Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

Los desprecios a Almería no aceleran la llegada del AVE

Ramón Fernández-Pacheco
Alcalde de Almería

Hace apenas dos semanas que en este mismo espacio recordaba el permanente compromiso del Ayuntamiento de Almería con la llegada del AVE. Y decía que ninguna infraestructura es tan importante para nuestra ciudad como la llegada de ese tren a través del soterramiento. Para ello, en el Ayuntamiento seguimos trabajando para tener cuanto antes el mejor soterramiento y que esa obra tan necesaria nos cueste lo menos posible. 

Pero para que una actuación tan costosa y tan compleja desde el punto de vista técnico y administrativo sea finalmente una realidad, es imprescindible un mínimo de lealtad institucional. Y por eso llama la atención que en el Ayuntamiento hayamos tenido que conocer a través de la prensa la reunión que el Ministerio de Transportes y ADIF acaban de mantener con cargos del PSOE de Granada para adelantarles los cambios   y actuaciones que se van a hacer en la línea ferroviaria Granada-Almería. Una reunión a la que nosotros no fuimos invitados. Y ante eso quiero decir dos cosas: la primera es que yo seré el primero en aplaudir cualquier mejora que se haga en este sentido, pues como vengo diciendo desde que tengo memoria, la ausencia de unas comunicaciones dignas es el mayor factor limitante del crecimiento y desarrollo de la provincia como Almería, que ve permanentemente lastrado su futuro a causa de las dificultades que provocan nuestras penosas comunicaciones. 

Una situación injusta y lamentable ante la que no cesaré de exigir las actuaciones y respuestas más rápidas y eficaces. Pero por otro lado, no puedo dejar de destacar la facilidad con la que el gobierno de Pedro Sánchez confunde los límites que separan su actuación institucional con las dinámicas internas del PSOE. El sectarismo nunca ha sido un buen aliado de la eficacia en la gestión pública.

Y lo que acaba de hacer el gobierno del señor Sánchez excluyendo a los almerienses de ese encuentro es dar una nueva muestra, otra más, de no querer o no saber entender dónde termina la política y dónde empieza el servicio público. Borrar al Ayuntamiento de Almería de una reunión en la que se estudian cuestiones relativas a la llegada del AVE a nuestra capital por el simple hecho de que el PSOE no gobierna el Ayuntamiento de Almería es un gesto muy poco presentable que no encaja en la necesaria lealtad institucional que apuntaba antes como una de las líneas de trabajo necesarias para agilizar al máximo la llegada del AVE. No militar en el PSOE no nos resta representatividad, como tampoco nos exime del cumplimiento del pago de nuestras aportaciones económicas para llevar a cabo el proyecto. 

Y si pagamos puntualmente, queremos estar informados puntualmente. Excluir al alcalde de Almería de una reunión en donde se estudia la llegada del tren a su ciudad es, cuando menos, una descortesía que se calibra perfectamente si se piensa que a esa reunión sí que fue invitado el alcalde de Granada que, a diferencia del de Almería, sí milita en el PSOE. Pero el desaire no se ha tenido con el alcalde o con el partido del alcalde.  Ha sido un nuevo desprecio a todos los almerienses, con independencia del sentido de su voto. Una falta de lealtad institucional que nos atañe a todos y que, por desgracia, vuelve a cargar de dudas razonables el calendario de llegada del AVE a Almería. Un mal gesto que es también una mala noticia que no beneficia a nadie. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario