuesta alguna a esa explicación. Le he hecho al alcalde, por escrito, un ‘cuestionario’ de preguntas para ver si él es capaz de explicármelo, pero sus respuestas me han hecho aun más inexplicable el porqué de esa desastrosa gestión económica del PP de Adra durante tantos años.

"Cuente con mi voto en aquellas modificaciones de crédito de los presupuestos prorrogados que fuesen necesarios para cumplir, por ejemplo, con la subida del uno por ciento de las retribuciones de los trabajadores municipales"

Por eso que aquí les cuento lo que le dije en el Pleno: “Sr. Alcalde, como por sus antecedentes no me fío de la capacidad de su grupo para gestionar unos Presupuestos, éstos que nos presenta para 2017 tampoco se los voy a apoyar, del mismo modo que no se los apoyé en 2016. Pero como no sería honesto por mi parte que por su ineptitud el pueblo de Adra se pudiera ver perjudicado al no tener unos Presupuestos, cuente con mi voto en aquellas modificaciones de crédito de los Presupuestos prorrogados que fuesen necesarios para cumplir, por ejemplo, con la subida del uno por ciento de las retribuciones de los trabajadores municipales, o para cumplir con los compromisos de la anualidad del EDUSI, o para el desarrollo de mi propuesta de Presupuestos Participativos, que por cierto solo ha consignado un crédito en el Capitulo 6 de gastos de 50.000 euros en esos Presupuestos que nos trae al pleno, cuando lo que se aprobó de mi moción fue 100.000 euros. Le pongo estos ejemplos, pero también contará con mi voto a favor de todas aquellas modificaciones presupuestarias que sean necesarias para conseguir mejoras para Adra. Así que, señor alcalde, no me vaya a acusar de paralizar su gestión por mi voto negativo”.

"La ley prevé de la “Cuestión de Confianza” que puede, yo creo que debe, plantear un alcalde cuando no consigue aprobar los presupuestos del Ayuntamiento"

También creo que los vecinos de Adra deben saber que en varias ocasiones le he dicho al alcalde que debe de buscar el apoyo de los presupuestos en otros grupos o en otros concejales que no tienen la información que yo tengo de los antecedentes de la gestión presupuestaria del PP en el Ayuntamiento de Adra. Y si no consigue apoyos suficientes para aprobarlos, como ya le ha ocurrido en dos ocasiones, le he recordado lo que la ley prevé de la “Cuestión de Confianza” que puede, yo creo que debe, plantear un alcalde cuando no consigue aprobar los presupuestos del Ayuntamiento que preside y en el caso del alcalde de Adra ya van dos presupuestos sin aprobar.