Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

Inocencio Arias, Medalla de Andalucía

Antonio Torres
Periodista

Uno de los personajes más conocidos fuera de la esfera regional es el almeriense Inocencio Chencho Arias Llamas, que el Día de Andalucía recibió de Juanma Moreno la Medalla de Andalucía. Se jubiló de la carrera diplomática hace varios lustros. Escribir libros, defensa de su tierra y cumple sus sueños de siempre, las pasiones por el fútbol, tertulias y el cine.

Chencho Arias, en el Museo Comarcal Velezano

El diplomático y escritor Inocencio Arias Llamas Chencho Arias (Albox, 1940), hijo de notario, recibió ayer la medalla de Andalucía de las Ciencias Sociales y las Letras. Lo que significa el afecto y reconocimiento institucional que le hace la Junta de Andalucía a un almeriense que ocupó cargos relevantes en la diplomacia española. Una persona singular, cercana del que este periodista tuvo el privilegio de sacar pecho diciendo que era de la tierra de Chencho. Fue en Nueva York ante un retrato de Goya a la duquesa de Alba y cuadros de Sorolla, en The Hispanic Society of América. Fue una cena de despedida a Javier Rupérez, embajador ante los Estados Unidos, gracias a la invitación que me formuló el médico y poeta, mi añorado Miguel Sáez. 

Cine. Su pasión por el cine se vio premiada con la participación como actor aficionado en varias series y películas como Todos a la cárcel del añorado maestro Luis García Berlanga. Hubo un tiempo cuando para ir a su despacho en el consulado general de España en Los Ángeles no podía evitar una cierta sensación de familiaridad. “Cuando paso por la zona de Hollywood pienso que lo he visto antes en mil películas”, explicó en 2006. Paco Giménez Alemán nos recordó cuando un periodista perdió una maleta que sin complejos Chencho se metió en la bodega de un avión y rescató. Una persona auténtica, única.

Real Madrid. Fue director general del Real Madrid en los tiempos de Ramón Mendoza. Ese puesto contribuyó a la modernización del club, el más grande del siglo XX. Pese a todo, una vez Valdano recordó que cuando llegó al equipo mejor de la historia se encontró que las fichas de los jugadores aparecían en cajas de zapatos. Eran otros tiempos. Sueña estos días con la victoria y la clasificación del Real Madrid frente al París Saint-Germain, en Champions League.

Inocencio Arias es autor de una buena gavilla de libros. Alguno de ellos, he tenido el privilegio de presentarlo en Almería, en enero de 2012, “Los presidentes y la Diplomacia. Me levanté con Suárez y me acosté con Zapatero” junto al añorado e impagable escritor y periodista Miguel Naveros, en librería Zebras. Contó con brillantez, cercanía como siempre y sentido del humor la relación internacional de España y su experiencia con todos los presidentes españoles con los que trabajó codo con codo. En otra ocasión, tuve el gusto de asistir a una cena privada, reducida, en la que su estilo directo nos mostró cómo en todas partes se cuecen habas. Muchas ideas y experiencias de representante de España en la ONU. Nos enteramos de más datos sobre la polémica foto de Aznar en las Azores.

Isla de Almería. En sus reivindicaciones nunca se cortó gobernara quien gobernara. Ha denunciado mil veces el aislamiento de Almería en infraestructura, sin trenes dignos para poder utilizarlos con distancias en cuanto a tiempo peores que hace 30 años, o aviones con precios inaccesibles para viajar a Madrid o Barcelona. 

Museo Miguel Guirao. Inocencio Arias, jubilado desde 2010, se mostró orgulloso de visitar el Museo Comarcal Velezano Miguel Guirao y dejar su impronta. Realizó una intervención pedagógica sobre la importancia de la radio, medio con el que mantiene colaboraciones, especialmente con el paisano líder Carlos Herrera. Gracias a Facebook su aportación quedó grabada. Junto a discos de gramófono y un aparato de radio antiguo que donó una de las almas del museo Domingo Lentisco en nombre de su familia. “El aparato de radio es algo fundamental en la historia del siglo XX”, fueron las primeras palabras que pronunció el diplomático jubilado. En su época de jefe de prensa de Asuntos Exteriores, ministerio al que llegó a ser Subsecretario, “tenía que atender con muchísima frecuencia a los periodistas de la SER, COPE, Onda Cero, de todas las emisoras. Soy de la generación que se formó con la radio”. Hizo alusión a la historia de la radio cuando Orson Welles llevó a la radio en 1938 La guerra de los mundos para demostrar el poder de los medios de comunicación y la creación del mito de que toda la población Salió huyendo ante la narración en la radio de un joven Welles. Se refirió a El parte de RNE, informativo al que estaban obligadas todas las emisoras en conectar hasta que Suárez acabó con esa obligatoriedad de rezar y escucharlo en 1977, año de la legalización del PCE. “La gente se informaba en aquellos tiempos por una sola emisora, RNE, la información que el régimen de Franco nos permitía”. El monopolio se acabó. La radio evolucionó hasta llegar al podcast. “Tanto en paz como en guerra, la radio sigue jugando un papel fundamental”. Arias concluyó su intervención en Vélez Rubio recomendando la comedia Historias de la radio, estrenada en 1955 y dirigida por Sáenz de Heredia.

Vélez Rubio es la puerta de Andalucía. Me reclamó el impagable José Domingo Lentisco, voz de la comarca, que le ponga letra al aparato de radio, en el que aparece en la imagen Inocencio Arias sentado en el Museo Miguel Guirao de Vélez Rubio, punto de encuentro de la comarca que hasta que no se implantó la Junta de Andalucía dependieron radiofónicamente de Murcia y televisivamente de Aitana, el programa regional TVE Valencia. “Vélez Rubio es la puerta de Andalucía”, frase pronunciada en Vélez Rubio en 1953 durante la inauguración de la emisora del Frente de Juventudes por el periodista Rafael Gómez Montero (Ávila, 1922-Granada, 1994), primer director de Radio Juventud de Almería. La nueva radio velezana estuvo vinculada años después al Instituto laboral y al Ayuntamiento que colaboró en su mantenimiento de una emisora que fue diseñada por el maestro Natalio Pascual Sarmiento (Almería, 1924-2009) al que pude entrevistar para mi libro Soñar la Radio. Gómez Montero prosiguió su labor profesional en Granada, personalidad recordada en la Alpujarra como cronista y sus letras dedicadas a la Virgen del Mar. Eran tiempos de la buena dicción de los locutores. La pobreza extrema de la sociedad almeriense en el periodo 1940-1951 justifica que solo existiera EAJ 60 Radio Almería que fundó y dirigió el alicantino Miguel Soto.

La radio sigue contando la vida. Y se adapta a las demandas de los jóvenes para escuchar historias con el podcast en el metro o en el invernadero. Escuchen la radio, cualquier emisora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario