Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


AVE y matronas

Emilio Ruiz

Julio Rodríguez, el candidato número  uno de Podemos por Almería al Congreso de los Diputados, es un hombre mediático. No lo es porque sea un ‘cunero’, porque ‘cuneros’, desgraciadamente, hay muchos y siempre los habrá, sino porque no deja de ser inaudito que  quien hasta hace unos meses era la máxima autoridad militar tras el Rey ahora se decide a participar en política desde una formación antimilitarista, promotora de movimientos antisistema y admiradora, cuando menos, de regímenes bolivarianos, como es Podemos.

Julio Rodríguez, entrevistado por Pepa Bueno

La demanda de entrevistas que el general en la reserva está recibiendo de los principales medios de comunicación no es, obviamente, para hablar de los problemas de su circunscripción electoral, Almería, sino para tratar principalmente cuestiones relacionadas con la profesión que el candidato ha desempeñado durante medio siglo de su vida. Julio Rodríguez tiene que hacer juegos malabares para intentar ‘colar’ en sus entrevistas alguna perla que agrade a quienes tienen que llevarle al Congreso, que no son otros que los electores almerienses.

En los dos últimos días, Julio Rodríguez ha sido entrevistado por dos de los más prestigiosos programas de la radio y televisión españolas, “Hoy por Hoy”, de la cadena SER, y “Los Desayunos de la 1”, de Televisión Española. En el programa dirigido por Pepa Bueno, el exJEMAD ha intentado introducir su mensaje almeriense, pero la periodista no tenía interés alguno en escucharlo y ha despreciado su “cursillo rápido” (Pepa Bueno dixit) de almeriensismo.

En el programa de televisión que presenta María Casado, a Julio Rodríguez se le ha permitido un poco más de juego, y ha puesto sobre la mesa dos de los muchos problemas que padecen los ciudadanos almerienses. Uno ha sido el de las comunicaciones, como era previsible. El desconcierto ha venido por el segundo problema elegido por el candidato. Podría haber elegido las deficiencias hidráulicas o la influencia negativa de la política agraria comunitaria entre varios cientos. Sorprendentemente, Julio Rodríguez ha elegido el déficit de matronas en los hospitales públicos almerienses.

Sinceramente, desconozco si en Almería hay un problema de matronas. Lo desconozco, digo, y pido disculpas por mi ignorancia. Pero creo que es una exageración llevar ese problema, si es que el problema existe, a uno de los programas de mayor prestigio de Televisión Española. Julio Rodríguez debe hacer un esfuerzo por finalizar el cursillo acelerado de problemática almeriense que con tanto interés ha iniciado.